Opción Troll Fase Dos

¿Qué es la Opción Troll? Aquí puedes leerlo.

Y como expliqué…

“…en caso de elección me decantaré por la peor opción, por la opción que haga que este blog deje de tener lectores, si esa opción hace que tengan un ataque de nervios.”

Y así lo hice.

Me decanté por el bando de la República de Catalunya.

Me decanté por el bando de esos ineptos catalanes a los que han convencido de que con lacitos amarillos podían establecer su estado.

Esos ilusos catalanes que recolectan dinero para pagar los chantajes del gobierno español pero no para contratar mercenarios que rescaten a los políticos secuestrados y expulsen a las fuerzas de ocupación.

En fin.

Ahora, he comenzado mi segunda fase.

He comenzado a escribir en Twitter, Instagram y Facebook únicamente en catalán, aunque respondo en inglés o castellano según la lengua en la que se me dirijan.

He comenzado a dejar libres ciertas ideas que tenía en reserva para este momento.

Y están saliendo esas falsas amistades catalanófobas.

Porque, como he tuiteado…

Diuen que no creuen en les fronteres, però això sí, que no toquin les fronteres d’Espanya. Diuen que no creuen en els estats, però això sí, que no toquin l’unitat d’Espanya. Diuen que creuen en la multiculturalitat, però això sí, que tothom parli castellà. Així són de coherents.

Es curioso como los súbditos defienden a sus amos para seguir siendo súbditos. Allá ellos.

También, estoy dejando de seguir a dichos catalanófobos que vayan descubriéndose al responder mis posts.

Por supuesto, eso no es censura, porque pueden seguir cayendo en sus errores, pero que no cuenten con mi seguimiento. Es justo lo mismo que han estado haciendo conmigo, por cierto.

Sí, ojo por ojo, diente por diente.

Como he escrito hoy en Facebook…

“El pacifisme vol dir no ser l’atacant. Però si et donen un cop de puny a la galta, el següent pas és que l’agressor es trobi amb el teu puny a la seva galta. Aquesta “paciència” és el greu error de la narrativa catalana, encara que jo no crec que sigui un error sinó una estatègia dels polítics traïdors catalans adherits al Règim del ’78 per deshabilitar la força dels catalans. Estem a una mica més de dos mesos per al primer any de la República i ja va sent hora de què la gent se n’adoni. És bastant evident.”

Todas las acciones tienen consecuencias, y estoy determinado a conseguir las consecuencias que tengo previstas con mis acciones.

No hay medias tintas.

En todo caso, que nadie crea que pretendo convencer a alguien de algo.

Cada cual que crea lo que le parezca, según sus circunstancias.

Es mi opción personal, y seguirá siéndolo aunque me quede solo y el resto del mundo me dé su espalda.

15 Razones para no desfallecer ahora

Razón 1

Razón 2

Razón 3

Razón 4

Razón 5

Razón 6

Razón 7

Razón 8

Razón 9

Razón 10

Razón 11

Razón 12

Razón 13

Razón 14

Razón 15

El camino continúa siempre adelante, pese a las visicitudes.

Y si otros lo consiguen es porque es perfectamente factible…

Ayer, un viernes de junio

Tras un mes de deteriodo de su salud, Olga alcanzó su punto de volver a ser tratada por los médicos.

La pasada vez fue en enero, y ya parece ser algo cíclico.

Así que por la mañana llevé a mi hijo pequeño al colegio.

Al volver, Olga ya estaba preparada y, debido a su debilidad, se montó en la silla de ruedas que tenemos para estas ocasiones, y nos fuimos a urgencias del hospital.

Allí, se la quedaron para observarla, y me volví a casa.

Hice el vídeo que tocaba y lo publiqué.

Realicé algunos quehaceres del hogar.

Fui a recoger a mi pequeño a la escuela.

Volvimos a casa.

Comimos.

Volvió mi mayor del instituto y comió.

Hablé con Olga por teléfono y me dijo que todavía estaba esperando en el pasillo a que la colocaran en uno de los cubículos de observación, y que lo mejor era que la visitara después de cenar.

Así lo hice.

Pasó la tarde, y cenamos.

Cuando llegué al hospital, ya la habían colocado en una cama de un cubículo individual, y la tenían conectada a una bolsa de cloruro potásico.

Hablamos de temas caseros un rato y que, como suele pasar, los médicos no le habían dicho nada en concreto, y la dejé descansando.

Y ha pasado la noche, y hoy, es otro sábado de junio.