Retirada estratégica

Llevo ya dos meses sin publicar un nuevo vídeo en mi canal de youtube. En realidad, no pasa nada, ésa es la idea.

No, youtube no me ha cerrado el canal. No, no tengo esa suerte que tienen muchos de haber sido ‘censurado’ directamente, aunque la desmonetización, la caída de subscriptores y el ocultamiento de mis vídeos es una forma de censura encubierta.

Más que nada, lo que me ha hartado han sido los últimos cambios en las reglas del contenido de youtube, ¿qué es eso de que no se puede hablar del tongo del robo de las elecciones de EEUU y del ataque del virus chino? La gota que colmó mi vaso.

Ya, ya sé que algunos se han alegrado de mi ‘desaparición’, porque que desaparezca la competencia siempre alegra a los codiciosos, y sé que para la mayoría ni les importa porque nunca supieron ni que existía. En fin, que ,aunque no lo parezca a veces, conozco perfectamente mi sitio.

Y tampoco me han suspendido mis cuentas ni de twitter ni de facebook ni de instagram. Lamentablemente, no puedo ir por ahí llorando con satisfacción para aprovecharme del victimismo imperante, y así lograr más seguidores porque me eliminaron por ‘contar la verdad’, como hacen otros. He dejado de usarlas por la misma razón que youtube.

Sé que estos ‘sacrificios’ no suelen servir para nada. Porque el mundo sigue girando y quien desaparece es olvidado al instante, en esta red de redes. Y sé también que mi ‘legado’ de estos pasados años también quedará en el olvido substituidos por la novedad más nueva y novedosa. Las cosas como son.

Pese a todo, no vuelvo al punto de partida, porque toda la experiencia que he recopilado todos estos años ahí está, aunque no se vea. El lugar en el que estoy es bastante elevado y, aunque me haya detenido por un tiempo, no pienso dejar atrás todo lo bueno que he conseguido. Ésa es la base en la que me apoyo.

En estos momentos ni leo los comentarios en mi canal de telegram, así que puede ser tomado por los desaprensivos sin mi administración controladora. Cada cual es libre de actuar según sus planes y aprovecharse de la situación, como es normal.

Me he ido. Me he escapado. He huído del ruído diario, de la última gran tontería tan importante que ‘despertará a la Humanidad’. Ya me da igual la última catástrofe globalista que nos esclavizará para siempre.

Sin embargo, no es más que una retirada estratégica. Por un tiempo más voy a liberar mi mente del pasado, y voy a adaptarme a estos nuevos tiempos totalitarios, a esta nueva circunstancia previsible. Y seguiré mi camino por donde vea conveniente.

Y por todo esto es que nunca he querido parecer un gurú, como algunos que pueden venirte a la mente, y en cada etapa he dejado a otros atrás que, supuestamente, han creído que los abandonaba. Nada de eso. Siempre he explicado que cada cual recorre su propio camino y que no hemos hecho más que cruzar nuestros caminos en cada momento. El individuo independiente es lo único posible.

Así que, voy a continuar rellenando palabras en este blog y a imaginar lo que crearé nuevo para el futuro próximo. A veces hay que recular para ver el punto en el que uno se encuentra, retomar fuerzas, y encontrar otros caminos inesperados. Estoy en ello.

Y también me desapego de facebook e instagram

Poco tiempo después de la publicación de este escrito, desvincularé la compartición automática de este blog con facebook, y también eliminaré los botones de compartición manual y los enlaces a mis cuentas de facebook e instagram.

No, no borraré mis cuentas de facebook e instagram, como tampoco lo hice de twitter, pero dejaré de usarlas. Todo el contenido quedará en línea hasta que las empresas lo estimen conveniente.

Si has accedido a este escrito desde la página de facebook de Crónicas Subterráneas, puedes seguir este blog a partir de ahora siguiendo uno de los pasos clásicos:

  1. Puedes subscribirte para recibir las actualizaciones por correo.
  2. Si tienes cuenta de wordpress, puedes seguir este blog.
  3. Puedes añadir el RSS de este blog a tu agregador de RSS favorito.
  4. Puedes marcar esta web en tus favoritos de tu navegador y visitarlo de vez en cuando para ver si hay actualizaciones.
  5. También puedes seguirme en gab y minds, mis enlaces están en el pie de este blog, de momento.
  6. Y, finalmente, seguirme en mi canal de telegram.

Sí, ya sé, esto es como volver a 2005, pero llega un momento en el que se alcanza un límite, e internet no es propiedad de las empresas de las ‘redes sociales’.

