La “Opción Troll” funciona perfectamente

El pasado 20 de septiembre inicié la “Opción Troll” con un post llamado exactamente así, que está funcionando perfectamente.

Tal como tenía previsto, mucha gente lee las palabras pero no entiende el significado de un texto.

Y tal como también tenía previsto, dicha gente explotó con mis posts siguientes.

Por supuesto, voy a continuar con esta operación porque es entretenida.

Totalmente. 

Porque hay gente paranoica perdida y obsesionada con unos gurús que los hacen comer de la mano. 

Como esto siempre lo he sabido, les he hecho temblar. 

Ha sido sencillo.

Tanto como escribir justamente lo que no quieren leer.

Luego, se han puesto a insultarme en los comentarios, tal como era de esperar.

El caso es que puedo bloquear y banear los comentarios que no me gusten, pero no lo estoy haciendo. 

Y, por otro lado, me divierten porque mi blog tiene una audiencia pequeñísima y me están haciendo aumentarla.

Me otorgan una importancia, y eso es genial.

¿Con esto digo que estoy manipulando desde este blog?

Sí, claro, por supuesto.

Porque puedo.

¿Alguien no se lo creyó cuando escribí que iba de sobrado?

¿Dónde está la sorpresa?

Venga ya, como si no lo hubiera repetido una y otra vez: no escribo lo que se espera de mí.

Repito: no soy de los tuyos, soy de mí mismo.

Independiente, pero no neutral.

Cambiando de tema.

Por otro lado, parece que el establishment catalán se está echando atrás.

O este martes proclaman oficialmente la República de Catalunya, según el resultado oficial del referéndum del 1 de octubre, o se armará la gorda.

La traición estará servida.

Porque los parásitos de uno y otro bando se han encontrado con que la población no les está obedeciendo.

Porque ninguno de los dos bandos políticos oficiales llegaron a creer que la gente organizaría el referéndum por sí misma.

Aunque aparenten lo contrario.

La gente de Bilderberg está nerviosa.

Por ejemplo, Juan Luís Cebrián de El País es un asiduo participante de las reuniones anuales del Club Bilderberg, los que se inventaron la transición española.

Para completar el diseño de la UE, los Bilderberg necesitaban que la dictadura española fuera una dictablanda con apariencia democrática.

La UE es un experimento ideado en las reuniones de los Bilderberg de los años ’50. 

No entiendo por qué hay quienes la adoran como a un dios.

Por eso, el asunto de Cataluña es un asunto geopolítico de primera magnitud.

Por eso, la UE se lavó las manos ante la violencia de la policía española.

Han jugado y se han encontrado con un resultado inesperado.

Pensaron que la violencia policial haría que la gente no politizada se quedara en casa, pero ocurrió justo lo contrario.

Los sistemas políticos actuales están diseñados para que los individuos sólo puedan ser obedientes al poder feudal establecido. 

Nada más.

La independencia individual es la más importante y es a la que más temen los señores feudales: que el auténtico poder es individual.

Así que, a ver si cierta gente deja de seguir ciertos gurús galácticos y comienza a pensar por sí misma.

Tanto nacionalista español que dice odiar el nacionalismo. 

Quiero decir, si tanto odian todo lo catalán, ¿no tendrían que ser lo primeros interesados en la secesión de Cataluña? 

Tanta incongruencia.

Tienen una empanada mental que roza lo enfermizo

Mientras tanto, a disfrutar poniéndoles de los nervios 😸

La “Opción Troll”

Recuerdo leer que el pasaporte español es el tercero más aceptado en el mundo.

Parece ser que, en general, la gente de otros lugares del mundo ve con buenos ojos a la gente educada en la cultura del Reino de España.

Realmente es algo de lo que beneficiarse.

Por ello, y siguiendo mi sentido contrario de hacer las cosas, creo que, llegado el momento, elegiré la opción más difícil y complicada: elegiré el pasaporte catalán.

Porque, como soy de clase no baja sino subterránea, se me obligará por la fuerza a tener una “nacionalidad“; pues elegiré la peor opción de las dos.

Elegiré la Opción Troll.

Se borraron casi 60 subs de mi canal de Youtube cuando publiqué mis vídeos de la Diada

¿Significa eso que escribiré este blog en catalán?

¿Por qué no?

Podría hacerlo.

O no podría hacerlo.

Sé que hay mucha gente poco inteligente que le da más importancia al continente que el contenido.

Esa gente está en todas partes, no es monopolio de un país o cultura.

Hay quien cree que usar una lengua u otra es un asunto político.

Esa gente, ya digo, está atontada perdida.

Resulta que uso prioritariamente el castellano para escribir porque es mi lengua materna y la domino mejor que cualquier otra, es decir, uso la herramienta que mejor se me da.

Pero eso no quita que existan centenares de lenguas distintas que también sirven para expresarse.

O si no, nadie las usaría para comunicarse.

Vaya, si ya casi no recuerdo qué libro fue el último que he leído en castellano porque prácticamente siempre leo en inglés.

Así que, siempre habrá gente que creará categorías de anécdotas.

Eso es inevitable, como esa cantidad de subscriptores que se han borrado de mi canal de Youtube porque mostré una realidad del lugar en el que vivo.

Y, por eso, porque vivo en el lugar en el que vivo no puedo mostrarme ajeno a las circunstancias que ocurren en este lugar.

Ya lo respondí a un comentario de un post reciente, no soy catalán, ni soy español, ni soy de Cazurrandia de Abajo; yo soy yo y nada más que yo.

Y quien crea que es algo más que sí mismo tiene un grave problema de programación mental.

Así que, ya digo, en caso de elección me decantaré por la peor opción, por la opción que haga que este blog deje de tener lectores, si esa opción hace que tengan un ataque de nervios.

Bueno, siempre he dicho que este blog no es como el resto porque su autor – tercera persona majestática – no sabe lo que es lo normal en un blog.

Y seguiré escribiendo igual que siempre, eso que nadie lo dude, con estas ideas chaladas.

Por cierto, una anécdota para acabar, suelo hacer mis vídeos en castellano porque… la mayor parte de mi audiencia está en México.

Qué cosas.

Y la vida continúa.