Yo no celebro derrotas

Ya estamos en un nuevo 11 de septiembre y los flautistas de Hammelin catalanes – sus políticos – quieren celebrar de nuevo la derrota de 1714, como si no pasara nada.

Pues sí que pasa.

Recuerdo cuando le expliqué el significado de esta celebración a Olga. Ella, acostumbrada a celebrar las victorias de la URSS, como la de la victoria de la Gran Guerra Patria – aquí la llamamos Segunda Guerra Mundial – se sorprendió enormemente. Pero, ¿qué clase de rente pirada es ésta que celebra derrotas? – se preguntó.

Y tenía toda la razón: celebrar derrotas es una enfermedad mental.

Celebrar derrotas conlleva vivir en un círculo vicioso del victimismo. Un círculo vicioso en donde quien entra no puede salir pues se cree un perdedor para siempre.

Lo siento, no soy un perdedor y, por eso, me niego a seguir celebrando derrotas. Y, más aún, cuando el pasado 1 de octubre de 2017 se proclamó y se estableció la República de Catalunya mediante referéndum.

No, en absoluto voy a celebrar nada este 11 de septiembre. Lo que pasó en 1714 ha quedado superado y he roto el círculo vicioso.

Si tengo que celebrar algo será el Día de la Independencia de la República de Catalunya este próximo 1 de octubre. Celebraré que estamos en la Cuarta República Catalana – 1640, 1868, 1932, 2017 -, porque yo sólo celebro victorias.

Y estaría bien que el resto de catalanes dejara de seguir a esos líderes que les traicionan una y otra vez, cambiaran su mentalidad y superaran el victimismo del pasado. Un nuevo estado sólo se puede construir desde la ilusión del vencedor que sabe que el presente y el futuro es suyo.

Por cierto, y para acabar, a los nazionalistas españoles que les zurzan.

Nota: No es lo mismo un español que un nazionalista español. Con un español se puede mantener una conversación como con cualquier otro individuo de otro estado. Un nazionalista español es un bruto manipulado para crear discordia – como en la imagen del inicio.

Dos imágenes entendedoras

La Open Society Foundation y la migración (Italia)

Ésta es la expansión de ese cáncer que es la Open Society Foundation de George Soros en Italia.

Es justo por la ciudad sicilania de Catania por donde en estas semanas el tráfico humano de las criminales ONGs entra en Europa.

En España sus téntaculos son muy parecidos, y alcanzan al canal de televisión La Sexta y al partido político Podemos.

Y la segunda imagen es una reflexión muy políticamente incorrecta, pero para tener en cuenta…

Queridos pueblos conquistados

Queridos pueblos conquistados. La historia de la humanidad es una de constante conflicto y competición por recursos como tierras, comida, agua y mujeres. Os quejáis del hecho de que los Europeos fuimos y somos mejores en esta competición que cualquier otra raza en el mundo. Vosotros perdedores queréis que nos arrepintamos de que somos mejores en la conquista y exploración de lo que fuisteis. Queréis disculpas y reparaciones de la gente que fue más fuerte y más lista que vosotros, gente que sin ninguna duda vencieron. NO LO SENTIMOS Y NO OS DEBEMOS NADA. APAÑAOS CON ESO.

Se puede intentar engañar a la realidad por un rato, pero no por todo el tiempo.

Nos gusten o no nos gusten, los hechos son los hechos.