Sobre esa cosa llamada Estado y otras cosas eternas

Que la Constitución española no contemple la secesión es irrelevante. Cualquiera puede escribir negro sobre blanco que también los que no estén de acuerdo harán lo que les venga en gana. ¿Alguien ha aprendido algo de la #Historia Humana y su comportamiento?

Vamos, que la cosa va así: Todo individuo es soberano y tiene el ‘derecho inalienable por la Gracia de Dios (LOL)’ a juntarse o separarse de otros individuos creando o rompiendo Estados, Religiones o Asociaciones de todo tipo, sin justificaciones o argumentos.

Quien quiera malinterpretarme es libre de hacerlo, me da igual. La cosa es que en esta situación actual estoy muy cómodo siendo parte del Reino de España y no tengo ninguna intención de romperlo. Pero eso no significa que la realidad sea como es.

Los que se creen que su Estado es eterno e irrompible y su Dios es todopoderoso e infalible necesitan un buen deslavado de cerebro para salir de su burbuja de unicornios rosas y arcoiris múltiples. O no.

Escrito primero en ‘Caos y desorden’ https://bit.ly/3UwpCEB

El pánico a lo descontrolado

Durante miles de años el ser humano habitó un mundo de escasez y dificultad, por eso le cuesta tanto adaptarse a este nuevo mundo de abundancia y comodidad.

Quizás tenía algún sentido el concepto de reparto de los recursos en el antiguo mundo de escasez, pero ese concepto ya no es válido ahora que se ha demostrado que la tecnología provee recursos de sobra para cada humano. Es una nueva época distinta

Cuando los robots y la automatización ya realizan el trabajo duro, ya no tiene ningún sentido la idea del esfuerzo físico realizado por humanos. La hoz y el martillo quedó en el pasado. ¿Robots del mundo, uníos?

Internet ha convertido a cada individuo en un nodo, los viajes rápidos y baratos han roto las fronteras, los traductores automáticos destrozaron las barreras lingüísticas. El concepto de tribu-nación ha sido derrotado pese a la resistencia de los patrioteros.

Pese a todo, es comprensible la resistencia de millones de mentes que se aferran a un mundo que ya no existe. La aceleración de los cambios es de vértigo. Las nuevas reglas se crean y quedan obsoletas cada día. El pánico a lo descontrolado está dominándoles.

¡Gracias por leer ‘Caos y desorden’! Subscríbete gratis para recibir nuevos escritos y apoyar mi labor.

Escrito primero en ‘Caos y desorden’ https://bit.ly/3Tyqgkk