Este blog es un lugar que me cuesta dinero – pago por el alojamiento y el dominio -, y esfuerzo; y ya es hora de que las cosas vuelvan a su lugar original. Así que, éste es el momento en el que me planto en bastos.

Por supuesto, esto hará que pierda más ‘visibilidad’, pero bueno, no es que ha tenido mucha en todos estos años, este blog sigue pareciendo todavía como si estuviera ‘por descubrir’ – otro día explico por qué.

Así que, sigo aquí, mientras me dejen – oh, estas frases lapidarias.

Un año de la República de Catalunya de facto


Dice Carles Puigdemont, President de la República de Catalunya, en uno de sus últimos posts en Instagram que “El mandato y los resultados del 1 de octubre son válidos. La declaración del 27 de octubre es válida. Esto sigue adelante. Si el Estado español quiere hablar y negociar, lo haremos. Y si persiste la negativa, pasaremos de la ‘República de facto’ a la ‘República de iure’.

Por supuesto, pero el caso es que tras un año – que se cumplirá justo mañana – no veo que más hay que esperar, porque está ya visto que no hay nada que negociar.

Así que, pasemos de página y asentemos la República de una vez por todas. O mejor dicho, de una puñetera vez.

Ya no hay más que esperar. Menos hablar y más actuar.

Opción Troll Fase Dos

¿Qué es la Opción Troll? Aquí puedes leerlo.

Y como expliqué…

“…en caso de elección me decantaré por la peor opción, por la opción que haga que este blog deje de tener lectores, si esa opción hace que tengan un ataque de nervios.”

Y así lo hice.

Me decanté por el bando de la República de Catalunya.

Me decanté por el bando de esos ineptos catalanes a los que han convencido de que con lacitos amarillos podían establecer su estado.

Esos ilusos catalanes que recolectan dinero para pagar los chantajes del gobierno español pero no para contratar mercenarios que rescaten a los políticos secuestrados y expulsen a las fuerzas de ocupación.

En fin.

Ahora, he comenzado mi segunda fase.

He comenzado a escribir en Twitter, Instagram y Facebook únicamente en catalán, aunque respondo en inglés o castellano según la lengua en la que se me dirijan.

He comenzado a dejar libres ciertas ideas que tenía en reserva para este momento.

Y están saliendo esas falsas amistades catalanófobas.

Porque, como he tuiteado…

Diuen que no creuen en les fronteres, però això sí, que no toquin les fronteres d’Espanya. Diuen que no creuen en els estats, però això sí, que no toquin l’unitat d’Espanya. Diuen que creuen en la multiculturalitat, però això sí, que tothom parli castellà. Així són de coherents.

Es curioso como los súbditos defienden a sus amos para seguir siendo súbditos. Allá ellos.

También, estoy dejando de seguir a dichos catalanófobos que vayan descubriéndose al responder mis posts.

Por supuesto, eso no es censura, porque pueden seguir cayendo en sus errores, pero que no cuenten con mi seguimiento. Es justo lo mismo que han estado haciendo conmigo, por cierto.

Sí, ojo por ojo, diente por diente.

Como he escrito hoy en Facebook…

“El pacifisme vol dir no ser l’atacant. Però si et donen un cop de puny a la galta, el següent pas és que l’agressor es trobi amb el teu puny a la seva galta. Aquesta “paciència” és el greu error de la narrativa catalana, encara que jo no crec que sigui un error sinó una estatègia dels polítics traïdors catalans adherits al Règim del ’78 per deshabilitar la força dels catalans. Estem a una mica més de dos mesos per al primer any de la República i ja va sent hora de què la gent se n’adoni. És bastant evident.”

Todas las acciones tienen consecuencias, y estoy determinado a conseguir las consecuencias que tengo previstas con mis acciones.

No hay medias tintas.

En todo caso, que nadie crea que pretendo convencer a alguien de algo.

Cada cual que crea lo que le parezca, según sus circunstancias.

Es mi opción personal, y seguirá siéndolo aunque me quede solo y el resto del mundo me dé su espalda.

Vuelvo a Instagram

No había vuelto a usar instagram desde agosto del 2017.

Tengo mi cuenta desde abril del 2012, bastante antes de que la comprara Facebook.

Me lo he vuelto a instalar y mi idea es volver a mis orígenes, a publicar arte fotográfico.

View this post on Instagram

Happy days

A post shared by José Manuel Goig (@jmgoig) on

Pues eso, a ver qué me sale ahora.