Las criptodivisas no son reserva de valor

Estoy viendo publicaciones de ciertos líderes para mentes galácticas que hablan de reseteos y sobre criptodivisas como reserva de valor.

Además, alaban a los BRICS como si fueran los salvadores de la Humanidad.

Antes de nada, explicar que no tengo nada en contra de estas personas y, es más, estoy de acuerdo con ellas en muchos otros temas de los que tratan.

Pero éste es mi campo, y me veo en la responsabilidad de concretar este asunto.

Primeramente, ¿qué es una reserva de valor?

Hablamos de que un medio es reserva de valor cuando mantiene o aumenta su valor, su poder adquisitivo, a través de los años, incluso de los siglos.

Las reservas de valor se mantienen en el tiempo porque no dependen ni de regímenes políticos ni de las monedas temporales que éstos ponen en circulación.

Hasta este momento, los únicos medios que podemos considerar como reserva de valor son el oro, la plata, las tierras y el arte.

Nada más, estos cuatro medios están comprobados a través de la experiencia de siglos.

Precisamente, las grandes familias con riqueza transgeneracional saben utilizar estos medios de reserva de valor para mantener y aumentar su riqueza generación tras generación?

¿Nos suenan los Rothschild, Rockefeller, Warburg?

Por eso siempre digo que el oro lleva 3000 años superando a crisis e imperios.

En cambio, las criptodivisas son un invento reciente que ni tan siquiera cumplen con los requisitos del dinero.

Son bits electrónicos que pueden funcionar como divisas, y nada más.

Unas fiduciarias y otras avaladas con algo.

Incluso estas nuevas criptodivisas que dicen que están avaladas por el oro de China y Rusia no pueden ser reserva de valor.

Porque todos los países, estados y regímenes caen más pronto o más tarde.

Y porque no se puede confiar en la palabra de ningún gobierno de ningún estado.

¿Cuando caigan dichos estados a quiénes se tendrá que reclamar para intercambiar dichas criptodivisas por el oro pertinente?

Porque una divisa avalada con oro significa que en cualquier momento se puede canjear por el oro equivalente.

Por eso, ¿por qué tener una criptodivisa avalada con el oro de un estado cuando podemos tener el objeto real, el oro físico, en nuestras manos?

Pues eso.

Que esto huele muy mal.

En fin, personalmente no me fío de nada que esté avalado por un estado y menos por los BRICS, conjunto colectivista antihumano. 

Las criptomonedas son aire por mucho que digan que hay oro detrás. 

Prefiero el oro físico en mano que el aire digital volando.

Por otro lado, eso del reseteo es una tomadura de pelo. 

La gente no va a ser liberada de un día para otro porque el problema no está en la falta de dinero sino en sus mentes. 

Nadie puede liberarnos porque la libertad ya está dentro de nosotros.

En todo caso, debemos reactivarla.

Así pues, me repito…

Cuidado con los listillos del culto de las criptodivisas. 

Ni el Ethereum ni el Bitcoin ni ninguna otra criptodivisa son reservas de valor, aunque las avalen los países. 

La clave está en la palabra divisa

Ninguna divisa cumple con los requisitos de reserva de valor. 

Ninguna divisa es dinero, es una representación del dinero, como un cheque.

Sólo el oro, la plata, las tierras y el arte conservan su valor a través de los siglos. 

Es un hecho comprobado que muchos desdeñan por el corto plazo.

Y, sobre todo, cuidado con el buenismo salvador.

No quemes puentes, camina sobre ellos

Debes alejarte de las personas y lugares que te impiden expresarte, y experimentar tu verdadero potencial interior. Lo diré, nadie está aquí para salvar a nadie.

