La peli que más aman las feministoides

Por supuesto, el título lo he escrito con sarcasmo. Me refiero a la película estadounidense “Siete novias para siete hermanos”.

El argumento es bastante sencillo: un macho humano baja de las montañas para encontrar a una hembra humana con la que aparearse y crear una familia. Y lo consigue en unas pocas horas. Pasa el tiempo y sus seis hermanos deciden que quieren hacer lo mismo. Así que bajan al pueblo y secuestran a seis hembras que les gustan. Y el lío está servido.

Recuerdo que de niño un familiar mío me llevó a ver esta película en uno de los cines de barrio que todavía existían en L’Hospitalet de Llobregat. Esos de doble sesión en los que se podía ver la misma película varias veces con la misma entrada.

Es una película muy natural, aunque rodada toda en interiores con paisajes pintados, allá en los años ’50 del siglo pasado, cuando nadie se hubiera imaginado el nivel histriónico de la estupidez a la que se ha llegado actualmente. Incluso en Hollywood.

Tiene canciones bonitas:

Y excelentes coreografías:

Siete novias para siete hermanos” es una película entretenida de sábado por la tarde para disfrutar del arte cinematográfico que sabían hacer en otras épocas donde la gente se complicaba menos la vida.

Bueno, si eres una feministoide, pues no la veas.

Una curiosidad sobre Aretha Franklin

Aretha Franklin, la llamada Reina del Soul, está a punto de palmarla, si no la ha palmao ya cuando leas esto.

Y una de sus canciones más reconocidas es “Respect“, un himno feminista, que trata de una mujer que pide respeto a su hombre…

El problema es que no es su canción, sino que la original es de Ottis Redding, en la que pide respeto a su mujer cada vez que llega a casa del trabajo, ¡justo lo contrario!…

“… te doy mi dinero, pero todo lo que te pido al llegar a casa es ¡respeto!“.

Vamos, que es otra apropiación masculina de las feminoides en su misión para destruir a los hombres.

Supongo que pensaron que tenían que usar nuestras armas y girarlas a su favor. Qué listillas.

Es que esas mujeres no saben escribir ni sus propias canciones feministoides y tienen que copiárnoslas a los hombres.

Creo que ya es hora de pararles los pies definitivamente, no hacer caso a su falso victimismo que usan para abusar de nosotros, y poner las cosas en su sitio.

Oh, vaya, ya me ha salido otro escrito opuesto a la narrativa oficial de los arco iris, unicornios y ositos de caramelo que prima en el cinturón rojo en el que vivo.

Pero cómo se me ocurren estas cosas 😸.