Pero, ¿qué ha pasado hoy en la tele oficialista?

Esta mañana a las 6:48 han emitido una noticia en Informativos Tele5 sobre unos agricultores que han denunciado a la Guardia Civil los “aviones quitalluvias” que les están estropeando las cosechas.

Pocas veces me despierto tan pronto, y menos se me ocurre poner la tele, y hoy ahí estaban los chemtrails en Tele5…

Y por la tarde, otra vez no sé por qué me entran ganas de poner de nuevo la tele y me encuentro con que TV3 entrevista a Daniel Estulin, el cual acusa con pruebas a EE.UU. y Gran Bretaña de estar detrás de los grupos yihadistas terroristas…

image

Daniel Estulin, claro, ha sido entrevistado para promocionar su nuevo libro, pero ha dejado ir que entre los refugiados no es todo como parece y que entre ellos hay elementos terroristas que amenazan a Europa.

Al final, Estulin, cuando le han preguntado por la independencia de Cataluña, la ha liado al decir que entiende que Cataluña quiera separarse de España porque todos los andaluces son unos vagos porque no trabajan nunca. Uy uyuyuy… ¡Ése sí que es un tema intocable!

Entre todo esto, he aprovechado para enviar al hashtag del programa de TV3 el siguiente tuit ¡que han emitido!…

“¿Todavía no se puede hablar en la tele de las “falsas banderas” como la Operación Gladio? Los estados se inventan enemigos internos.”

Ja t’ho dic jo (@jathodicjo_bloc):
Encara no es pot parlar a la tele de les “falses banderes” com l’Operació Gladio? Els estats s’inventen enemics interns. #DivendresTV3

De verdad, ha sido muy extraño encontrarme esto en la tele oficialista… no estamos acostumbrados.

Rompiendo las mentiras sobre el oro

Tras leer algunos comentarios y correos de personas que todavía no entienden que están repitiendo la desinformación y mentiras sobre el oro , voy a explicar algo en lo que mucha gente no cae: el oro no es una inversión y su “precio” es irrelevante.

Aunque parezca una afirmación sin pies ni cabeza, desde que Nixon abolió el patrón oro del dólar en 1971, la propaganda y desinformación de los banqueros centrales ha tratado hacer creer en occidente que el oro es como una acción más y que su precio sube y baja. No hay mentira más lejana de la realidad.

Esa realidad es que el oro es dinero pero el dólar y el euro no son dinero, son divisas fiduciarias creadas de la nada por el monopolio de los bancos centrales. ¿Qué quiere decir esto? Pues que las monedas fiduciarias como el euro y el dólar son papelitos de colores como los billetes del juego monopoly.

Por lo tanto, al “comprar” oro estamos deshaciéndonos de papeles sin valor e intercambiándolos por el único elemento universal que llamamos “dinero”. Así pues, su “precio” es irrelevante porque lo importante es no tener ni dólares ni euros ni otra divisa, si es que queremos proteger nuestro patrimonio.

El valor final de todas las divisas fiduciarias es CERO.

Me da igual comprar un gramo por 40 que por 400. La historia nos demuestra una y otra vez que quienes tuvieron oro pudieron sobrevivir a las catástrofes, crisis y guerras mucho mejor que el resto. Éste es un hecho incontestable, y a este hecho es al que debemos atenernos. Al final, esto es lo único que importa.

El resto de historias es para los que van de listillos sin en realidad saber nada más que la propaganda oficialista.

Y ahora, ¿dónde puedes intercambiar tus papelitos por oro? Pues aquí.

¿Credibilidad? Pues no, gracias

Conozco personas que según qué blogs les recomiendas no van a leer los que “no le dan credibilidad”, aunque sea cierto lo que allí se cuenta.

Son lo que yo llamo “intelectualoides”, acostumbrados a creer, no a buscar la verdad.

Gente que se traga lo que dicen los diarios y otros medios de desinformación masiva; eso sí, se sienten inteligentes y críticos porque “comparan las informaciones en varios medios”.

Realmente me parecen penosos.

Porque en estos tiempos, la verdadera información se encuentra en los lugares más insospechados, y cuanto más lejanos de los medios oficialistas, más probabilidades hay de que estén contando hechos y no invenciones.

La credibilidad queda para los falsos presentadores de sonrisa perfecta que leen historias  manipulativas desde teleprompters.

Por eso hace tiempo que he dejado de lado la credibilidad, ya no quiero saber nada de ella, porque representan las sombras que se reflejan en la pared de la cueva.