Os lo dije, maldita sea

El peso argentino ha perdido más del 100% en un año respecto al dólar. Quien compró oro a tiempo pudo protegerse. Quien no compró oro está disfrutando de su miseria.

¿Lo digo demasiado fuerte?

Hubo un montón de argentinos que se apuntaron a mi grupo de Karatbars. Y NINGUNO compró sus lingotes de oro físico. Y NINGUNO intentó desarrollar el negocio de Karatbars.

Los pocos que me contactaron me vinieron con la misma estúpida excusa: que comenzarían cuando tuvieran dinero.

Es, como digo, una PUÑETERA EXCUSA.

Porque para ganar dinero no se necesita dinero. Se necesita mover el culo y buscar quien tiene dinero. Y con Karatbars eso es muy fácil, porque quien tiene dinero necesita protegerse con oro. Sí o sí.

Entonces, quien no tiene dinero lo gana de cero con las comisiones que se ganan al encontrar a otros que sí lo tienen. Y con dichas comisiones se puede comenzar a acumular oro uno mismo.

Además, gracias a internet, podemos encontrar a individuos deseosos de usar Karatbars en todo el mundo. No nos limitamos a los estados en los que habitamos.

Eso justo es lo que yo hice, maldita sea.

Os lo dije, maldita sea.

Y me da igual si cae mal lo que digo y cómo lo digo. Me la suda.

Los venezolanos y argentinos cayeron en su propia miseria mental.

Ahora, ¿a quiénes va a tocar? ¿A los mexicanos, a los chilenos, a los ecuatorianos, a los… pon el gentilicio?

Mucha gente tiene la obsesión de mirar el precio del oro en dólares o euros, y les parece que está bajando. Mientras, en el resto de monedas el oro está realizando su función de reserva de valor perfectamente.

Argentina…

Venezuela…

Aprended la puñetera lección, aunque sea dolorosamente por no hacerme puñetero caso.

Os lo dije, maldita sea. Pero mi misión es avisar, no ponerme en la piel de los demás para hacerlo. Cada cual recibe lo que se merece según sus actitud, por acción o por omisión.

Ésa es la auténtica justicia.

Sólo me interesa el oro

Gracias al oro que acumulé en mi última época de abundancia estoy yendo pa’lante en esta época de quietud.

Porque lo importante es el flujo de efectivo – ya trataré de ello en otro post. Y por eso me compré ayer una edición en papel de “El cuadrante del flujo del dinero“, para reforzarme los conceptos.

Para que mi próxima, y cercana, nueva época de abundancia sea más abundante, y esforzarme en que sea ya permanente.

Y por eso, de Karatbars sólo me interesa el oro, y más concretamente sus Classic Karatbars de 1 gramo, 2.5 gramos y 5 gramos. Y nada más.

Porque hace unos meses Karatbars realizó una ICO, y puso en funcionamiento una criptomoneda centralizada. Desde mi punto de vista fue un grave error, y por eso no he querido saber nada de dicha moneda virtual, y no sé cómo funciona la cosa. Porque ni me interesa.

Y digo que es un grave error porque esa shitcoin – todas las monedas virtuales centralizadas lo son – ha desenfocado a mucha gente que, en definitiva, nunca le importó el oro y creen que hay que ir por el negociete fácil.

Espero, de verdad, que Karatbars sepa lo que hace, y no acabe metiendo la pata. Porque este tipo de humo acaba siempre esfumándose – hemos visto estos últimos meses como todas estas monedas virtuales centralizadas han acabado en su valor real: cero patatero.

De momento, Karatbars sigue siendo el mejor sitio para conseguir oro a partir de cero, pues fue una genialidad que unieran el oro a un negocio de afiliación. Esto es algo real y tangible. Y que siga así por muchos años.

Mientras, sólo me ocupo de acumular oro físico, que es el único dinero, y de sacar provecho al sistema de negocio basado en el oro. Todo lo demás me resbala.

Porque, repito, es gracias al oro que acumulé en mi última época de abundancia que estoy yendo pa’lante en esta época de quietud.

