El poder de la red

Uno de mis tuits

Sigo insistiendo en que la mejor forma de derrocar una pirámide es actuar como red.

Unidos perdemos, divididos venceremos. 

Si cae uno, dos ocuparán su lugar. 

La red asíncrona es imparable porque es imprevisible.

En una red sin líderes, a los infiltrados les es imposible tomar el control. 

Cada nodo es independiente y con sus propios objetivos.

Obedecer a un líder lleva a actuar sólo con un objetivo que marca dicho líder.

Pero mil ojos ven más que un ojo.

Una red puede alcanzar más objetivos en menos tiempo que la manera tradicional de seguir a un único líder. 

Una red rompe los esquemas de las mentes cuadradas.

Se puede explicar del derecho o del revés.

Como ejemplo, en la República de Catalunya, los CDRs, actuando localmente y con objetivos propios, actuando cada uno independientemente, son imparables.

Un hecho es que la gente de Cataluña siempre ha ido un paso por delante que la del resto de España.

Y esta vez no es diferente.

Está ocurriendo ahora mismo.

Da igual lo que diga la propaganda de los medios españolizantes.

En una sociedad en red

Ahora veremos qué grado de estatismo tendrá esta nueva República.

Porque llaman “democracia” a un sistema electoral amañado de listas cerradas en el que los partidos con más dinero siempre ganan. 

Sí, por supuesto.

Eso de “pueblo” y “popular” es un invento para manejar a la masa obediente. 

La fuerza está en el individuo, por ser impredecible y libre.

Cierto que cuando muchos individuos se sincronizan y tiran en la misma dirección son imparables, pero sin perder sus objetivos individuales.

Ésta es la oportunidad para crear algo nuevo y no probado, una sociedad en red en la que cada nodo es igual de importante, pero no igualitario.

Cada individuo es distinto y es un grave error intentar forzar una falsa igualdad entre individuos porque destruye su esencia individual.

Es precisamente la diferencia entre individuos la que crea la fuerza de la red, porque donde no llega uno llega el otro, y cada cual aprende de los otros.

Por ello el colectivismo siempre fracasa, porque no es un sistema compensado, es piramidal y unos pocos se creen superiores artificialmente.

En una red no hay representantes ni líderes, pueden haber nodos más tirantes que otros temporalmente, cada cual se representa a sí mismo.

Es decir, que en una sociedad en red no hay nodos imprescindibles, pero cada nodo puede ejercer su poder e influencia temporal.

Ésta es mi idea base de una sociedad en red. 

No pretendo convencer, sólo plantearla. 

Que quede aquí escrita hasta que los bits dejen de ser.

Humor políticamente muy incorrecto

1. “¿Podrías cederme tu asiento?”

“¿Cuál es tu discapacidad?”

2. “¿No ves que soy una mujer?”

3. “Eso no es una discapacidad.”


1. “Línea caliente suicida, ¿cómo puedo ayudarle hoy, señor?”

2. “Me siento suicida.”

3. “Genial, ¿sabe pilotar un avión?”

Estooo… ¿Tengo que decir lo obvio que tan solo comparto estos chistes encontrados en la red como anécdotas y que yo no tengo nada que ver con ellos? Es que… vivimos en unos tiempos tan estúpidos que…

Mirando tras el telón

Hace unos meses, creo que hace ya casi dos años, creé la comunidad “Mirando tras el telón” en G+…

https://plus.google.com/communities/107899899678830611133

La he tenido bastante abandonada últimamente, pero, mientras, se han unido 534 personas, y realmente no puedo seguir cometiendo el error de ignorarla de esta manera.

Así que, a partir de hoy voy a volver a reactivarme en ella, y voy a volver a considerarla prioritaria entre los lugares en los que comparto información.

Por lo que, si no la conoces, y quieres unirte, estás invitado a hacerlo.

Nos encontramos en la red 😀