Un descuido y lo perdí todo

Los que leen este blog y ven mis vídeos hace tiempo conocen mi constante lucha con los bancos y el estado. Tengo mis cuentas bancarias embargadas por deudas con el estado, pero he ido logrando salvar lo que cobro de Youtube, que no es mucho todavía, gracias a estar atento a los tiempos.

Sin embargo, debido a una cuestión burocrática entre bancos – una entidad ha tardado una semana para “comprobar mi identidad” y darme acceso a una nueva cuenta – el gobierno me ha robado todas las ganancias que obtuve en julio de Youtube. Todas.

Es decir, al estar el efectivo más tiempo del necesario en la cuenta de recepción del pago, el gobierno se aprovechó para capturarlo y quedárselo.

En parte, es culpa mía por no haber realizado este trámite bancario antes, porque hacía tiempo que sabía que lo tenía que hacer, pero no me imaginaba que abrir una nueva cuenta por internet iba a tardar toda una semana entera. La casualidad hizo que esta nueva cuenta estuviera activa justo el mismo día del robo gubernamental. No hay más firme colaboración que la de los bancos y el estado, por supuesto.

En fin, que he perdido todo un mes de esfuerzo en Youtube – como si pudiera permitírmelo, tal como están las cosas, – es como si ese mes hubiera estado trabajando para el gobierno al 100%. Ya se sabe, el gobierno te aprieta, te ahoga y te mata, y te pisa para comprobar que estás muerto.

De fracaso en fracaso y tira por que te toca. No pasa nada, todo bien. Es una visicitud más, porque no puedo permitirme rendirme. Seguir adelante es el único camino que conozco.

Ya veremos si este próximo mes me funciona mi nueva estrategia, y si no me funciona, pues a cambiar de estrategia hasta encontrar una que funcione. Es como jugar al gato y al ratón. Qué divertido.


Quiero aprovechar la ocasión para volver a agradecer a los financiadores de este blog su importantísima generosidad que permite que pueda seguir luchando para tenerlo en activo. Nunca se sabe qué puede pasar mañana.

A la puñeta con las reclamaciones de copyright por la música que era copyleft en Youtube

Un tal HAAWK ha comenzado a tocarme las narices con reclamaciones de copyright por música que, en el momento de publicar el vídeo, era copyleft, es decir, perfectamente legal para usarla.

Tienen la caradura de “cambiar las políticas de uso” a su antojo retrospectivamente.

Pues no pasa nada, ni voy a impugnar, quito la musiquita de los vídeos y el tal HAAWK que se quede en su hedor nauseabundo.

Que se pudra por buitre.

YouTube me ha destruido

Ya es oficial, todo está fuera de mi control. Ya no importa lo que haga o deje de hacer, o cuánto me esfuerce.

El algoritmo de YouTube me ha machacado:

Las visualizaciones de mis vídeos en los últimos 28 días han bajado un 51% de golpe…

Los minutos vistos han bajado un 45%…

Los nuevos subscriptores son ya casi una rareza, además de que comienzan a haber días en negativo…

Los nuevos vídeos no alcanzan mucho más del 2% de audiencia de los más de 53.000 subscriptores de mi canal…

Alguien sin conocimiento podría decir que es que mis vídeos ya no interesan, pero no es así, porque de quienes ven mis vídeos, les gusta al 94% que dan su opinión…

Un dato preciso para entender por qué afirmo que es culpa del algoritmo es éste…

Cuando la cosa iba más o menos “normal“, el tiempo de visualización de los no subscritos rondaba el 80%. ¿Qué significa esto? Que mis vídeos eran descubiertos por nuevos visualizadores porque eran recomendados por el algoritmo o aparecían en las búsquedas. Ahora eso ya casi no sucede.

Y, por supuesto, pronto, a este paso, no llegaré ni al mínimo de cobro mensual, que son unos míseros 70€.

¿Y qué voy a hacer? Seguiré creando nuevos vìdeos porque tengo todavía una larga lista de ideas pendientes. Sin embargo, mi flujo de efectivo está por los mínimos y no sé cuánto tiempo me queda ¿meses? ¿semanas? ¿días? ¿horas? ¿minutos? ¿segundos?

Doce años, doce años esforzándome para nada. Pesadumbre nivel 1.000% 😔

Es hora de dejar de engañarme. YouTube gana, es game over para mí, aunque aguante como un espíritu en pena.

Mis enemigos ya pueden tirar cohetes, se los merecen a pulso.

Así se desubscriben de mi canal cuando no les gusta lo que cuento

Pues bueno, pues de acuerdo.

Es una mera anécdota que muestro para constatar lo que pasa cuando publico vídeos en mi canal de Youtube que ciertos cerebros no pueden computar 😸

Es una de las consecuencias de mi independencia: no, no voy a publicar vídeos sobre cómo nos van a salvar los extraterrestres. Esos temas los dejo para los manipuladores y sus millones de seguidores.

Mi misión es la búsqueda de la realidad de esta sociedad humana.

Así que las cosas son como son. Mi canal tiene más de 53.000 subscriptores, de ellos un poco más de 1.000 ven mis nuevos vídeos cuando los publico, y de esos 1.000 un puñado se desubscribe porque no conecto con su criterio de lo que creían que es mi canal.

Gajes del oficio.

Y así, sigo en el filo del abismo con un mínimo de gente comprometida que me apoya pase lo que pase.

Por supuesto, gracias a ellos continuaré adelante mientras me queden fuerzas y aliento.