Si hubiera dependido de las criptomoneditas, ahora estaría buscando comida en los contenedores de basura. Menos más que fui más inteligente y traspasé mis divisas sobrantes a oro.

¡Qué cae el oro!

¿Es la gente tonta del culo?

Sí, la respuesta es: “sí, la gente es tonta del culo”.

Y la gente es tonta del culo porque compra caro y vende barato.

Es más, la gente es tonta del culo porque es incapaz de ver más allá de sus narices y se deja llevar por la circunstancias temporales.

Ejemplo claro, la supuesta caída actual del oro…

La gente ignorante, echándose las manos a la cabeza gritando “¡el oro se hunde!

Los monetaristas keynesisanos diciendo sonrientes, “¿veis? El oro no es más que una piedra amarilla que brilla,” aprovechándose de este momento de fortalecimiento artificial del dólar.

Por cierto, están sobrevalorando artificialmente al dólar de EEUU. Esto suele ocurrir cuando una divisa fiduciaria está a punto de petar. El golpe será terrible y global. ¡Genial!

Pero sigamos…

Como sabemos, el oro es el único dinero y se mide en gramos, onzas, kilos y toneladas, pero si miramos el gráfico que encabeza este post comprobaremos que el oro está en positivo en todas las principales divisas de este mundo, si sumamos sus altas y bajas en los últimos 15 años.

Sí, quien tenga oro desde el 2003, y se haya olvidado de los pánicos y de los excesos, ha protegido su dinero y aumentado su cotización en divisas.

El oro funciona como siempre ha funcionado.

Tomad ésta, gente tonta del culo!!!

Así que, quienes vivan en la zona dólar y en la zona euro deberían frotarse las manos de lo barato que está el oro y comprar todo el que puedan.

Porque la gente que no es tonta del culo compra barato y vende caro.

Sin embargo, la gente que tiene oro que vive en otras zonas, como en Turquía, está respirando con tranquilidad porque el oro les está protegiendo de la caída de su moneda local, la lira…

Así que, la gente que es tonta del culo sólo lo es porque se deja llevar por la propaganda interesada y no se toma su tiempo para hacer su propio análisis. La diferencia entre un individuo inteligente y un tonto del culo es cuestión de diez minutos, lo que se tarda en reunir esta información.

Y el mundo sigue girando sobre su eje de rotación.

Nota final

Ahora, si la gente de mi red de Karatbars se diera por enterara estaría muy bien, porque mi única labor de estos últimos cuatro años y medio ha sido que estuvieran preparados para estos tiempos. Lamentablemente, no sirvió para mucho. Supongo que no me supe explicar, o no quisieron enterarse porque atraje a la gente inadecuada. Pero, ésa es otra historia que algún día contaré.

Ése ha sido mi gran error, no haberme rodeado de gente con la misma misión. Otra lección de la vida aprendida a golpes. Y más que aprenderé.

Luego no digas que no estabas avisado

Si lo dice Kim Dotcom, ya no queda ninguna duda.

Como no entiendo para nada a los humanos, me asombra que la gente no esté acumulando oro masivamente porque no hay casi movimiento en mi red de Karatbars. Y eso que el precio del oro está por los suelos en dólares, y un poco en euros.

Bueno, la gente es listilla y sabe lo que hace, ¿verdad?

¿Verdad?

¿Verdad?

La diversión está garantizada.

Porque, como expliqué en un vídeo hace unos meses, el dominó ya comenzó a caer.

¿Cuánto tiempo falta para el golpe que haga que se entere la población, como en 2007? Quizás tres o cuatro meses, pero la caída se está acelerando.

Este viernes pasado cayó la lira turca, arrastrando al euro…

Y un montón de de bancos europeos están atrapados en Turquía, entre ellos el BBVA español.

Esta pasada madrugada las bolsas asiáticas han perdido 300 mil millones de dólares contagiados por el crash turco…

Esta mañana de lunes, parece que el banco central turco está inflando la lira un poco. Pero es como todas las divisas fiduciarias en estos casos.

Bueno, como digo, cada cual sabrá lo que hace.

Por cierto, te recuerdo que puedes financiarme para que pueda seguir explicando lo que a la gente no le gusta escuchar.