Muchas gracias, este blog continúa un año más

Muchas gracias a todos los que me habéis aportado Paypal estos últimos meses; eso me ha permitido, entre otras cosas, poder renovar el alojamiento en WordPress de este blog para un año más.

Eso me permitirá seguir aportando mi idiosincrásico punto de vista como contrapunto durante un año más. ¡Genial!

Deseo que los lectores de este blog sigáis encontrando motivos de interés para continuar apoyando mi labor. Gracias, gracias y gracias.

Y ahora, algo diferente…

Unas pruebas que he realizado con la app de edición de vídeo para Android, InShOt:

Seguimos adelante, con altos y bajos, con baches e imprevistos. Como tiene que ser.

202 Lectores

Estaba probando el acceso a través de Firefox en un miniportátil Acer Aspire One que tengo desde hace unos años, y me he dado cuenta de que ahí fuera ya sois 202 individuos interesados en las actualizaciones de este blog, sea por correo electrónico o por el propio seguimiento de WordPress.

Es curioso, porque suelo seguir las estadísticas de mi canal de YouTube, pero las de este blog no las suelo mirar. Y eso que suelo tenerlas delante de mis narices.

Y es más curioso, porque llevo años escribiendo en este espacio y todavía no había alcanzado en todo este tiempo ni este par de cientos de lectores interesados por este blog.

Bueno, pues me toca agradecerte que estés ahí recibiendo lo que publico aquí, porque sé que este blog no es el blog más accesible de la blogoesfera. Es más, ya sabes que es justo lo contrario, difícil de encontrar y, muchas veces, complicado de digerir. Por eso tu seguimiento es un mérito del que estoy enormemente agradecido.

Por otro lado, normalmente suelo escribir desde mi móvil, con una pantalla de 5 pulgadas y un teclado virtual pequeñísimo para mis gruesos dedos. Es una cambio hacerlo desde un teclado adecuado. Puede que me acostumbre a encender de vez en cuando este miniportátil y escriba otras veces desde aquí.

Pues ya está, una actualización en una tarde de sábado lluviosa y tranquila para constatar este hecho estadístico.

Otro rato, más.

Y hoy, ¿qué?

Nueve y media de la noche, acabo de poner a los niños a dormir.

Hace frío y quiero irme ya también a dormir, plantado bajo mi calentita manta.

Pero todavía tengo que escribir mi post diario.

Busco una imagen para ponerla como protagonista del post, como otros días, pero no me decido.

Así que hago una captura de las imágenes mientras escribo esto y la coloco aquí…

Es una de las ventajas de escribir desde el móvil.

Muy bien, el expediente ya está cumplido: éste es justo el post de hoy.

Mañana a ver si se me ocurre algo con más sustancia que atraiga la atención de los lectores.

Mientras, estoy bajo la manta y voy a dejar de escribir esto; repasaré algunas noticias, me desconectaré del móvil y me pondré a dormir.

Eso es.

Este blog es mío

¿Alguien recuerda las veces que he explicado que no soy de nadie más que de mí mismo?

¿Que las etiquetas no me importan?

¿Que no soy de los tuyos sino de mí mismo?

Intentar convencerme de algo es futil.

Y lo que escribo no es para comenzar conversaciones.

No suelo ir a otros blogs a comentat salvo en contadas ocasiones, y cuando lo hago no pretendo convencer de nada al bloguero de turno.

Cada blog es propiedad de cada bloguero para que escriba lo que le dé la gana.

Y los comentarios no tienen mucho sentido, desde mi punto de vista.

¿Para qué sirven?

¿Qué objetivo tiene la gente que escribe comentarios más largos que el propio post?

¿Tienen algún problema que les impulsa a aleccionar a los demás?

La palabra blog procede de la expresión web log, o sea, diario en la web.

La idea es tener un lugar abierto para expresarse como un diario.

Y este blog, desde junio de este año, es un lugar en el que expreso mis ideas diariamente.

Yo escribo, los lectores leen.

Que no se me entienda mal, estoy muy agradecido a quienes me leéis, por supuesto.

Todo el que escribe lo hace para ser leído por alguien.

Ése es el único objetivo.

Y, pese a todo, está bien que algunos lectores expresen de maners corta y concisa lo que les sugiere su lectura de lo que expreso.

¿Quizás los comentarios sirven para eso?

Pero no entiendo la intención de los que se creen más listos que este autor y escriben parrafadas tan largas que acabo por no leerlas, por puro cansancio.

Son una pérdida del talento de los comentaristas y de sus comentarios, que deberían ser posts en sus propios blogs para deleite de sus propios lectores.

Quien quiere un debate usa un foro pero no la sección de comentarios de un blog.

Es más, mi blog tiene muy poca audiencia respecto a otros lugares en la red.

Tan poca que por eso me gusta escribir en él, es un lugar tranquilo en el que escribo y ahí lo dejo para una supuesta posteridad.

Nada más ni nada menos.

Expreso lo que pienso, quizás puedo ser una influencia pero no intento convencer.

Vamos, que hay pluralidad de ideas en la red y cada cual puede ser masajeado en sus preferencias.

No tiene por qué sentirse molesto porque alguien escriba cosas que no son de su agrado.

Hace click en el navegador, escribe otra url y su mente ya está a salvo en otro lugar.

Sin problemas.

Voy a seguir escribiendo igualmente.

Este blog es mío, no de mi audiencia.

Mis ideas, y mis posiciones, que suelen csmbiar al añadir nuevas experiencias son las que son.

No pienso dejar de ser yo mismo para agradar a nadie.

Eso lo hacen el 99,99% de los otros blogueros, por cierto.

Veremos que se me ocurre escribir en el siguiente post.

Ahora son las 00:32 CET y este ya es el post de este nuevo día jueves, escrito a oscuras desde mi móvil, a punto de dormirme.

Una nueva mejora para este blog

Gracias a todos los que me habéis aportado vuestra generosidad estos dos pasados meses a través de paypal, este blog por fin ha consolidado su dominio.

Fíjate que su url ya no es una redirección de http://www.jmgoig.org a https://jmgoig.wordpress.com sino que aparece directamente https://jmgoig.org en una conexión segura https.

Realmente hacía tiempo que quería realizar este cambio, pero necesitaba una pequeña estabilidad en mis ingresos de paypal para realizarlo. Y repito, gracias a todos los que me habéis apoyado con paypal lo he podido hacer mediante una subscripción de pago anual a wordpress.com.

Sí, es un pequeño cambio para este blog, pero en la dirección correcta hacia delante.

No puedo evitar estar hoy contento por ello 😀