Un descuido y lo perdí todo

Los que leen este blog y ven mis vídeos hace tiempo conocen mi constante lucha con los bancos y el estado. Tengo mis cuentas bancarias embargadas por deudas con el estado, pero he ido logrando salvar lo que cobro de Youtube, que no es mucho todavía, gracias a estar atento a los tiempos.

Sin embargo, debido a una cuestión burocrática entre bancos – una entidad ha tardado una semana para “comprobar mi identidad” y darme acceso a una nueva cuenta – el gobierno me ha robado todas las ganancias que obtuve en julio de Youtube. Todas.

Es decir, al estar el efectivo más tiempo del necesario en la cuenta de recepción del pago, el gobierno se aprovechó para capturarlo y quedárselo.

En parte, es culpa mía por no haber realizado este trámite bancario antes, porque hacía tiempo que sabía que lo tenía que hacer, pero no me imaginaba que abrir una nueva cuenta por internet iba a tardar toda una semana entera. La casualidad hizo que esta nueva cuenta estuviera activa justo el mismo día del robo gubernamental. No hay más firme colaboración que la de los bancos y el estado, por supuesto.

En fin, que he perdido todo un mes de esfuerzo en Youtube – como si pudiera permitírmelo, tal como están las cosas, – es como si ese mes hubiera estado trabajando para el gobierno al 100%. Ya se sabe, el gobierno te aprieta, te ahoga y te mata, y te pisa para comprobar que estás muerto.

De fracaso en fracaso y tira por que te toca. No pasa nada, todo bien. Es una visicitud más, porque no puedo permitirme rendirme. Seguir adelante es el único camino que conozco.

Ya veremos si este próximo mes me funciona mi nueva estrategia, y si no me funciona, pues a cambiar de estrategia hasta encontrar una que funcione. Es como jugar al gato y al ratón. Qué divertido.


Quiero aprovechar la ocasión para volver a agradecer a los financiadores de este blog su importantísima generosidad que permite que pueda seguir luchando para tenerlo en activo. Nunca se sabe qué puede pasar mañana.

Calor, calor y más calor

Como cada año, tengo la obligación de escribir sobre la calor que me deja en pausa.

Y este año, la calor se ha pasado tres puertos. El termómetro llegó a los cuarenta grados celsius un día de la semana pasada. ¡Vaya!

Y el problema no está sólo en mí, sino también en los aparatos informáticos que pueden llegar a más de cincuenta grados y se ponen en peligro de derretirse. Literalmente. Sus circuitos pueden dejar de conectarse y, así, el aparato deja de funcionar.

Justo hace dos años perdí mi portátil porque se fundió la conexión de su tarjeta de vídeo. Sí, justo hace dos años que dejé de hacer vídeos en directo. No es ninguna casualidad.

Así que, la calor me deja tan chafado – añadiendo a mis hijos que pululan por todos lados, cosas de vivir en un piso con pocos metros –  que me quitan las ganas de hacer casi nada.

Ahora mismo me han entrado algo de ganas para escribir este post porque por fin está lloviendo, y porque por fin vuelvo a usar un teclado de un portátil, que he logrado comprar de segunda mano, muy barato para sus características, gracias a los ocho meses en los que he ahorrado parte las aportaciones de mis magníficos financiadores.

Sin embargo, ya estoy notando que este aparato se está acalorando demasiado, por lo que acabo ya estas letras. Además, parece que la batería se agota bastante rápidamente. Bueno, al menos no publico desde mi móvil, como he estado haciendo estos últimos dos años.

Hey, es un avance y estoy contento por ello.

P. S. – Veremos cuánto tardo en subir un nuevo vídeo a mi cuenta de Youtube. Creo que los pocos subscriptores que todavía ven mis vídeos estarán pensando que he desaparecido, me he ido de vacaciones a la otra punta del mundo o algo así. Quizás en el futuro pueda permitírmelo.

Mientras, únicamente me pasan cosas más profanas.

 

Algunos de mis blogs antiguos vuelven a estar accesibles

Tras un tiempo desactivados, vuelven a estar en línea algunos de mis blogs antiguos en blogger:

Además, en estos próximos días reconfiguraré mi original Crónicas Subterráneas para que vuelva a estar accesible por completo – ahora no funciona la página de inicio y las imágenes de los posts ya no se cargan. Precisamente, este blog, Crónicas Subterráneas, fue el lugar en el que practiqué html, php, lo diseñé desde cero, etc, etc. Mi idea fue crear un lugar único y así funcionó durante el tiempo en el que pasé horas y horas trabajando en él.

Éste es parte de mi legado en la red tras tantos años, bueno o malo, es lo que hice. Y así queda.