¿Pero qué puñetera sensibilidad?

Estaba pasando esta tarde de domingo viendo en Youtube vídeos de los Pet Shops Boys, dúo musical británico de mi época de infancia y adolescencia, y cuando he puesto la maravillosa “Being Boring“, me he encontrado con un aviso de Youtube diciendo que podría “herir la sensibilidad del espectador“.

¿Pero qué puñetera mierda es ésta? Así, con todas las letras e hiriendo la sensibilidad del lector buenista.

Llevo viendo este vídeo desde 1990, y al principio lo veía en la propia televisión pública abierta y en el llamado estúpidamente horario infantil.

Joder, si un vídeo como el de “Being Boring” hiere la sensibilidad de alguien pues ¡que se joda! Y no lo vea.

Pero ¿hasta qué punto hemos permitido que la estupidez se crea que puede decirnos lo que sentir o no?

Vamos, que si la época en la que fui niño, los ’70-’80 del siglo pasado, se está convirtiendo en mítica es precisamente porque fue una época de experimentación extraordinaria. Pese a quien le pese.

Este tipo de sociedad actual no es la que quiero para mis hijos, quiero una en la que piensen por sí mismos y decidan por sí mismos y elijan lo que les dé la gana sin que ningún imbécil de turno, corporativista o gubernamental, les advierta de sensibelerías de mierda.

Ahí lo dejo dicho.

46.000

Pasito a pasito, gotita a gotita, mi canal principal de YouTube continúa adelante.

Y para mí es una satisfacción cada vez que alcanzo un nuevo escalón.

Es un momento para saborear el buen resultado de tantos sinsabores.