Recesión confirmada

La próxima recesión: ¿Cómo será de mala?

Si lo dicen las familias Rothschild y Agnelli a través de su panfleto The Economist, digamos que es un hecho.

Para los que dominéis el inglés está bien que miréis este vídeo reciente de Robert Kiyosaki:

Para los que no dominéis el inglés, estad atentos a mi canal de Youtube. Bueno, los que habláis inglés, pues también.

Por cierto, ¿ya tienes un ejemplar de mi imprescindible libro “Ventana al futuro“? Pues ya tardas 😉

Así hacen perder el tiempo a la gente

Están apareciendo estos carteles desde hace unas semanas en el barrio en el que vivo.

Así es como engañan y hacen perder el tiempo a la gente. Porque, como ya sabemos, los gobiernos son los creadores de los problemas y es una tontería exigirles que los solucionen.

Pero, también sabemos, que el objetivo de los defensores de este sistema es justamente desinformar y tener a la gente entretenida en asuntos irrelevantes.

Que la gente no sepa esto:

A la gente, en vez de seguir creyéndose a los flautistas de Hammelin, no les queda más remedio que tomar el toro por los cuernos y ocuparse de sí mismos.

Porque lo que nos están viniendo no es una simple crisis, sino algo que va a parecerse a un colapso. Y eso es muy gordo.

Y los que saben están hablando precisamente de esto:

En este podcast, Robert y Kim Kiyosaki hablan con Ron Paul sobre el colapso económico que nos está viniendo: Rich Dad Radio Show: In-Your-Face Advice on Investing, Personal Finance, & Starting a Business: FIND OUT WHAT TO DO AFTER A FINANCIAL COLLAPSE—Robert & Kim Kiyosaki featuring Ron Paul http://richdadradio.libsyn.com/find-out-what-to-do-after-a-financial-collapserobert-kim-kiyosaki-with-ron-paul

Pongámonos las pilas de una vez, y dejemos de dar crédito a los artistas del entretenimiento estatal.


Justo el que quería

Llevaba un tiempo con ganas de comprarme la edición en papel en castellano de “El cuadrante del flujo del dinero” de Robert Kiyosaki, la segunda parte de “Padre Rico, Padre Pobre“.

Estuve hace un par de semanas en la FNAC de Diagonal, Barcelona, y no lo encontré.

Luego, pensé en compraralo en Amazon si no lo encontraba. Pero no lo hice.

Es como si algo me dijera que me esperara.

Y, hoy he ido con mis hijos al Mercat de Sant Antoni, también en BCN, y mirando miles de libros por encima al azar, ahí estaba esperándome a que lo comprara. Y a algo menos de mitad de precio que si lo hubiera comprado de primera mano, pese a que su estado de conservación está idéntico a nuevecito.

Me parece genial que la Ley de Atracción siga funcionando a las mil maravillas.

Escribo este post en el tren de vuelta a casa, y mi hijo mayor ya ha comenzado a leérselo.

Por cierto, si buscas la lista de libros imprescindibles para tener éxito en esta vida, aquí la tienes.

Acumular en vez de ahorrar

Tras cuatro años usando “ahorrar con oro“, voy a cambiarlo y a referirme a “acumular oro“.

Mientras ahorrar hace referencia al cuento de la hormiga y la cigarra, tener reservas para los días más oscuros, acumular hace referencia a obtener un capital para conseguir más capital.

Porque el objetivo no es pasivo, aguantar tormentas, sino activo, volar sobre las tormentas.

Dice Robert Kiyosaki que los ahorradores son bobos en estos tiempos del fraude de las divisas fiduciarias, porque están perdiendo poder adquisitivo con el tiempo. También suele decir que cuando quiere un capricho nunca ahorra para obtenerlo sino que se pregunta ¿qué nuevo negocio tengo que hacer para comprarme ese capricho con las ganancias que obtendré?

Por supuesto, no digo que sea malo tener un porcentaje de reservas para las épocas oscuras, pero el dinero tiene que estar activo para ganar más dinero. Y cuando el flujo de ingresos supera de largo a los gastos, el ahorro ya no es necesario.

Así pues, el objetivo principal es acumular capital, el oro es dinero – ergo capital, para arriesgarlo en negocios e inversiones, y enriquecerse – quien arriesga puede perder pero quien no arriesga no gana nunca.

Así, el cambio de una palabra es un cambio total de concepto. Un cambio que da pie a una visión más positiva de la vida.

Estamos en la década más emocionante de la Historia de la Humanidad

Desde hace un tiempo estoy suscrito a la web de Robert Kiyosaki, http://www.richdad.com

richdad_500

Como puede verse en la imagen, estos días no han regalado a los suscriptores una versión en pdf de su libro “Ventaja Injusta” (“Unfair Advantage”, original en inglés).

Me lo he bajado y he comenzado a leerlo.

Es un libro escrito en 2010.

Y nos encontramos en su introducción con este párrafo (traduzco)…

La década más emocionante de la historia

Los próximos 10 años, la década 2010-2020, demostrará ser la década más emocionante en la historia del mundo.

Los próximos 10 años van a marcar el final del imperio americano. el dólar estadounidense demostrará ser un fraude, y surgirá una nueva economía mundial entera. Este mundo sin fronteras, impulsado por la tecnología de bajo costo, desatará el genio del mundo y revelará la ignorancia masiva que hizo funcionar a la vieja economía mundial.

Para aquellos que están educados financieramente, preparados, son flexibles y adaptables, los próximos 10 años serán el mejor de los tiempos.

Para aquellos que están esperando a que los días felices del pasado regresen, los próximos 10 años serán el peor de los tiempos.

Creo que no se puede decir más claro, y sin embargo cada día me encuentro con personas que no hay manera que lo entiendan. Les pongo en bandeja la posibilidad de ahorrar con oro en pequeñas cantidades para proteger sus pocos ahorros, que sin duda van a perder, pero me encuentro con pegas inverosímiles y absurdas.

Dudan si el oro es oro.
Son incapaces de entender que el oro es el único dinero.
Tienen envidia de las ganancias de la empresa.
Les sabe mal que cualquiera gane dinero por trabajar inteligentemente y no picando piedra.
Son incapaces de darse cuenta de que están esclavizados.
Están convencidos de que el dinero es la raíz de todo mal.
Etc, etc, etc.

Es como si el ser humano fuera el ser menos adaptable a su entorno, y el más cabezón en persistir en su error.

¿Lo expreso demasiado claro y eso duele? Por supuesto, ésa es la idea. Porque es mejor que duela ahora.

Tic tac tic tac… el tiempo se está agotando.

Los acontecimientos están ocurriendo tal como estaba previsto.

Y cuando sea demasiado tarde, lo siento, pero tendré la conciencia tranquila. Me negaré a tener remordimientos.

Los signos, los avisos y las advertencias siempre estuvieron delante de nuestras narices.