Supongo que éste es el nuevo normal

Sí, no te equivocas, esta pintada pone “LAS MARIKAS MATAMOS FASCISTAS“. Y el lugar en el que ayer fotografié esta pintada fue enfrente de la Font Mágica, una zona totalmente turística de Barcelona, cercana a la Plaza España.

Hemos llegado a un punto en el que la gente tarada puede dar rienda suelta a sus estupideces y, parece que están fomentadas por ciertos políticos progresistas – lo que ya se llama izquierda regresiva por sus tendencias totalitarias y autoritarias.

Lo cierto es que me da igual la opción sexual de la gente, pero darle a eso una importancia que no tiene es otra cosa. Por otra parte, ¿sabrán estas listillas quién fue Mussolini? ¿Sabrán estas listillas qué es el fascismo? Permitidme que lo dude.

Estoy en contra del fascismo, como de cualquier otro colectivismo, pero de ahí a amenazar con matarles hay un gran trecho. Un límite que han cruzado estas marikas, como así se llaman a sí mismas – y lo escribo en femenino tal como lo han escrito, aunque me temo que hay miembros masculinos en dicho grupo.

Supongo que éste es el nuevo normal. La gilipollez al poder, porque no puedo entender cómo el Ayuntamiento de Barcelona puede permitir que hayan este tipo de pintadas en un lugar turístico como en el que están pintadas. Y cómo puede permitir que hayan amenazas de muerte de un grupo hacia otro grupo de esta manera. Creía que el matismo de los años 30 del siglo pasado había desaparecido. Pero no, parece que lo que no tenía que volver, vuelve.

Así que, así estamos. Parece que Barcelona se está convirtiendo en una ciudad irrespirable, cosa que me temo fue el plan desde el principio de la gente que se cree que tiene el poder.

Para acabar, una vez me encontré a Ada Colau, la actual alcalde de Barcelona, en una manifestación. Eran otros tiempos, cuando decía por activa y por pasiva que nunca se pasaría a la política…

La fiesta de 1972 de los Rothschild

Parece increíble, pero a estas alturas hay todavía gente que desconoce quiénes son los Rothschild.

Así que, aunque estas fotos no son nada nuevas, las republico para contribuir a su conocimiento.

Porque esto es real, muy real.

Podemos encontrar rostros famosos como la actriz Audrey Hepburn y el artista catalán de Figueres, Salvador Dalí, que fue el diseñador de la fiesta.

Sí, un día de estos voy a montar una fiestaza como ésta en mi mansión, estás invitado.

Pronto, los Goig substituiremos a los Rothschild ja ja ja ja – risa malvada.

Y, pese a todo, ésta es una minúscula muestra de lo bien que se lo montan.

La película “Eyes Wide Shut” fue rodada en otra mansión Rothschild y Stanley Kubrick, su director, mostró también una pequeña parte de lo que sabía. Hay malas lenguas que afirman que se lo cargaron por ello.

Quizás las malas lenguas son las únicas confiables, debido a la discreción de esta familia, junto a otras pocas, que manejan este mundo a su antojo. Y algunos dicen que hay seres incluso en posiciones más altas que ellos.

Hey, finánciame para que pueda seguir indagando sobre estos temas.

Hay que aguantar en territorio comanche

La idea últimamente es que hay que abandonar las grandes “redes sociales“.

Craso ERROR.

Ése es justamente el objetivo de los que quieren censurar las ideas inapropiadas para el poder.

Mira que no me gustan mucho esos lugares propiedades de amos colectivistas que se creen con derecho a programar a la masa, pero hay que resistir.

Porque la idea de esos señores de las redes es relegarnos a la inoperancia.

Ejemplo: ahora mismo tengo 3.017 seguidores en Twitter pero 105 en Minds. 20 Subcriptores en DTube pero 41.421 en YouTube.

La diferencia es abismal.

Sí, nos censuran y nos hacen shadowbanning, pero aún así, se llega a mucha más audiencia que en los lugares alternativos.

Esas ideas inapropiadas tienen que estar al alcance de cuantos más individuos, mejor.

Así que, mientras no ocurra que los lugares alternativos alcancen la misma popularidad, hay que mantenerse firme en territorio comanche, mientras se cultivan los nuevos lugares.

Sí, esa popularidad es imprescindible.

Porque difundir ideas al mayor número de individuos posibles para que entiendan que hay otras formas de pensamiento es lo importante, no crearnos una burbuja a gusto.

Incluso es posible que a partir de ahora comience a compartir mis vídeos en mi cuenta de Facebook, el lugar que más aborrezco de todos, pero es que hay que contratacar.

Ya no podemos irnos con chiquitas.

Hay que mantenerse en pie mientras podamos, hasta el último aliento.

No podemos rendirnos sin luchar, somos el último bastión de la resistencia humana.

Y hablo en plural, refiriéndome a nuestra alianza tácita como individuos independientes.