Análisis: ¿Por qué tras más de 12 años todavía no puedo vivir de Youtube?

Tras 12 años esforzándome para hacer crecer mi canal de Youtube, he logrado atraer a 58.627 subscriptores en este momento. No está mal, ¿verdad?

Entonces, ¿cómo es que estoy todavía sufriendo económicamente? En este análisis con los datos de este pasado mes de octubre lo muestro…

Estos son los ingresos estimados de mi canal de youtube para este pasado mes de octubre: $191,86, es decir, $6,18 por día.

En esta imagen se puede ver la comparativa de los $191,86 en varias monedas; donde vivo usamos el euro, así que son 171,82€ al cambio actual. Como se puede ver, muy lejos de los algo más de los 900€ del sueldo mínimo establecido en el Reino de España. Vamos, que con las facturas de internet, el agua, la luz y el gas ya me he gastado todo ese ingreso. Y no como.

Pero lo curioso es que en los ingresos de Youtube hay truco…

Como se puede ver, en este mes de octubre, han habido 76.343 visualizaciones de mis vídeos con derecho a ingresos. Sí, es un número muy bajo respecto a mi número de subscriptores. Ciertamente, hay varios factores que retraen a los espectadores: el algoritmo de Youtube, el tipo de temas que trato, la forma en que hago mis vídeos, mi idiosincracia, etc, etc. Soy consciente de ello. Pero aquí viene el truco de los ingresos de Youtube…

Tal como muestra esta imagen, si mis vídeos se ven 1000 veces en EEUU, cobro $8,75. Si se ven 1000 veces en España, cobro $2,98. Si se ven 1000 veces en Argentina, cobro $0,89.

Es decir, si los 76.343 vídeos con derecho a ingresos se hubieran visto sólo en EEUU, este mes de octubre hubiera cobrado $668,00. Si se hubieran visto sólo en España, hubiera cobrado $227,50. Si se hubieran visto en Argentina, hubiera cobrado $67,94.

El resultado de los $191,86 finales tiene que ver con que mis vídeos se ven en diferentes países, y se aplica su porcentaje a los ingresos respectivos de cada país; pero claro, aquí está el truco, son países hispanos, y los países hispanos están en la cola de ganancias por cada 1000 visualizaciones. Como se ve, un youtuber de Argentina tiene que realizar 10 veces el mismo esfuerzo que uno de EEUU, si solamente se vieran sus vídeos en sus respectivos países, para obtener las mismas ganancias.

Y, aunque no tengo los datos actuales, sé que en Reino Unido, Alemania, Australia y Japón, los youtubers cobran más que en EEUU. Un youtuber de esos países, incluso con mis pésimas estadísticas, al menos tendría para comer y algo más. Es el problema de ser hispano y usar el español.

En definitiva, entre que Youtube me desmonetiza vídeos de vez en cuando, que el algoritmo me destruye por no seguir las pautas establecidas, que me pagan poco por ser hispano y mi bajo nivel de atracción, parece que todavía me queda una larga travesía por el desierto.

Pese a todo, estas son mis proyecciones, según socialblade:

Hacia el 12 de abril de 2021, aproximadamente, mi canal alcanzará los 100.000 subscriptores. La verdad, no se si me servirá de mucho. ¿Ganaré $300 a este ritmo?

No sé cómo estaré para entonces, ni sé si sobreviviré, ni si Youtube seguirá existiendo, ni nada de nada. Sólo sé lo que veo en este momento, y las cosas no son muy halagüeñas, nada halagüeñas.

De momento, aguanto con mis reservas, lo poco de Youtube y lo poco de mis libros – cuando no me lo expropia el gobierno – , ayudas familiares, y gracias a los financiadores de este blog por mantenerlo a flote.

Quizás otro día se me ocurra explicar mi fiasco con Karatbars, donde más de 400 se apuntaron pero nadie me hizo puñetero caso, nadie compra oro y está actualmente en encefalograma plano. Parezco el Rey Midas al revés jejejé.

