Cuando te podías reír de las gordas | Se llamaba humor

Hubo un tiempo, -en realidad, el resto del tiempo pasado de la Humanidad excepto el presente,- en el que…

Te podías reír de los gordos y de los flacos.

Te podías reír de los altos y de los bajos.

Te podías reír de los hombres, de las mujeres y de los niños.

Te podías reír de los enfermos y de los sanos.

Te podías reír de los rubios y de los morenos.

Te podías reír de los individuos de cualquier nacionalidad y pueblo.

Te podías reír de los vivos y de los muertos.

Te podías reír del cura y del gobernante.

Te podías reír de los de izquierda y de los de derecha.

Te podías reír del científico y del literato.

Te podías reír de cualquier cosa que te diera risa.

Porque se llamaba humor y no pasaba na de na.

Bueno, sí. Pasaba que te destornillabas de risa y te alejabas por un rato de las penas.

Oh, qué tiempos aquéllos y qué lejanos que parecen.

La Ramona es pechugona… 😂

Harto de la previsible tomadura de pelo, finalizo la “Opción Troll”

Porque, como soy de clase no baja sino subterránea, se me obligará por la fuerza a tener una “nacionalidad”; pues elegiré la peor opción de las dos.

Elegiré la Opción Troll.

PicsArt_06-19-03.05.01~01.png
Imagen que creé para trolear en las “redes sociales”, y mucha gente se sulfuró, claro.

Esto de arriba lo escribí el 20 de septiembre de 2017, unos días antes del referéndum del 1 de Octubre que proclamó la República de Catalunya.

Y, sin duda, fue la peor opción de las dos, la opción perdedora; tal como había previsto.

Porque incluso los nacionalistas españoles saben que los catalanes son cobardes, tal como escuché hace unos días al demonizado en el cinturón rojo de Barcelona, el impetérrito y locuaz locutor, y escritor, españolista Jiménez Losantos. Al que, por cierto, llevo unas semanas disfrutando de sus programas matutinos radiados.

Sí, disfrutando, porque me he sorprendido coincidiendo con sus opiniones en un alto porcentaje. Qué cosas más extrañas ocurren cuando uno comienza a escuchar al otro lado por curiosidad. No hay nada más saludable que romper la propia burbuja de dogmas inquebrantables.

Lo único que me sigue diferenciando es esa manía que tienen los nacionalistas españoles de defender el centralismo jacobino españolista y de atacar a todos los idiomas peninsulares que no sean el castellano. Por ahí no paso, ¿de momento?

El caso es que mi decisión de acabar con la Opción Troll está más con la tomadura de pelo que es el acto del procés que con alguna influencia del lado contrario. Vamos, que los líderes de la parte catalana son unos traidores, como no se podía esperar otra cosa, unos botiflers de tomo y lomo.

Y es que hace unos días se votó en el Parlament una ILP (Iniciativa Legislativa Popular) para proclamar una DUI (Declaración Unilateral de Independencia) y fue tumbada por la negativa de los señoritos de ERC (Esquerra Republicana de Catalunya). ¿Comorrr?

Esos listillos siguen insistiendo en que tiene que haber un nuevo referéndum… ¿Qué? Ya se hicieron tres referéndums en los que voté en los tres (2010, 2014, 2019), y el único resultado es que la gente ha trabajado gratis para ellos mientras se han embolsado millones de euros. ¿Qué eso de aportar donaciones para pagar multas y fianzas para no ser encarcelados? Y sus adeptos obedientes vaciándose sus bolsillos por la causa. Supongo que ése ha sido el objetivo principal.

¿Y estos últimos patéticos actos del supuesto President en el exilio, Puigdemont? ¿Quedarse a kilómetros de la frontera francesa, dentro de Alemania, para que no lo capturen? Habrase visto. Decididamente, esta gente no merece ni un ápice de confianza.

Pero es que estas actitudes confirmadas actuales ya se veían venir desde el primer momento, cuando, tras la declaración oficial de independencia, ningún político del supuesto bando de la recién República abandonó su cargo oficial español, ni tan siquiera en el Congreso de Madrid. Y, no sólo eso, sino que siguieron cobrando por su posición priviligiada en sus poltronas del país vecino.

Ya he dicho, por pasiva y por activa, sobre todo en algunos de mis vídeos – esos vídeos que me han costado subscriptores – que no tengo nada contra el Reino de España ni en contra de sus gente. ¿Por qué tendría que tenerlo si he pasado toda mi vida en él? Sólo he afrmado mi preferencia de que, si tengo que vivir en un estado, la organización de la Confederación Helvética es la que más me gusta. Que los estados, cuanto más pequeños mejor. Y si no hay estado y prima el individuo, pues muchísimo mejor; es lo ideal.

Sin embargo, otra tomadura de pelo más acumulada es esa obsesión de la parte catalana por el marxismo cultural. De verdad, no sé si a esa masa manipulada les llega la sangre al cerebro para poder pensar.

¿Qué es eso de que la Generalitat pida perdón a México por la Conquista Española? ¿De verdad? ¿Están tarados o qué? Porque ni México ni España, tal como los entendemos ahora, existieron en el siglo XV.

