En una sociedad en red

Ahora veremos qué grado de estatismo tendrá esta nueva República.

Porque llaman “democracia” a un sistema electoral amañado de listas cerradas en el que los partidos con más dinero siempre ganan. 

Sí, por supuesto.

Eso de “pueblo” y “popular” es un invento para manejar a la masa obediente. 

La fuerza está en el individuo, por ser impredecible y libre.

Cierto que cuando muchos individuos se sincronizan y tiran en la misma dirección son imparables, pero sin perder sus objetivos individuales.

Ésta es la oportunidad para crear algo nuevo y no probado, una sociedad en red en la que cada nodo es igual de importante, pero no igualitario.

Cada individuo es distinto y es un grave error intentar forzar una falsa igualdad entre individuos porque destruye su esencia individual.

Es precisamente la diferencia entre individuos la que crea la fuerza de la red, porque donde no llega uno llega el otro, y cada cual aprende de los otros.

Por ello el colectivismo siempre fracasa, porque no es un sistema compensado, es piramidal y unos pocos se creen superiores artificialmente.

En una red no hay representantes ni líderes, pueden haber nodos más tirantes que otros temporalmente, cada cual se representa a sí mismo.

Es decir, que en una sociedad en red no hay nodos imprescindibles, pero cada nodo puede ejercer su poder e influencia temporal.

Ésta es mi idea base de una sociedad en red. 

No pretendo convencer, sólo plantearla. 

Que quede aquí escrita hasta que los bits dejen de ser.

¿Cómo serían mis carteles electorales?

Siempre que hay elecciones suelo criticar los carteles de los principales partidos que se presentan. Pero, si yo fuera el candidato, ¿cómo serían mis carteles?

Pues algo como esto, jejeje…

cartel_electoral_corruptos

cartel_electoral_democracia

cartel_electoral_injusticia

cartel_electoral_obedece

cartel_electoral_todo

cartel_electoral_voluntad

cartel_electoral_votanos

Molan, ¿eh?

Estoy seguro de que me votarás en las próximas elecciones.

Ahora, ya puedes ponerme a parir, jejeje…

¿Alguien ahí fuera me regala 1.000.000 de euros?

Este post no es una broma. De vez en cuando escribo posts así por si alguien con ganas de desprenderse de 1.000.000 de euros quiere regalármelos.

Porque ser pobre no es bonito ni agradable.

Y no estoy escribiendo ninguna locura, porque hay quienes los han conseguido en el mundo anglosajón; hay quienes han pedido 1.000.000 de dólares y se los han regalado.

Hay gente en este mundo que no sabe qué hacer con sus millones, y yo sí sé muy bien qué haría con mis millones.

Así que por eso escribo posts de este tipo, por si alguien pica (aunque parezca que es contraproducente decirlo, siempre he sido partidario de la transparencia en mis intenciones.)

Es como lanzar una idea a la inmensidad del universo sabiendo que lo normal es que nadie me regale 1.000.000 de euros, pero para hacer saber que mi bolsillo está disponible para recibirlos.

Y, por supuesto, no es una inversión ni un préstamo ni una financiación: es un regalo, sin ataduras y sin compromisos por mi parte ni por la suya.

A la persona que me regale 1.000.000 de euros no le tiene que importar qué voy a hacer con ellos.

Además, el traspaso de dinero se haría en una cuenta en un paraíso fiscal a mi nombre.

Y sin ningún tipo de publicidad.

Es decir, no sólo me regalas el dinero sino que aceptas mis reglas.

Venga, usa el formulario de contacto y regálame 1.000.000 de euros (antes de que los euros no valgan nada.)

Ah, por cierto, si hay más de un millonario que quiera regalarme 1.000.000 de euros, yo encantado de aceptárselos a todos – así los sumo 😀