El destino final de todas las divisas

En 1923, la hiperinflación de Alemania era tan mala que el ratio de intercambio pasó de 9 marcos a 4.2 mil millones de marcos por $1. El coste de una barra de pan subió a 2 mil millones de marcos, y la gente quemaba dinero para calentarse porque era más barato que quemar madera.

En la Historia, todas las divisas acaban valiendo cero patatero.

Y todos los estados siguen el mismo destino que sus monedas.

Que nadie piense que el dólar y el euro serán diferentes, por mucho tiempo que duren.

Los Socialistas necesitan Capitalistas

Los socialistas necesitan capitalistas porque si no hay nadie que produzca no tendrían a nadie a quien robar.

Ni tendrían a nadie a quien culpar de su propio desastre.

Es una paradoja.

Y en Venezuela están sufriendo ahora mismo el gran error de haber destruido el tejido productivo como resultado de los años de expropiaciones…