Las personas que quieren ser ‘salvadas’ simplemente quieren eso. Las personas que están listas para conocer ya están reuniendo los conocimientos necesarios y se agrupan con personas de ideas afines. Eso es. No somos capaces de salvar a nadie de verdad. Lo único que podemos hacer es ofrecer el camino, la puerta y las llaves, pero los individuos deben aprender a través de la experiencia tomando esos pasos para desbloquear la verdad ellos mismos.

Ésta es una experiencia mística, alquímica que ocurre dentro y lleva una vida entera para entenderlo. Todo el que está aquí ahora, ha estado haciendo esto y preparándose, consciente o inconscientemente, durante mucho tiempo. Esto ha estado sucediendo por eones y ésta es simplemente la forma en que sucede.

Si todo sucediera en una noche, ¿el conocimiento adquirido sería realmente interesante o eterno? Elige a quién permitas entrar en tu vida y sólo permanece y permitas que tu energía se establezca en torno a aquéllos que son parecidos o están dispuestos a aceptar el cambio. Así es como funciona esto.

Aquéllos que no están dispuestos, no es que no se estén esforzando lo suficiente. Es que están tan atrapados en los miedos creados por el hombre, los delirios y las preocupaciones que tratarán de usar a otros como una excusa para seguir ignorantes, y esto es una forma de vampirismo energético.

En resumen, saca a los vampiros de tu vida, no esperes, no intentes arreglar las cosas. Simplemente aléjate de los vampiros de energía y encuentra a aquéllos que están tan cerca de tu energía que hay un intercambio equilibrado de conocimiento y emoción. Ése es el mundo real, ése es el futuro de la Humanidad.

P.S. – Camina sobre los puentes. No hay necesidad de quemarlos. Que se queden. ¡Si una persona merece estar en tu vida, caminará sobre ese puente para llegar a ti!

Traducido del inglés: https://www.facebook.com/notes/aug-tellez/do-not-burn-bridges-walk-over-them/1612043499119923

Encontrado en: https://ascendingstarseed.wordpress.com/2017/01/13/do-not-burn-bridges-walk-over-them/

El único problema clave que hay que solucionar

Todos, absolutamente todos los problemas que hacen que esta sociedad sea anti-humana parten de un único lugar: el monopolio de la creación del dinero de la nada.

Ya lo dijo un Rothschild: “El Imperio Británico domina al mundo y yo controlo al Banco de Inglaterra que domina al Imperio Británico.” – o algo parecido.

¿Puede haber algo más obvio?

Por supuesto, antes de que hubiera este monopolio este mundo también era injusto, sin equilibrio y con guerras, pero al menos los poderosos tenían que currarse su posición.

Actualmente, desde la implantación de la moneda fiduciaria mundial, el petrodólar, hace más de cuarenta años, los poderosos ya no temen perder su lugar.

Y si analizamos la historia, es justo desde hace cuarenta años que el neofudalismo diseñado a principios del pasado siglo XX ha avanzado a pasos agigantados, y se ha consolidado.

No es una coincidencia ni una casualidad.

Una herramienta tan útil como el dinero para las relaciones humanas ha sido tergiversada de tal manera que muchos lo culpan de todos los males. No, no nos equivoquemos, no es el dinero el culpable, porque actualmente la población no usa dinero, usa divisas fiduciarias sin valor material. Unas divisas fiduciarias creadas y controladas por un puñado de individuos que son los auténticos dueños de este mundo.

Y la clave del problema no está sólo en que haya divisas fiduciarias sino sobre todo en el monopolio de su creación.

Éste es un concepto que tenemos que tener claro o llegaremos a conclusiones equivocadas, cosa que favorece a los señores feudales, y por ello les interesa introducir ruído y falsedades a su alrededor.

Conclusiones equivocadas y catastróficas como el colectivismo.

Los señores neofeudales actuales, siguiendo la estela de John D. Rockefeller, odian la competencia, odian el capitalismo, odian la libertad y odian la individualidad. Porque aman a la plebe obediente y manejable.

