Un descuido y lo perdí todo

Los que leen este blog y ven mis vídeos hace tiempo conocen mi constante lucha con los bancos y el estado. Tengo mis cuentas bancarias embargadas por deudas con el estado, pero he ido logrando salvar lo que cobro de Youtube, que no es mucho todavía, gracias a estar atento a los tiempos.

Sin embargo, debido a una cuestión burocrática entre bancos – una entidad ha tardado una semana para “comprobar mi identidad” y darme acceso a una nueva cuenta – el gobierno me ha robado todas las ganancias que obtuve en julio de Youtube. Todas.

Es decir, al estar el efectivo más tiempo del necesario en la cuenta de recepción del pago, el gobierno se aprovechó para capturarlo y quedárselo.

En parte, es culpa mía por no haber realizado este trámite bancario antes, porque hacía tiempo que sabía que lo tenía que hacer, pero no me imaginaba que abrir una nueva cuenta por internet iba a tardar toda una semana entera. La casualidad hizo que esta nueva cuenta estuviera activa justo el mismo día del robo gubernamental. No hay más firme colaboración que la de los bancos y el estado, por supuesto.

En fin, que he perdido todo un mes de esfuerzo en Youtube – como si pudiera permitírmelo, tal como están las cosas, – es como si ese mes hubiera estado trabajando para el gobierno al 100%. Ya se sabe, el gobierno te aprieta, te ahoga y te mata, y te pisa para comprobar que estás muerto.

De fracaso en fracaso y tira por que te toca. No pasa nada, todo bien. Es una visicitud más, porque no puedo permitirme rendirme. Seguir adelante es el único camino que conozco.

Ya veremos si este próximo mes me funciona mi nueva estrategia, y si no me funciona, pues a cambiar de estrategia hasta encontrar una que funcione. Es como jugar al gato y al ratón. Qué divertido.


Quiero aprovechar la ocasión para volver a agradecer a los financiadores de este blog su importantísima generosidad que permite que pueda seguir luchando para tenerlo en activo. Nunca se sabe qué puede pasar mañana.

11 Pequeñas victorias

Tras mi debida reclamación, YouTube me ha confirmado la remonetización de 11 vídeos…

Y


Ciertamente, hay vídeos que, por su contenido, pensaba que no los iban a remonetizar, pero lo han hecho. Así que, genial.

No está mal tener buenas noticias para variar.

LOS ECONOMISTAS NO TIENEN PUÑETERA IDEA DE ECONOMÍA

¿Recordamos que la primera escuela de economía fue financiada por los Rockefeller en Chicago?

Hoy he visto un tuit de un afamado economista catalán que decía que las rentas no eran suficientemente altas para generar ahorro.

Eso es una estupidez.

Supongo que por eso es un afamado economista, porque no tiene puñetera idea de economía.

Por eso le hacen entrevistas en la tele, supongo.

Los economistas nunca se atreven con la economía real, porque el ahorro no depende de la renta.

Por ejemplo, muchos que ganan 1.000.000 al año se gastan 1.100.000 y no ahorran absolutamente nada.

Pero otros que ingresan 12.000 al año pueden ahorrar 1.200 y usarlo para sacarle partido.

¿Cómo? 

Pues apartando un 10% mínimo de sus ingresos antes de gastar nada.

Es lo que explican los libros de economía aplicada escritos por gente que ha conseguido prosperar, incluso en tiempos difíciles.

Experiencia y no teoría.

Emprendedores y no economistas.

Y es gracias a esta mentalidad de ajuste y no gastar en cosas superfluas, de sacrificios puntuales, que he salido adelante en las épocas difíciles.

Mis ingresos nunca son estables y, a veces, pueden caer en picado como en el adpocalipse de YouTube de principios de este año.

Sin embargo, mis hijos siempre han tenido sus tres platos diarios de comida, como mínimo.

Y he pagado facturas, aunque, eso sí, en efectivo y con retraso porque siempre me espero al último aviso.

Porque siempre he reservado un 10% mínimo, muchas veces más, de cada ingreso, sea grande o pequeño.

Unas reservas que, como la hormiga del cuento, me han permitido seguir adelante, e incluso me han permitido invertir en mis propios negocios y traspasarlas a oro para este futuro incierto que se acerca.

¿Y por qué explico esto?

Porque empecé de cero, mejor dicho, de negativo con un montón de deudas, y si hubiera tenido esa mentalidad de los economistas nunca podría haber salido adelante.

Con una mentalidad bien adaptada a este estúpido sistema nunca se puede seguir adelante.

Ésa es la idea, y para eso sirven los economistas oficiales: para atrapar a la gente en la carrera de la rata.

Otro tipo de vida es posible, y no lo digo por decir, porque yo la estoy viviendo.

Yo ya tengo la mía

“¿Sabías que en Rusia hay 9 millones de mujeres más que hombres?”

“¡Por fin! Tengo una oportunidad. ¡Rusia, aquí vengo!”

La propaganda progre a veces ataca a Rusia como una sociedad homofóbica por las leyes que no permiten la exaltación pública de la homosexualidad.

La realidad es que es una sociedad en la que los hombres mueren jóvenes, alrededor de los 45 años, y no hay suficientes para cubrir el cupo entre generaciones.

Entonces, para las autoridades rusas es un problema que los pocos hombres en edad reproductiva encima se pasen al otro lado.
Ni más ni menos, es una cuestión de supervivencia de su sociedad y costumbres.
Sin embargo, aquí en Occidente la propaganda siempre es más fuerte que la verdad.

A veces, las cosas tienen sentido si se las mira correctamente.