Retirada de unidad humana

Esta mañana, enfrente del bloque de edificios de al lado, habían dos ambulancias, una patrulla de la policía local y un camión de bomberos, que no se ve en la foto.

Como los contenedores de basura están justo enfrente, y yo había salido a tirar la basura, al pasar he visto una camilla en la entrada de uno de los edificios.

Supongo que han retirado rápidamente a la unidad humana afectada, porque en diez minutos había desaparecido todo el montaje.

Circulen, circulen, que aquí no ha pasado nada, pura rutina rutinaria.

Nunca hay que hacer caso de las opiniones de los demás

Ésta es nuestra sociedad

1. ¿Dos personas en el lomo de un burro? ¡Pobre animal!

2. ¿Está haciendo que camine su esposa? ¡Qué cruel!

3. ¿Permite que su esposa cabalgue en la mula? ¡Qué estúpido!

4. ¡Qué idiotas! No saben ni cómo utilizar una mula.

No importa lo que hagamos, alguien siempre va a perder su tiempo criticándonos negativamente.

Y en internet, suele ser gente desconocida, irrelevante para nuestras vidas.

Por lo tanto, no tengamos nunca miedo a hacer lo que nos venga en gana.

Y los demás, que se zurzan; porque en vez de vivir sus propias vidas, están pendientes de las nuestras.

Por cierto, ésa es también una gran ventaja que hay que saber aprovechar.

Dos imágenes entendedoras

La Open Society Foundation y la migración (Italia)

Ésta es la expansión de ese cáncer que es la Open Society Foundation de George Soros en Italia.

Es justo por la ciudad sicilania de Catania por donde en estas semanas el tráfico humano de las criminales ONGs entra en Europa.

En España sus téntaculos son muy parecidos, y alcanzan al canal de televisión La Sexta y al partido político Podemos.

Y la segunda imagen es una reflexión muy políticamente incorrecta, pero para tener en cuenta…

Queridos pueblos conquistados

Queridos pueblos conquistados. La historia de la humanidad es una de constante conflicto y competición por recursos como tierras, comida, agua y mujeres. Os quejáis del hecho de que los Europeos fuimos y somos mejores en esta competición que cualquier otra raza en el mundo. Vosotros perdedores queréis que nos arrepintamos de que somos mejores en la conquista y exploración de lo que fuisteis. Queréis disculpas y reparaciones de la gente que fue más fuerte y más lista que vosotros, gente que sin ninguna duda vencieron. NO LO SENTIMOS Y NO OS DEBEMOS NADA. APAÑAOS CON ESO.

Se puede intentar engañar a la realidad por un rato, pero no por todo el tiempo.

Nos gusten o no nos gusten, los hechos son los hechos.

Yo ya tengo la mía

“¿Sabías que en Rusia hay 9 millones de mujeres más que hombres?”

“¡Por fin! Tengo una oportunidad. ¡Rusia, aquí vengo!”

La propaganda progre a veces ataca a Rusia como una sociedad homofóbica por las leyes que no permiten la exaltación pública de la homosexualidad.

La realidad es que es una sociedad en la que los hombres mueren jóvenes, alrededor de los 45 años, y no hay suficientes para cubrir el cupo entre generaciones.

Entonces, para las autoridades rusas es un problema que los pocos hombres en edad reproductiva encima se pasen al otro lado.
Ni más ni menos, es una cuestión de supervivencia de su sociedad y costumbres.
Sin embargo, aquí en Occidente la propaganda siempre es más fuerte que la verdad.

A veces, las cosas tienen sentido si se las mira correctamente.

Obsoletos

Tenía unos dieciocho años cuando un amigo del instituto de secundaria al que fui en L’H, Instituto Vilumara, y yo nos preguntábamos cómo seríamos nosotros y la música cuando fuéramos cuarentones.

Mientras hacíamos bromas sobre los cuarentones de entonces que sólo escuchaban discos de vinilo de los 60’s y 70’s del siglo pasado.

Nosotros escuchábamos la música en esos cd’s de música de tecnología punta digital.

Era 1991, el año en el que murió Freddy Mercury, nombre ficticio de un natal de Zanzíbar de origen indio.

Ese amigo y yo apenas nos vemos ya, y cuando nos encontramos apenas coincidimos en nada.

Son cosas de la vida, ambos tenemos cuarentaycuatro años, pero yo estoy casado con dos hijos y él todavía vive en casa de sus padres.

Bueno, sin dar más vueltas, pues resulta que por fin recuperé mis discos de cd musicales que tenía guardados todavía en casa de mi madre.

Y resulta que fui a escucharlos en la  ps4 de mis hijos.

Y… resulta que la ps4 no los reconocía.

Qué raro me dije, porque comprobé que los cd’s no estuvieran rayados ni nada.

Los cd’s estaban perfectos.

Así pues, enchufé una ps2, que me compré el año pasado de segunda mano por 25€, y puse uno de mis cd’s y… funcionaba de maravilla.

Entonces, ¿qué pasa con la ps4, tan moderna que es?

Pues eso, que es moderna.

Busqué en la red qué aplicación de la ps4 reproduce los cd’s de música y me encontré que no había.

Me encontré en los foros a jovencitos millenials mofándose de los que buscaban cómo reproducir sus cd’s de música, porque eso de los cd’s de música es algo…

Obsoleto.

Que sí, que los cd’s de música están pasados de moda y que hay que ripearlos para poder escucharlos desde el disco duro o desde una memoria usb.

Bien, pues he aquí la respuesta que buscábamos mi amigo y yo hace ventiséis años: los cuarentones estamos obsoletos.

Lo estaban entonces, lo estamos ahora y lo estarán mañana.

Así funciona esta sociedad del consumo rápido de lo siempre nuevo.

La experiencia es un demérito.

Pues tengo pensado, un día de estos, comprarme un toca-vinilos, como digo yo, y me pondré a escuchar los discos que tengo que escuchaban aquellos cuarentones obsoletos de mi juventud.

Discos de vinilo que compré súper-baratos a principio de los ’90 cuando los cd’s se les impusieron y nadie los quería.

Una tecnología súper-obsoleta que ha vuelto.

Qué cosas.