La trampa de la transparencia

Youtube me ha desmonetizado mi penúltimo vídeo tras una semana de su publicación, ya lo he enviado a revisar.

Pero… ¡No importa!

A nadie le importa las dificultades de los demás.

Ser transparente y mostrar aspectos negativos es un obstáculo para el crecimiento.

Estamos en una época de arco iris, unicornios, sonrisitas y gatitos bonitos.

Por ello, mucha de la información que he transmitido debería habérmela callado.

Mucha gente se asusta y deja de seguirme en las redes sociales, y eso no es bueno para mi negocio, basado en compartir mis creaciones, a quién vamos a engañar.

El silencio es nuestro mejor amigo en esta época de censura y gente envidiosa pendiente de tergiversar las palabras publicadas en cualquier momento.

Lo opaco, lo limitado y lo exclusivo es lo que realmente funciona.

Tomemos un ejemplo de personajes tecnológicos.

Steve Jobs, Linus Torvalds, Bill Gates, Richard Stallman.

Si sabes quiénes son estos cuatros personajes ¡felicidades!

Pero seguramente, la mayoría conocen los nombres de Steve Jobs y Bill Gates, pero no les suenan ni Linus Torvalds ni Richard Stallman.

Veamos…

Steve Jobs, fundador de Apple.

Bill Gates, fundador de Microsoft.

Linus Torvalda, creador del kernel Linux.

Richard Stallman, creador de la licencia libre GPL.

Los dos primeros usaron código propietario y su modelo de negocio se enfocó en lo secreto, lo limitado y en la exclusividad. Y se hicieron millonarios.

Los dos últimos liberan su código y su modelo de negocio se basa en la transparencia. Y sólo son conocidos por los entendidos en la materia.

Éste es un hecho innegable.

Así funciona este mundo, y los humanos.

Lo que es de libre acceso no se valora, por muy bueno que sea. Eso me pasó cuando trabajé de jefe de informática y usaba software de código libre. La gente ignorante creía que lo hacía porque era gratis.

Lo que es exclusivo siempre triunfa, sólo hay que ver las colas formadas por el culto de Apple cuando lanzan un nuevo producto. Nunca he visto ninguna emoción así cuando se anuncia una nueva distribución de un sistema operativo con el kernel Linux.

La verdad, ya no soy tan joven como antes y me estoy cansando de la actitud que he tenido todos estos años. Tengo que cambiar mi modo de hacer las cosas.

Más gatitos bonitos.

Ésta es la última vez que mostraré las desmonetizaciones de Youtube y otros obstáculos que se me presenten.

Los superaré en silencio.

Tengo que esforzarme en cambiar mi actitud al respecto.

Lo privado, lo opaco, lo oculto, lo exclusivo… es lo bueno.

Es una realidad incontestable.

Por cierto, y para acabar, una vez, hace muuuchos años, asistí a una conferencia de Richard Stallman…

Qué le vamos a hacer.

10 años en Youtube

youtube_logo_20170509

Hoy, 11 de mayo de 2017, he cumplido 10 años en Youtube.

Así era Youtube el día en el que decidí apuntarme.

Tardé en decidirme, tras un tiempo mirando qué era eso de “youtube”, y tras apuntarme, tardé incluso más en averiguar qué hacer con mi cuenta.

Para conmemorarlo, acabo de publicar este largometraje (49 mins.) con mis primeros 10 vlogs, publicados en 2012…

5 años tardé en decidirme a grabar vídeos regularmente, aunque en ese tiempo ya había publicado unos cuantos vídeos.

El primero fue éste, subido el 27 de abril de 2008, casi un año después de apuntarme…

Y el segundo, subido el 26 de julio de 2008, fue éste otro…

Bueno, el caso es que ya han pasado 10 años.

Cuando me punté, Google todavía no había comprado a Youtube, y Youtube no era el gigante que es ahora.

Sin duda, el mundo ha cambiado muchísimo en estos 10 años.

En fin, que estos han sido mis primeros 10 años en Youtube, veremos cómo son los siguiente 10 años.

Acabo este post con mi quinto vídeo, subido el 30 de noviembre de 2009 y grabado el 7 de abril de 2008 a 144p, en el que grabé en una conferencia a Richard Stallman, el creador de la licencia libre GNU y de la idea del copyleft. Grabé este vídeo con un Nokia 5200… uf, qué tiempos…

Volviendo a 2005

He vuelto a desconectar este blog de las redes sociales.

Voy a volver a bloguear como si fuera 2005, cuando no tenía ni idea de que existía el término “redes sociales”, e internet era un lugar abierto a las ideas.

Aquella época en la que los blogs eran lo más, y la gente se molestaba en comentar directamente en ellos.

Una época en la que si te gustaba un blog, lo seguías apuntándote para recibir sus posts por correo electrónico.

Una época en la que la gente recomendaba lo que le gustaba boca a boca.

Me parece increíble que hayamos llegado a este despropósito de momento tecnológico, en el que este medio de libertad de expresión y comunicación que es internet se ha convertido en una trampa.

Esta vez tengo que hacer también un esfuerzo por mi parte. Tengo que evitar el error de fijarme en el número de visitas, y tengo que enfocarme sólo en crear contenido que valga la pena leer, contenido que atraiga cuando sea encontrado por un lector, no un buscador.

Aunque, de momento, permitiré que los buscadores indexen este blog.

Pero no descarto volver a desconectar también este blog de los buscadores.

No voy a ser tan radical como Richard Stallman, pero no hay que olvidar que los buscadores también se han convertido en unos tiranos. Tanta obsesión por el SEO y otros delirios parecidos por aparecer en la primera página de un buscador… por favor.

Lo más sencillo acaba siempre siendo lo mejor.