Esto me fascina enormemente

No sé como describirlo, pero ver a la gente del siglo XIX viva, moverse a su antojo por la calle, me fascina enormemente.

Me quedo embobado mirando las imágenes de las calles ocupadas por carros con caballos, el asfalto, si hay, sin esas líneas pintarrajeadas para dirigir el tráfico, los individuos cruzándolas sin semáforos que les ordenen cuándo cruzarlas.

Estas películas son el ejemplo de que hubieron épocas que desaparecieron, y son el ejemplo de que esta época desaparecerá como cualquier otra. Nada es eterno, aunque el momento nos lo parezca.

París.

Nueva York.

Londres.

Ver a los niños jugar y desenvolverse por las calles sin la supervisión de un adulto es, hoy en día, como ver ciencia ficción.

Parece, parece, me atrevo a decirlo, que el control mental no estaba tan avanzado hace más de un siglo. Sigo pensando que el siglo XX fue totalmente nefasto y habría que hacerlo desaparecer.

Quizás tenemos más llenas nuestras barrigas, pero me da la sensación de que hemos perdido algo muy importante.

¿Pero qué puñetera sensibilidad?

Estaba pasando esta tarde de domingo viendo en Youtube vídeos de los Pet Shops Boys, dúo musical británico de mi época de infancia y adolescencia, y cuando he puesto la maravillosa “Being Boring“, me he encontrado con un aviso de Youtube diciendo que podría “herir la sensibilidad del espectador“.

¿Pero qué puñetera mierda es ésta? Así, con todas las letras e hiriendo la sensibilidad del lector buenista.

Llevo viendo este vídeo desde 1990, y al principio lo veía en la propia televisión pública abierta y en el llamado estúpidamente horario infantil.

Joder, si un vídeo como el de “Being Boring” hiere la sensibilidad de alguien pues ¡que se joda! Y no lo vea.

Pero ¿hasta qué punto hemos permitido que la estupidez se crea que puede decirnos lo que sentir o no?

Vamos, que si la época en la que fui niño, los ’70-’80 del siglo pasado, se está convirtiendo en mítica es precisamente porque fue una época de experimentación extraordinaria. Pese a quien le pese.

Este tipo de sociedad actual no es la que quiero para mis hijos, quiero una en la que piensen por sí mismos y decidan por sí mismos y elijan lo que les dé la gana sin que ningún imbécil de turno, corporativista o gubernamental, les advierta de sensibelerías de mierda.

Ahí lo dejo dicho.

Puedo morir tranquilo, ya lo he visto todo


Kim Kardashian West en la Casa Blanca, como miembro de una comisión para reformar el sistema judicial de EE.UU.

¿He escrito alguna vez que el mejor programa de televisión actual es el de las Kardashian? ¿Alguien creía que era una broma?

Hace unos años no me perdía ningún episodio de The Apprentice, y Donald Trump llegó a la presidencia de los EE.UU.

La realidad siempre es más extraña que la ficción.

De verdad, estoy disfrutando con esta presidencia de Trump. El mundo está en manos de buenísimos actores. Sí, no es broma, es literal.

Los Rothschild y compañía son unos genios, ya se han dado cuenta de que ya no tienen que esconder su teatro porque a la población le da igual.

Ciertamente, éste es un Orden Mundial de Pandereta.

A ver quién se lo puede tomar en serio.