¡Los catalanes somos supremacistas!

Por ahí pulula una nueva mentira contra la gente catalana, vomitada por los nazionalistas españoles: que los catalanes somos supremacistas.

Y quién sabe, quizás confundan supremacismo con nuestro orgullo innato por sentirnos de esta maravillosa tierra.

Porque seguramente hayan otros lugares geniales para vivir, pero Cataluña, sin duda, es uno de ellos.

Por eso millones de individuos nos visitan cada año, y darían cualquier cosa por quedarse.

Porque éste es un territorio de tierra fertilísima, donde no falta el agua dulce, entre la playa y la montaña.

Un territorio con frío y calor pero sin extremos, con la lluvia necesaria pero sin grandes catástrofes naturales.

Es un lugar que, si hubieran paraísos, se parecerían a Cataluña.

Y los catalanes somos tranquilos, amables, y con una paciencia casi infinita – porque hay que tener una paciencia casi infinita para aguantar tanto odio lanzado contra nosotros sin motivo.

La verdad, no sé qué hice bien en mis vidas anteriores, pero nacer aquí ha sido un excelente privilegio.

Y es este orgullo natural el que quizás no se entienda en el exterior, y nos vean a los catalanes altivos y supremacistas desde sus ojos llenos de envidia.

Sin embargo, no podemos, ni debemos, disculparnos por ser como somos, productos de este maravilloso lugar, de este clima, de esta tierra, de este mar Mediterráneo que nos baña y nos da su luz y su calor.

Así que, quien quiera enfadarse y patalear porque se siente inferior, tiene todo el derecho. Nosotros, desde nuestro supremacismo catalán, los ignoramos y seguimos a lo nuestro, y punto.

Por no escuchar al pasado

Las Piedras de Tsunami de Japón son antiguas piedras erigidas por toda la costa de Japón para avisar a las nuevas generaciones de los tsunamis devastadores, y muestran donde se puede construir para escapar del desastre.

La mayoría de ciudades golpeadas por el tsunami de 2011 en Japón ( que causó el desastre de Fukushima )  fueron construidas debajo de las cientos de antiguas piedras marcadoras que avisan de no costruir bajo ese nivel.

Ya, sí, en esta época de cientificoides tan sabios que llaman mito a todo aviso antiguo y lo ignoran, ¿qué otra cosa podría ocurrir?

No escuchar a los avisos del pasado siempre se paga.

¿Aprenderemos alguna vez?

Por cierto, aquí en el Mediterráneo tenemos esta perla…

Hay una creciente preocupación por el Campi Flegrei – un supervolcán muy cercano de la ciudad italiana de Nápoles – que podría erupcionar de nuevo por primera vez desde 1538. Las erupciones previas provocaron inviernos volcánicos globales, causando destrozos generalizados en las cosechas que resultaron en hambrunas.

Nota: por cierto, el terremoto que produjo los tsunamis en Japón en 2011 fue provocado – ésa es otra historia, pero eso no quita que los japoneses ignoraron los avisos de sus antepasados y eso hizo que el desastre fuera peor.