A través de la producción ilimitada de deuda nos esclavizan a todos, pero de formas sutiles para que la mayoría crea que es libre en sus acciones y decisiones. No hay mejor esclavo que aquél que no sabe que lo es.

Al ser los propietarios de las divisas legales, son los propietarios de los gobiernos, de las religiones, de los ejércitos, de los medios de comunicación masivos, de las farmacéuticas, de los productores agrícolas… vamos, que no queda nada lejos de sus zarpas. Son los creadores de la verdad que la mayoría tiene como credo.

Lo pueden comprar todo sin esfuerzo alguno.

Y como buenos “cuidadores” de este zoo que llamamos “mundo“, usan las guerras para controlar el número de la población y causar migraciones, según sus intereses estratégicos.

Y todo, todo este poder tiene su punto de inicio, volvamos a decirlo: el monopolio de la creación del dinero de la nada.

De ahí parte todo. Absolutamente toda esta esclavitud.

Y la solución es muy sencilla, tan sencilla que la población podría aplicarla en cualquier momento: no aceptar los billetes fiduciarios que fabrica esta élite.

Ésa será la desobediencia suprema. En ese momento, este poder que todo lo controla dejaría de ser poder. Porque el “poder” sólo lo es porque se le obedece. Sin obediencia, no hay poder.

Eso no significa que desaparezca el dinero, porque, como ya he mencionado antes, el dinero no es más que una herramienta. Un martillo puede matar, pero también clava los clavos para construir.

Así pues, el dinero, como toda herramienta depende del uso con el que lo utilicemos.

El dinero tiene que volver a ser un mero medio de intercambio de bienes y servicios. Y el dinero tiene que volver a ser libre, no puede ser controlado por nadie, ni por un estado por muy “democrático” que fuera.

El dinero volverá a determinar la riqueza y la pobreza, pero cualquiera podrá cambiar su estatus según su esfuerzo e inteligencia, no estará obstaculizado por una élite criminal y mafiosa que lo mantenga en la pobreza para esclavizarlo.

Las reglas del juego volverán a estar claras y nadie las tergiversará a su favor.

Y todo esto sólo sucederá cuando esta minoría minoritaria pierda su privilegio de controlar el monopolio de la fabricación del dinero del aire.

La Humanidad puede salvarse sólo si le da la gana hacerlo, si mueve su culo para hacerlo. En caso contrario, bien, ya podemos imaginar cómo va a acabar todo este espectáculo degradante.

Divisiones artificiales contra la Humanidad

image

“Divididos por la religión.
Divididos por fronteras.
Divididos por la política.
¿Alguien más comienza a sospechar que somos más fáciles de controlar si estamos divididos?”

Hay quienes entienden mal esta referencia a la división y no paran de decir estupideces como “el pueblo unido jamás será vencido.

En realidad, las élites aman el colectivismo, porque es mucho más sencillo manipular a la masa, al rebaño, que a los individuos con pensamiento independiente.

La idea de que hay “división de clases” es una estupidez más inventada por la élite para dirigir a la masa. Al fin y al cabo fue un Rothschild el que estuvo tras la financiación de Marx.

Es importante saber distinguir entre las divisiones artificiales como los estados, religiones y política, y las divisiones naturales como hombre y mujer.

Sí, existe una Humanidad que nos engloba a todos, pero esta Humanidad está compuesta de individuos.

El individuo es el fin y el principio del todo.

Las guerras, y otras catástrofes provocadas artificiales, se acabarían de inmediato sólo con que cada individuo tomara conciencia de sí mismo. Pero eso es justo lo que no quieren ni los feudalistas de la élite ni los colectivistas de la plebe.

La auténtica pluralidad consiste en que cada individuo desarrolle sus cualidades como ser. Porque la Humanidad es el conjunto de las aportaciones de estas cualidades.

Tratar que el individuo esté subyugado a un ideal de sociedad es anti-humano. Es justo de esta manera que la Humanidad será destruida.