Hago vacaciones de este blog

Sí, rompo con mi promesa de publicar una vez al día durante un año seguido.

Sólo es un hiato de no sé cuánto tiempo, hasta volver al mismo ritmo.

Sí, todo esta bien, no es por ningún asunto en concreto.

Es que se me acaba de ocurrir que tengo que hacerlo.

Otra vez mi intuición.

Me vienen ideas de repente que, son como son, y no dudo en aplicarlas.

No es nada grave, repito, sólo es una pausa.

Voy a dejar que pasen unos cuantos días sin preocuparme de la red ni de lo que pasa en este mundo.

Unos días para ocupar mi mente en otras cosas.

Si se me ocurre escribir algo, lo haré en privado y más adelante lo compartiré aquí.

Acabo de decidirlo y así lo hago.

Sed buenos, sed malos, sed vosotros mismos.

Como suelo decir, gracias por estar ahí porque si no, yo no estaría aquí.

¿Ya es casi septiembre?

“Él usa wifi.”

Buf, casi no me he dado cuenta y agosto se me ha pasado como un rayo.

A ver si para el lunes que viene, o así, me reconecto de esta semipausa que me he tomado.

Pese a ella, youtube y mi red de ahorradores de oro no han parado, aunque han seguido a ritmo lento.

Ese supuesto mito de trabajar mientras uno duerme no es ningún mito, es una realidad palpable.

No sé, me ha gustado tomarme las cosas a la ligera y quizás debería seguir haciéndolo.

No sé, quizás…

Es fantástica la tranquilidad de tener las espaldas cubiertas.

(El chiste de los pájaros no tiene nada que ver, pero me ha hecho gracia.)

Hoy, nuevo vídeo en Youtube tras una pausa

Tras un perído de pausa de unos quince días, he publicado un nuevo vídeo en Youtube.

Un vídeo hablando precisamente de dicha pausa, cosa de la que ya he escrito en este blog.

Sobre mi semi-desconexión temporal.

Como curiosidad, Olga estaba fuera y los niños en silencio y he aprovechado para grabarlo en la cocina.

También, tras quince días he aprovechado para mirar las estadísticas y en este período de pausa, ¡han mejorado!

Por fin, poco a poco, mi canal continúa remontando tras el descalabro con la crisis de Youtube de febrero-abril.

Pero, para ser justos, no me ha sorprendido.

Porque, pese a que en Youtube parece que uno vale lo que su último vídeo, no es así.

Hay un pequeño truco o secreto.

Y es por eso que muchos de mis vídeos se ven más al cabo de meses que cuando los estreno.

El truco consiste en crear contenido atemporal.

Es decir, una noticia de actualidad tiene un tiempo limitado de importancia, pero una explicación sobre cómo funciona el sistema monetario se puede ver durante meses.

Es lo que llamo hacer un esfuerzo una vez y obtener resultados después.

Y, pese a que mi canal es relativamente pequeño, es por eso que puedo obtener nuevos subscriptores incluso haciendo una pausa no anunciada de quince días.

Y es más, gracias a haber publicado más de 1000 vídeos, esos nuevos subscriptores pueden verlos hasta la llegada de un nuevo vídeo.

A veces hablo de las desventajas de la tecnología, pero sus ventajas están para aprovecharlas también.

Seguimos adelante.

Menos palabras, más acción

Es posible que no actualice este blog, y el resto de mis blogs públicos, con la frecuencia que lo he estado haciendo hasta ahora.

En este momento me estoy enfocando en lograr que la gente ahorre con oro como única vía de salvación económica.

El tiempo se nos echa encima.

Mi red de ahorradores de oro es como una lista de Schindler, sin exagerar lo más mínimo.

Esta “crisis” tiene las pintas de ser muchísino peor que la del 2007.

Seguiré compartiendo en círculos cerrados y próximos; muchos que me leeis ya sabéis donde.

Para contactar conmigo, ya sabes, usa la página de contacto de este blog. Te responderé en cuanto pueda.