Descripción

Descripción (12,10,1997)

Yo soy silencio

El mismo silencio que desprenden las piedras

Yo soy silencio

El mismo silencio del vacío en las grietas

Soy silencio

Soy silencio

Pienso algo pero no lo digo

Mis labios no emiten sonido

 

Por eso…

Qué sería de mí, entonces,

Si no pudiera escribir

Qué sería de mí, entonces,

Con todo mi latente  sufrir

 

Soy silencio

Soy silencio

 

Un huracán sin viento

Una explosión sin ruído

Un discurso sin testigos

 

Una imagen sin palabras

Un navío sin destino

Un héroe sin hazaña

 

Yo soy silencio

Igual que un ser triste riendo

Vamos, ¡censúrame!

¡Y QUÉ MÁS DA LO QUE PIENSES DE LO QUE HAGO O DEJO DE HACER! (1,8,1994)

¡Censúrame!

Y entonces sabré que lo que hago
Es lo que tengo que hacer
¡Censúrame!

Y persígueme por mis ideas
(Lo que hago es lo que tengo que hacer)

Y enséñame cómo me detestas
¡Censúrame!

Y entonces sabré que éste es
(Lo que hago es lo que tengo que hacer)

El camino que tengo que recorrer
¡Censúrame!

Sabré que no he errado
(Lo que hago es lo que tengo que hacer)

No me he equivocado
¡Censúrame!

Niega mi existencia todo lo que quieras
Pero yo estaré ahí porque lo desapruebas
Y te heriré como si te tirara piedras
Y te derrocaré por mucho que te defiendas
¡Censúrame!

Sí, hazme el favor de darme fuerza de esta manera
Porque has de saber que es el principio del fin de tu era
¡Censúrame una y otra y otra vez!

¡Vamos! ¡Censúrame!

«España» nunca ha existido

pbs_twimg_com_media_DNJhRQPW0AI6~01.jpg
La Dictadura de España, en la actualidad.

«España» nunca existió, fue un invento de una pequeña élite para mantener con miedo a una gran masa obediente.

Ahora han caído las máscaras.

Los que se creyeron que «España» era una «nación» están teniendo un despertar muy amargo.

Es normal, al vivir tantos años en una mentira.

El invento de «España» fue creado a través de la sangre, la violencia y el sometimiento.

El miedo como gobierno.

La masa como carne de cañón.

Por eso, los que se resisten a abandonar la cueva de las sombras de «España» se alteran muy fácilmente.

Puro síndrome de Estocolmo, defienden a sus secuestradores.

La República de Catalunya es una gran oportunidad para romper el sometimiento, y las gentes de cada territorio que conforma «España» deberían hacer igual.

Por supuesto, justo ahora es demasiado temprano para mucha gente que todavía está en shock, porque se les están rompiendo sus esquemas programados.

Y es normal que la gente atrasada salte con insultos contra la gente avanzada.

Es la desesperación, de no saber qué hacer ante esta situación inesperada.

Y quien dice el invento de «España«, dice el invento de «Francia«, de «Italia«, del «Reino Unido«, etc.

Todos los estados actuales son plantaciones de esclavos, como ya expliqué en un post de este blog y en un vídeo anterior.

Comprendo, sé que lo que tuiteo y escribo en mi blog y cuento en mis vídeos es un desafío para las mentes acomodadas en la fantasía de la programación, pero llevo años siendo coherente.

Porque ésta ha sido siempre mi idea.

Quien haya conectado los puntos de mi bagaje de años ya lo habrá entendido.

Fijémonos en este poema que escribí el 15 de septiembre de 1999 – ya ha pasado tiempo, ¿eh? – y que forma parte de mi libro «Mundos de Trópzrum» que publiqué en Amazon para el Kindle (ésta es una versión modificada, pero no en lo esencial, quien tenga el libro sabrá por qué):

INDEPENDENCIA DE LO ABSURDO

Independencia de lo absurdo (15,09,1999)

Independencia para el universo
Independencia para la vía láctea
Independencia para el planeta tierra
Independencia para europa
Independencia para españa
Independencia para cataluña
Independencia para barcelona
Independencia para l’hospitalet de llobregat
Independencia para el barrio de la florida
Independencia para mi calle
Independencia para mi bloque
Independencia para mi piso
Independencia para mi habitación
Independencia para mí, mi cuerpo
Independecia para mi cerebro, mis huesos
Independencia TA DA DA DA DA DA TA
¡¡¡Independencia TA DA DA DA DA DA TA!!!

Con la República de Catalunya, vamos ya por la parte de «Independencia para cataluña«.

Todavía queda camino.

Aunque individualmente ya soy independiente desde hace años, quedan millones de seres inteligentes por poner en marcha su propia inteligencia.

Todo llegará, supongo.

Otro día

Otro día más es otro día menos.

Otro día de los relativamente poquísimos comparándolos con lo eterno.

Afortunado de haberlo vivido.

Desafortunado de haberlo dejado atrás.

Otro día esfumado de entre mis días limitados.

Se ha ido, se ha marchado.

Otro día que se ha acumulado en el vacío del olvido.

Otro día que queda reflejado en un mero escrito.

No volverá más.

Un evento único.

Ayer fue futuro.

Mañana pasado será.

Otro día que es substituido por otro día que es substituido por otro día que es substituido por otro día.

Otro día menos que es otro día más.

Novus Ordo Seclorum

En la cuarta Bucólica (Ecloga) de Virgilio encontramos:

«Ultima Cumaei venit iam carminis aetas;

Magnus ab integro saeclorum nascitur ordo.

iam redit et Virgo, redeunt Saturnia regna,

iam nova progenies caelo demittitur alto.»

Que se puede traducir por algo así como…

«Ya llega la última era de los poemas cumanos;

ya nace un gran orden de la profundidad de los siglos.

Ya vuelve Virgo, y el reino de Saturno,

ya desciende del alto cielo una nueva especie.»

Por «Cumaie» (de Cumas, cumanos) se refiere a la Sibila (profeta, oráculo) de Cumas. La Sibila de Cumas, equivalente latino de Pitia, es una profetisa, autora (presunta) de los libros sibilinos… una recopilación de profecías, que los romanos remontaban a la época de Tarquino el Soberbio, y cuidadosamente conservados en el Capitolio para consultarlos en caso de prodigios o calamidades públicas.

Virgo es la hija de Zeus (Júpiter para los romanos), y de la diosa de la Justicia, Themis. Por lo tanto, vuelve a la Tierra en compañía de Saturno, el antiguo rey del Lacio. Saturno, dios itálico, es el dios de la civilización, protector de los bodegueros y agricultores. Bajo su reinado, la Humanidad conoció la prosperidad de la edad de oro, que terminó con la llegada de Júpiter.

Así que «Novus Ordo Seclorum» es algo así como «El nuevo orden de las eras«. Es como el eterno retorno, el flujo y reflujo, la vuelta al origen.