No hubieron bebés robados en España

Pues resulta que la mujer que denunció el robo masivo de bebés en España ha encontrado a su madre biológica, y ésta le ha explicado que la dió legalmente en adopción. Y el castillo de naipes de la trama se ha derrumbado.

Será por eso que nunca se encontraron pruebas en ninguna causa judicial abierta por las denuncias. El caso era culpar al malvado franquismo siguiendo la estela de la trama argentina. Los diarios de desinformación masiva de la izquierda se dedicaron a realizar grandes reportajes, culpando con nombres y apellidos a doctores y a curas y a monjas. Por supuesto, en este momento las disculpas y compensaciones al honor de las personas falsamente manchadas brillan por su ausencia en dichos medios.

No hubieron bebés robados masivamente en España, y eso debería hacernos respirar con alivio. Aunque nunca hay que dejar caer la guardia.

Siguiendo con los bulos difundidos a bombo y platillo, que se están destapando en estas últimas semana, aparece el caso del Bar España. Ese caso truculento de abusos a menores en el levante peninsular ibérico por gentes de la élite española, incluso con asesinatos ocultos y cultos extraños, que los medios alternativos de paranoia masiva tomaron como suyo. Pues ná de ná. Los autores del bulo han confesado cómo se inventaron el bulo, y cómo se construyó una bola gigante de falsas pruebas que durante años lo convirtieron en un caso plausible de alta conspiración. Hala, pues a buscarse otra paranoia.

Ha pasado como con la trola de Ummo, en la que su creador explicó por activa y por pasiva en varias entrevistas que se lo había inventado. Pese a ello, cierto canal millonario de subscriptores insiste e insiste. Pues que insista, que eso no hace que vaya a cambiar la verdad de su falsedad.

Como ya he dicho alguna vez, mi estrategia es creérmelo todo a primeras. Y luego, contrastarlo para comprobar su veracidad o no. Doy crédito hasta que ya no lo tiene. Así es como siempre he hecho las cosas para romper los límites. Pues Sherlock Holmes ya decía que, tras deshechar todo lo que no es, lo que queda, por muy extraño que aparezca, es la verdad. En todo eso, un gran porcentaje acaba demostrándose como falso. Pero hay que comprobarlo, y ensuciarse y equivocarse si es necesario.

Mientras, se acusa al presidente de EEUU, Donald Trump – hombre naranja malo malo -, de racista por arremeter contra cuatro congresistas invitándolas, porque las cuatro son mujeres – qué sorpresa -, a irse del país si tanto odian a EEUU.

Trump ya ha comenzado su campaña. Este circo que ha montado atacando a las cuatro “damas comunistas” demócratas odiadoras de EEUU para que le llamen racista no ha sido más que una estrategia para poner de relieve que el partido demócrata ha sido infiltrado por comunistas, y el resultado ha sido que los demócratas están discutiendo entre ellos. Si no cambian mucho las cosas, y los demócratas no dejan de actuar como tontos útiles, tenemos a Trump para rato. Porque luego pondrán a su hija rubiales, Ivanka, como candidata. Será una nueva dinastía real imperial como las de los Bush y los Clinton.

Y volviendo a las Españas, una gravísima desgracia está a punto de caernos encima. La gravedad del asunto es tal que ninguna alarma es poca: la entrada de los criminales comunistas bolivarianos en el gobierno central, que si no hay nada que lo impida se hará efectivo esta próxima semana. Lamentablemente, el ejército español no es el que era y es prácticamente imposible que nos salve de la desgracia – como el ejército chileno salvó a Chile en 1973. Lo único posible es que la oposición se ponga las botas y haga todo lo que esté en su mano para que este nuevo gobierno no dure demasiado. Es mejor no tener ningún gobierno a que los comunistas nos desgracien la vida, tal como saben hacer tan bien, que a crear catástrofes nadie les gana.

Y para finalizar este conjunto de palabras, recordemos que se celebran los quinientos años de la vuelta al mundo de Elcano y Magallanes. Así era el Imperio Español, nada de teorías científicas. ¿Que hay que demostrar que la Tierra es redonda? Pues nos montamos en un barco cascanuez a la aventura, sin saber qué desgracias nos pueden acontecer y, hala, a girar el mundo. Y encima nos sale bien. Pobres atontaos terraplanistas, ejem ejem.

 

 

¡Los catalanes somos supremacistas!

Por ahí pulula una nueva mentira contra la gente catalana, vomitada por los nazionalistas españoles: que los catalanes somos supremacistas.

Y quién sabe, quizás confundan supremacismo con nuestro orgullo innato por sentirnos de esta maravillosa tierra.

Porque seguramente hayan otros lugares geniales para vivir, pero Cataluña, sin duda, es uno de ellos.

Por eso millones de individuos nos visitan cada año, y darían cualquier cosa por quedarse.

Porque éste es un territorio de tierra fertilísima, donde no falta el agua dulce, entre la playa y la montaña.

Un territorio con frío y calor pero sin extremos, con la lluvia necesaria pero sin grandes catástrofes naturales.

Es un lugar que, si hubieran paraísos, se parecerían a Cataluña.

