Acepto la dura realidad

Hubo una vez que pensé que los pobres querían dejar de ser pobres, pero me equivoqué: los pobres se forjan ellos mismos sus cadenas.

No hay peor desperdicio para la Humanidad que una mente empobrecida. 

Los colectivistas lo saben, y lo fomentan mediante la educación.

Si a un pobre le dices que con su propio esfuerzo de 3 a 5 años puede salir de la pobreza, responde que prefiere trabajar por una pensión.

Eso sí, si a un pobre le mientes y le prometes que “todo es gratis” y que “tiene derecho a todo“, te amará eternamente. 

No tiene solución.

Un pobre obedece al gobierno de turno y tiene miedo de sus represalias. 

Está convencido de que necesita una autoridad para que le guíe.

Cuando abrí mi blog oroparatodos.org pensé que otros querrían salir de su agujero económico. 

Yo lo conseguí. 

A mi alrededor, nadie más.

Por lo tanto, mi conclusión es que el oro no es para todos, el oro es para unas pocas personas inteligentes. 

El resto se niega a liberarse.

Es futil esforzarse en cambiarlo.

Es una pérdida de tiempo.

Y el tiempo es lo más preciado.

Mi tiempo ya no es el que era.

Ahora, mi objetivo es llegar a formar parte del 1%, y que mis hijos sean del 0,1%. 

El resto, se merecen su miseria mental.

Al principio, nunca pensé que llegaría a estas conclusiones.

Me equivoqué en mi hipótesis inicial.

Pero los hechos son los que son, y acepto esta dura y auténtica realidad.

Así es la vida.

Dos imágenes entendedoras

La Open Society Foundation y la migración (Italia)

Ésta es la expansión de ese cáncer que es la Open Society Foundation de George Soros en Italia.

Es justo por la ciudad sicilania de Catania por donde en estas semanas el tráfico humano de las criminales ONGs entra en Europa.

En España sus téntaculos son muy parecidos, y alcanzan al canal de televisión La Sexta y al partido político Podemos.

Y la segunda imagen es una reflexión muy políticamente incorrecta, pero para tener en cuenta…

Queridos pueblos conquistados

Queridos pueblos conquistados. La historia de la humanidad es una de constante conflicto y competición por recursos como tierras, comida, agua y mujeres. Os quejáis del hecho de que los Europeos fuimos y somos mejores en esta competición que cualquier otra raza en el mundo. Vosotros perdedores queréis que nos arrepintamos de que somos mejores en la conquista y exploración de lo que fuisteis. Queréis disculpas y reparaciones de la gente que fue más fuerte y más lista que vosotros, gente que sin ninguna duda vencieron. NO LO SENTIMOS Y NO OS DEBEMOS NADA. APAÑAOS CON ESO.

Se puede intentar engañar a la realidad por un rato, pero no por todo el tiempo.

Nos gusten o no nos gusten, los hechos son los hechos.

Uf, casi no escribo hoy

Hoy, sin foto.

Acabo de darme cuenta de que hoy no me había parado a escribir unas letras, y he estado a punto de caer en el sueño.

Casi como ayer.

Y el caso es que, actualmente, escribir se ha convertido en algo tan sencillo que lo damos por hecho.

Despreciamos los libros de papel por haberse convertido en algo común.

Y durante siglos, los libros han sido Tesoros, con T mayúscula.

He visto comercios que vendían los libros por peso.

He visto libros que han superado el siglo que ni a 33 céntimos de euro los querían.

Qué pena.

Se han tergiversado los valores, y lo caro se considera barato, y lo barato se considera caro.

Se aprecia lo irrelevante y se desprecia lo relevante.

Sé que es una paradoja defender el papel desde un espacio digital.

Pero cuanto más sé de tecnología más aprecio lo real.

Lo que ha superado los siglos de experiencia.

Sí, casi se me ha olvidado escribir hoy, con un dedo en un teclado virtual de un móvil.

Pero escribir, escribir, como en papel y con tinta, a mano, no hay mayor experiencia humana que se le compare.

Y, un día, cuando caiga esto de lo digital en la efemeridad del instante, los Tesoros volverán a ser lo que se merecen por su virtud.