Unos cuantos datos curiosos olvidados de la “Historia”

Tras el asesinato del emperador romano Domitiano, el Senado pasó un decreto borrándolo de la memoria colectiva romana. Todas las monedas con su imagen fueron derretidas, todas las estatuas y monumentos dedicados a él fueron destruidos, y todas las menciones de su nombre fueron eliminadas de los registros públicos.

La Armada de 1779 fue un plan naval franco-español (usando 66 barcos de línea, más numerosos bajeles más pequeños) para derrotar a la Armada Real Británica, tomaron las Isla de Wight, y entonces capturaron Portsmouth usando una armada de 40.000 hombres y 400 botes de transporte.

Casi 70.000 civiles franceses fueron asesinados por las bombas de EE.UU. y el Reino Unido en la Segunda Guerra Mundial. 100.000 más fueron heridos, 432.000 casas fueron arrasadas y 890.000 casas fueron destruidas parcialmente.

Hay una villa misteriosa que fue descubierta en Canadá que es 10.000 años más antigua que las pirámides.

El programa eugenésico Nazi se basó en el programa eugenésico de California.

Edward Bernays, el padre de las Relaciones Públicas usó la propaganda para hacer que la mujeres fumaran, hizo popular a los plátanos, hizo que los huevos y el bacon fueran comidas para el desayuno y ayudó a derrocar a un presidente de Guatemala. Su obra influyó en la campaña de los Nazis contra los judíos.

Los censuradores siempre ganan. Al fin y al cabo, a través de la Historia, siempre han tenido más poder que la Verdad y sus mentiras prevalecen a través de los siglos.

¡Pues claro que los nazis tenían la bomba atómica!

Hoy he visto en RT un artículo preguntando si los nazis tenían la bomba atómica,

“¿Estaba desarrollando Adolf Hitler una bomba atómica?” http://actualidad.rt.com/actualidad/181814-hitler-desarrollar-bomba-atomica

y resulta que hace años que publiqué la prueba de que sí la tenían…

Repito el post aquí:

La fascinante historia de la misión secreta del submarino U-234 y la bomba atómica nazi

La fascinante historia de la misión secreta del submarino U-234 y la bomba atómica nazi

Cuando los vencedores escriben la historia, es normal que barran para casa. Todos hemos oído hablar del proyecto Manhattan que permitió la creación de las bombas atómicas que los EE.UU. lanzaron sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki. Pero lo que no suele contarse es que el éxito del proyecto se debió a la pura casualidad… y a los nazis.

Resulta que los científicos de la Alemania nazi habían resuelto los problemas que tenían los científicos en EE.UU., y dado que las fuerzas de la URSS estaban a las puertas de Berlín, se preparó una misión secreta: un submarino con la etiqueta U-234 partiría hacia Japón con la documentación de las investigaciones atómicas, 500 kg. de uranio enriquecido u235, junto a la última tecnología alemana como un ejemplar desmontado del primer avión a reacción y un cohete V2.

Sin embargo, el tiempo actuó en su contra y Alemania se vió obligada a rendirse antes de que el submarino llegara a su objetivo, sobreviviendo a los constantes ataques aliados pues éstos descodificaban los mensajes secretos alemanes. Así pues, el capitán, al recibir las órdenes de la rendición, condujo el submarino hacia la flota estadounidense, siendo entonces conducido al puerto americano de Portsmouth.

Cuando las fuerzas estadounidenses repasaron la carga del submarino se llevaron la sorpresa de sus vidas. Y así, unos meses después todo el material atómico llegó a Japón, pero no de la forma en la que había sido planeado originalmente. Ironías de la historia.

En el siguiente documental alemán subtitulado al castellano puedes conocer todos los detalles de esta fascinante historia: