Palabra de dictador

Marcos Pérez Jiménez fue el presidente (1953-1958) que colocó a Venezuela entre los países más ricos del mundo de su época.

¿Y qué hicieron los venezolanos? Lo echaron por ser un “dictador“.

En esta entrevista de 1989, exiliado en Madrid, se puede escuchar de su propia voz sus impresiones sobre su obra y lo que le aconteció después.

Pérez Jiménez murió en el exilio en 2001. Se puede decir que fue un figura hasta la sepultura.

Si de verdad quieres a los tuyos

Si de verdad quieres a los tuyos, no esperarás ninguna pensión sino que crearás tu propio flujo de efectivo.

Si de verdad quieres a los tuyos, no trabajarás por horas sino por resultados.

Si de verdad quieres a los tuyos, no te limitarás con un salario sino que buscarás un mínimo de siete ingresos ilimitados.

Si de verdad quieres a los tuyos, aprenderás a distinguir entre dinero y divisas fiduciarias.

Si de verdad quieres a los tuyos, leerás los libros adecuados para subir tu nivel de desarrollo personal.

Si de verdad quieres a los tuyos, no te importará si el gobierno es de derechas o de izquierdas.

Si de verdad quieres a los tuyos, te adaptarás a las tecnologías de la información y las usarás en tu beneficio.

Si de verdad quieres a los tuyos, no te pondrás excusas limitadoras y expandirás tus horizontes.

Si de verdad quieres a los tuyos, sabrás usar Karatbars para enriquecerte y protegerlos con oro.

Si de verdad quieres a los tuyos, dejarás atrás todo lo que te impida avanzar.

Si de verdad quieres a los tuyos, imitarás las actitudes de los que ya están donde quieres estar.

Si de verdad quieres a los tuyos, harás todo lo necesario que tengas que hacer sin desfallecer.

Si de verdad quieres a los tuyos, te darás cuenta de que vives en un mundo de abundancia.

Si de verdad quieres a los tuyos, desaprenderás lo que te programaron para no ser el protagonista de tu vida.

Si de verdad quieres a los tuyos, romperás tu burbuja de comodidad.

Si de verdad quieres a los tuyos, apreciarás el lujo de tener tiempo en exceso para querer a los tuyos como se merecen.

La fiesta de 1972 de los Rothschild

Parece increíble, pero a estas alturas hay todavía gente que desconoce quiénes son los Rothschild.

Así que, aunque estas fotos no son nada nuevas, las republico para contribuir a su conocimiento.

Porque esto es real, muy real.

Podemos encontrar rostros famosos como la actriz Audrey Hepburn y el artista catalán de Figueres, Salvador Dalí, que fue el diseñador de la fiesta.

Sí, un día de estos voy a montar una fiestaza como ésta en mi mansión, estás invitado.

Pronto, los Goig substituiremos a los Rothschild ja ja ja ja – risa malvada.

Y, pese a todo, ésta es una minúscula muestra de lo bien que se lo montan.

La película “Eyes Wide Shut” fue rodada en otra mansión Rothschild y Stanley Kubrick, su director, mostró también una pequeña parte de lo que sabía. Hay malas lenguas que afirman que se lo cargaron por ello.

Quizás las malas lenguas son las únicas confiables, debido a la discreción de esta familia, junto a otras pocas, que manejan este mundo a su antojo. Y algunos dicen que hay seres incluso en posiciones más altas que ellos.

Hey, finánciame para que pueda seguir indagando sobre estos temas.

Montándome un culto a lo Osho

Soy un hombre de gustos sencillos. Sólo me gusta lo mejor.

Bueno, hace tanta calor que se me ha ocurrido que ya es hora de montarme un culto egolátrico hacia mí.

¿Recuerdas cuando decía aquéllo de que no quería ser ni el líder ni el gurú de nadie? Pues me retracto, ahora voy a ser tu líder supremo.

Hay quienes pueden creer que lo digo en broma, pero si Osho, al que no tengo nada que envidiar en conceptos filosóficos, consiguió 93 Rolls Royce y una vida de lujo pagada por sus súbditos, digo, seguidores, pues eso indica que es un objetivo factible.

Algunos de los Rolls de Osho

Vamos a ver, que si lo normal es que el estado tenga esclavizada a la gente en su culto de muerte, enviando a millones a su muerte segura en las guerras como carne de cañón, ¿por qué yo no voy a tener un culto de amor, arco iris, unicornios y palomitas de maíz de colores? Sobre todo si me permite llevar una vida de lujo.

Sí, ya es hora de aceptar mi destino en este planetoide perdido en el cosmos: a partir de este momento me vas a adorar como es debido. Mi nombre será Goig… ¡GOSHO!

Y si tengo que alargarme la barba y llevar un gorrito con diamantes incrustados, pues lo hago y punto. Porque la imagen lo es todo.

Al fin y al cabo, ya estoy entrando en las edades de los venerables ancianos y puedo dar la imagen necesaria.

Así que, como primera medida, y para que se note que voy en serio, añadiré una aportación de 999,99€ mensuales en mi página de financiación para los millonarios que quieran venerarme – en cuanto tenga un momento para hacerlo. — Nota añadida: Vale, al final no lo hice, pero en el momento de escribirlo, estaba decidido a hacerlo.

E iré tomando medidas encaminadas hacia el culto hacia mí y mi filosofía. Porque, repito, ya es hora de aceptar mi destino.

Hoy casi hemos alcanzado los 40°C junto al Mediterráneo catalán.

¿Quién iba a decirme que la calor me traería buenas ideas?