Y los catalanes somos tranquilos, amables, y con una paciencia casi infinita – porque hay que tener una paciencia casi infinita para aguantar tanto odio lanzado contra nosotros sin motivo.

La verdad, no sé qué hice bien en mis vidas anteriores, pero nacer aquí ha sido un excelente privilegio.

Y es este orgullo natural el que quizás no se entienda en el exterior, y nos vean a los catalanes altivos y supremacistas desde sus ojos llenos de envidia.

Sin embargo, no podemos, ni debemos, disculparnos por ser como somos, productos de este maravilloso lugar, de este clima, de esta tierra, de este mar Mediterráneo que nos baña y nos da su luz y su calor.

Así que, quien quiera enfadarse y patalear porque se siente inferior, tiene todo el derecho. Nosotros, desde nuestro supremacismo catalán, los ignoramos y seguimos a lo nuestro, y punto.

La tierra es de quien la conquista

Basta ya de ñoñerías, los perdedores son perdedores y punto.

Ese concepto victimista de “nativos”, “aborígenes” y patriotismos tribales baratos es una pataleta de mal perdedor.

Los que fueron incapaces de defender su sitio y su vida, sencillamente sufren su castigo por su derrota.

Que hubieran sido más inteligentes que los invasores y se hubieran defendido mejor.

¿No está de moda la idea de la evolución? ¿No dicen que la supervivencia del más fuerte es un hecho natural?

Pues que se adapten o mueran.

La vida es lucha, y los vencedores imponen sus reglas.

La realidad es así de cruel, así que menos lloriqueos por los débiles.

Y por supuesto que es injusto, porque siempre gana el que consigue una ventaja injusta superior sobre el resto.

Ese concepto de que un trozo de tierra pertenece a los que estuvieron antes es una somera estupidez.

La tierra es para quien la anhela tanto que se mueve para conquistarla, aunque tenga que eliminar a quien haya llegado antes.

El único derecho es para quien lo conquista. Y la miseria es para quien es derrotado.

La Humanidad es como es, y su supervivencia está en no abandonarse a las debilidades de los perdedores.

¿No suena políticamente correcto en esta época de neolengua ñoña? Por supuesto, porque a la realidad hay que enfrentarse tal como es.

Perder el tiempo con supuestas ideas de cómo deberían ser o podrían haber sido los acontecimientos no es lo que hacen quienes están conquistando este mundo.

Si te atacan, crontaatacas con todas tus fuerzas.

Una bomba nuclear siempre vence a un arco y sus flechas. Siempre.

El oro siempre vence al dinero fiduciario. Siempre.

Y el tiempo otorga la victoria a quien se la merece porque ha hecho todo lo posible por obtenerla. Todo.

Y los perdedores que sigan enjuagando sus lágrimas, si sobreviven, que es lo único que saben hacer. Lloran como niños lo que no supieron defender como hombres.

La población de las colonias de Marte cree que la Tierra es inhabitable

image

Y si miramos a nuestro alrededor, ya vemos que este planeta Tierra sigue vivito y coleando.

Pero comencemos por el principio… ¿Recuerdas “Alternativa 3”?

Es el documental que realizó la cadena británica ITV en los años 70 del siglo pasado, y difundido en España en el programa “La Puerta del Misterio” en el que mostraban que desde los años 60 no sólo se había llegado a Marte sino que había un proyecto secreto que estaba captando población terrestre para ocupar las colonias allí establecidas.

Claro, como no, este documental fue luego catalogado como una broma del equipo del programa británico para su último capítulo.

Y así se quedó… aunque luego hubieron desmentidos en el sentido contrario, por lo que dejaron su veracidad en el limbo.

Pues resulta que este pasado 20 de junio, un tal Corey Goode, fue llevado a Marte para una gira en una de esas colonias que no se supone que debe existir.

Sí, que no me lo estoy inventando… ¡A Marte!

http://spherebeingalliance.com/blog/joint-ssp-sphere-alliance-icc-leadership-conference-tour-of-mars-colony-on-6-20.html

Y en su informe de lo que sucedió ese día, pues nos encontramos con que uno de sus anfitriones…

Afirmó que la gente de esta instalación estaban aquí por generaciones y que estaban bajo la impresión desde hace décadas que la Tierra había sufrido algún tipo de cataclismo y ya no era habitable. Dijo que se nos pide que no deshagamos la dinámica social de la instalación al revelar que este no era el caso, o que cualquiera de nosotros éramos de la superficie de la Tierra.

Vaya, aquí en la Tierra nos han contado que Marte es un planeta rojo deshabitado y, según dice este testimonio, la gente que fue llevada a Marte, tal como se explica en Alternativa 3, piensa que la Tierra fue destruída por un cataclismo.

O las piezas comienzan a encajar, o aquí hay alguien que se ha montado una buena novela.

Así que, estaré atento a cómo se desarrolla la historia… quién sabe, quizás no nos quede más remedio que ir a Marte a liberar a nuestros congéneres de la mentira en la que viven… ¿Alguien se apunta?

Imagen: http://divinecosmos.com/start-here/davids-blog/1181-mars-tour