¿Qué estupidez es ésa de sesiones del Parlament solamente para mujeres? Parecen acólitos obedientes de la Open Society.

Que no, que ya me he hartado. Que ya se ha derramado el agua del vaso. Que hay cosas por las que no paso. Que sí, que eran previsibles y que se veían venir. Pero quería que se evidenciaran por los hechos. Y eso es justamente lo que ha ocurrido.

Cosa que, quizás, fue contraproducente por mi parte, pues los españolistas se me echaron encima como lobos esteparios. Y, ahora, al finalizar mi apoyo a los separatistas catalanes – tal como los denominan los nacionalistas españoles -, seguro que también es contraproducente, pues esa otra parte hará lo mismo.

Da igual, siempre he dicho que no soy de nadie sino de mí mismo. Y mis posiciones varían en cuanto más información dispongo para procesar y desvelar los asuntos. En eso consiste mi coherencia.

Quién sabe, quizás dentro de cien años los habitantes de la península Ibérica, en lo que quede que se llame España, o ya no se llame así, se den cuenta del desastre al que hemos permitido que nos lleven las élites bilderberguianas.

Quién sabe, quizás dentro de unas décadas más, los habitantes de esta península, un lugar destacado en el mundo, un paraíso en la Tierra según muchos hispano-americanos, se den cuenta de cómo son manipulados como corderitos y den el paso para ser individuos libres. O puede que no, porque ya llevamos siglos con las mismas trifulcas entre nosotros, las cuales han sido aprovechadas por nuestros enemigos para destruirnos , y ahora mismo parece que no nos damos cuenta. Seguimos peleándonos por asuntos que, si lo pensamos bien, son someras chorradas. C-H-O-R-R-A-D-A-S.

Que en fin, que acabo con la Opción Troll. Que sigo siendo como siempre, independiente pero no neutral, es decir, seguiré diciendo lo que me parece de cada asunto, guste o no guste. Seguiré tomando partido por lo que me parece lo correcto en cada momento, sabiendo que el que siempre caerá seré yo mismo.

Ciertamente, así es la vida. Uno se equivoca, y se vuelve a equivocar otra vez. Como tiene que ser.

Nota final.- Gracias a los financiadores de este blog he podido comprar un aparato que me permite escribir mucho más cómodamente. Considera unirte a ellos para apoyarme y mejorar este lugar perdido en la red. 

 

Humor políticamente muy incorrecto

1. “¿Podrías cederme tu asiento?”

“¿Cuál es tu discapacidad?”

2. “¿No ves que soy una mujer?”

3. “Eso no es una discapacidad.”


1. “Línea caliente suicida, ¿cómo puedo ayudarle hoy, señor?”

2. “Me siento suicida.”

3. “Genial, ¿sabe pilotar un avión?”

Estooo… ¿Tengo que decir lo obvio que tan solo comparto estos chistes encontrados en la red como anécdotas y que yo no tengo nada que ver con ellos? Es que… vivimos en unos tiempos tan estúpidos que…

La tierra es de quien la conquista

Basta ya de ñoñerías, los perdedores son perdedores y punto.

Ese concepto victimista de “nativos”, “aborígenes” y patriotismos tribales baratos es una pataleta de mal perdedor.

Los que fueron incapaces de defender su sitio y su vida, sencillamente sufren su castigo por su derrota.

Que hubieran sido más inteligentes que los invasores y se hubieran defendido mejor.

¿No está de moda la idea de la evolución? ¿No dicen que la supervivencia del más fuerte es un hecho natural?

Pues que se adapten o mueran.

La vida es lucha, y los vencedores imponen sus reglas.

La realidad es así de cruel, así que menos lloriqueos por los débiles.

Y por supuesto que es injusto, porque siempre gana el que consigue una ventaja injusta superior sobre el resto.

Ese concepto de que un trozo de tierra pertenece a los que estuvieron antes es una somera estupidez.

La tierra es para quien la anhela tanto que se mueve para conquistarla, aunque tenga que eliminar a quien haya llegado antes.

El único derecho es para quien lo conquista. Y la miseria es para quien es derrotado.

La Humanidad es como es, y su supervivencia está en no abandonarse a las debilidades de los perdedores.

¿No suena políticamente correcto en esta época de neolengua ñoña? Por supuesto, porque a la realidad hay que enfrentarse tal como es.

Perder el tiempo con supuestas ideas de cómo deberían ser o podrían haber sido los acontecimientos no es lo que hacen quienes están conquistando este mundo.

Si te atacan, crontaatacas con todas tus fuerzas.

Una bomba nuclear siempre vence a un arco y sus flechas. Siempre.

El oro siempre vence al dinero fiduciario. Siempre.

Y el tiempo otorga la victoria a quien se la merece porque ha hecho todo lo posible por obtenerla. Todo.

Y los perdedores que sigan enjuagando sus lágrimas, si sobreviven, que es lo único que saben hacer. Lloran como niños lo que no supieron defender como hombres.