El vídeopast: Testigos del pasado

Los radiopast fueron unos aparatos hechos públicos comercialmente en 2025. Unos años antes se había descubierto como amplificar y modular las frecuencias sonoras emitidas en un lugar en horas, días, semanas, meses, años y décadas anteriores. Estos aparatos podían ya recoger las ondas sonoras de tiempos concretos. Es decir, se podía especificar escuchar las conversaciones ocurridas en una habitación en una fecha concreta, exacta. Y tenían un sistema de grabación en mp3 para escuchar lo ocurrido una y otra vez.

Y tal como tenía que suceder, pasaron tan sólo cinco años para que apareciera el vídeopast. Y las cosas se volvieron, digamos, extrañas. ¿Quién querría ver y escuchar cómo sus padres les concibieron? ¿O ser testigo de crímenes horrendos? El pasado había dejado de ser un secreto. No es que los gobiernos totalitarios tuvieran cámaras para grabar el presente, es que ahora ni el pasado era privado. El ser humano quedaba atrapado por sus propios hechos. Ya no había escapatoria.

Las repercusiones fueron ya inconcebibles, ilimitadas. Los historiadores ya no necesitaban deducir el pasado e interpretarlo. Ahora podían ver los acontecimientos históricos con sus propios ojos y sorprenderse de los enormes errores y tergiversaciones de sus colegas del pasado. Podían entrar en el palacio de Versalles, calibrar el vídeopast en una sala, en una fecha concreta, y ver y oir lo que allí ocurrió exactamente, en donde tenían enfocado. Se hacía una grabación en 360 grados y, voilà, la escena completa de una fecha señalada.

Ni que decir tiene, que revelar exactamente los hechos del pasado podía ser peligroso. La élite humana se arrepintió casi inmediatamente de haber permitido la venta al público de estos aparatos. Ya había sufrido un gran golpe con la aparición de internet. Ahora se les coló un aparato demoledor, que rompía las mentiras construidas para la paz social, es decir, para la buena manipulación de la masa. Y, precisamente, el choque psicológico de saber lo que no tenían que saber fue un duro golpe para dicha masa. Las cosas iban ya demasiado deprisa, no había lugar para la asimilación con tiempo, los mitos caían al segundo y las mentes insospechadas no podían asimilarlo sin estar preparadas.

El inventor del vídeopast, cuyo nombre vamos a omitir por nuestra seguridad, nunca fue consciente de dónde procedió, no la idea, que estaba en la mente de muchos, sino el diseño exacto del aparato. Una vez declaró en una entrevista encubierta que le apareció una imagen en su mente a base de flashes parpadeantes, como si estuviera recibiendo una transmisión. Bueno, el autor de este escrito sabe fehacientemente que fue una transmisión directa desde Alderaán, pero esos detalles tienen que permanecer ocultos para la Humanidad. El caso es que el invento funcionaba pero ni su inventor podía entender la física que había detrás. Al principio se pensó que solamente se podían captar las frecuencias que rebotaban por los siglos de los siglos en espacios cerrados. Sin embargo, se comprobó que también captaba las escenas históricas en espacios abiertos. Era inconcebible para los más eminentes científicos, pero ahí estaban nítidamente las imágenes y sonidos de la batalla de Waterloo. Extrañamente, funcionaba todo correctamente.

(¿Continuará?)

Este Hecho Histórico comprobado destruye a la Memoria Histórica

Este hecho lo cambia todo: las elecciones de 1936 en la Segunda República Española que ganó el Frente Popular fueron amañadas.

Y no es una afirmación que se pueda dudar porque la documentación que lo demuestra ha sobrevivido hasta nuestros días.

Resulta que el Presidente de la República, Niceto Alcalá Zamora, guardó las actas auténticas de las elecciones en una caja fuerte que, por diversas circunstancias, llegaron intactas hasta nuestros días.

Es un Hecho Histórico 100% comprobado y corroborado, sin lugar para la duda.

Es un Hecho Histórico que lo cambia todo, y que destruye las base sobre la que construyeron la llamada Memoria Histórica.

Los que lucharon, mataron y murieron por defender la Segunda República Española, lo hicieron el 99,99% por una mentira creada desde el propio gobierno de la República. Seguramente, si la población hubiera sabido de este amaño electoral que favoreció a la izquierda, las cosas habrían sido muy distintas.

Esto demuestra hasta qué punto una gentuza sin escrúpulos puede conducir a una población al desastre.

Y este Hecho Histórico nos lleva a replantearnos el presente que procede de aquellos tiempos y la manipulación actual de la Historia.

En una narrativa oficial que trata a los bandos entre buenos y malos, resulta que es justo al revés de como sucedió.

Increíble, sé que puede ser un shock para muchos, que les va a costar aceptar la verdad de los hechos, porque la propaganda de estos últimos 40 años ha sido muy fuerte. Pero ahí está, por fin delante de nuestras narices.

Que cada cual lo digiera como pueda.

Esta Historia no me la explicaron en la escuela

Si no hubiera sido por el apoyo económico y militar del Imperio Español, y las grandes hazañas de Bernardo de Gálvez, las trece colonias norteamericanas de Inglaterra nunca se hubieran convertido en los Estados Unidos de América.

Toma ésa.

Por supuesto, un siglo después dichos Estados Unidos traicionarían a España y le robarían sus últimos territorios de ultramar – Cuba, Puerto Rico, Filipinas, Guam.

Y dos siglos después, dicha Historia ni tan siquiera se contaría en casi ninguna parte. Y menos en las escuelas.

Menos mal que ahora existe internet, y Youtube, y podemos recuperar el conocimiento de lo que pasó realmente.

Hasta que lo hagan desaparecer de nuevo.