En fin, que este es mi camino, nadie dijo que las cosas serían fáciles, pero a veces me canso de hacer lo correcto y que, incluso así, las circunstancias sigan acumulando adversidades. Todos los días me pregunto si vale la pena esforzarme. Pero llega el día siguiente y sigo adelante, casi por inercia.

Mientras siga respirando en este Mundo Humano, claro.

¿Por qué fracasó la Operación Libertad en Venezuela?

El escritor peruano-estadounidense Jaime Bayly explica en su programa con todo detalle las causas del fracaso de la Operación Libertad en Venezuela de este pasado 30 de abril.

Además, muestra las crudas imágenes de la terrible represión de las fuerzas todavía leales al dictador Nicolás Maduro.

La realidad es más extraña que la ficción.

La trampa de la transparencia

Youtube me ha desmonetizado mi penúltimo vídeo tras una semana de su publicación, ya lo he enviado a revisar.

Pero… ¡No importa!

A nadie le importa las dificultades de los demás.

Ser transparente y mostrar aspectos negativos es un obstáculo para el crecimiento.

Estamos en una época de arco iris, unicornios, sonrisitas y gatitos bonitos.

Por ello, mucha de la información que he transmitido debería habérmela callado.

Mucha gente se asusta y deja de seguirme en las redes sociales, y eso no es bueno para mi negocio, basado en compartir mis creaciones, a quién vamos a engañar.

El silencio es nuestro mejor amigo en esta época de censura y gente envidiosa pendiente de tergiversar las palabras publicadas en cualquier momento.

Lo opaco, lo limitado y lo exclusivo es lo que realmente funciona.

Tomemos un ejemplo de personajes tecnológicos.

Steve Jobs, Linus Torvalds, Bill Gates, Richard Stallman.

Si sabes quiénes son estos cuatros personajes ¡felicidades!

Pero seguramente, la mayoría conocen los nombres de Steve Jobs y Bill Gates, pero no les suenan ni Linus Torvalds ni Richard Stallman.

Veamos…

Steve Jobs, fundador de Apple.

Bill Gates, fundador de Microsoft.

Linus Torvalda, creador del kernel Linux.

Richard Stallman, creador de la licencia libre GPL.

Los dos primeros usaron código propietario y su modelo de negocio se enfocó en lo secreto, lo limitado y en la exclusividad. Y se hicieron millonarios.

Los dos últimos liberan su código y su modelo de negocio se basa en la transparencia. Y sólo son conocidos por los entendidos en la materia.

Éste es un hecho innegable.

Así funciona este mundo, y los humanos.

Lo que es de libre acceso no se valora, por muy bueno que sea. Eso me pasó cuando trabajé de jefe de informática y usaba software de código libre. La gente ignorante creía que lo hacía porque era gratis.

Lo que es exclusivo siempre triunfa, sólo hay que ver las colas formadas por el culto de Apple cuando lanzan un nuevo producto. Nunca he visto ninguna emoción así cuando se anuncia una nueva distribución de un sistema operativo con el kernel Linux.

La verdad, ya no soy tan joven como antes y me estoy cansando de la actitud que he tenido todos estos años. Tengo que cambiar mi modo de hacer las cosas.

Más gatitos bonitos.

Ésta es la última vez que mostraré las desmonetizaciones de Youtube y otros obstáculos que se me presenten.

Los superaré en silencio.

Tengo que esforzarme en cambiar mi actitud al respecto.

Lo privado, lo opaco, lo oculto, lo exclusivo… es lo bueno.

Es una realidad incontestable.

Por cierto, y para acabar, una vez, hace muuuchos años, asistí a una conferencia de Richard Stallman…

Qué le vamos a hacer.

Mi canal de Youtube en caída libre

19/05/2018…

21/07/2018…

Y acelerándose en los últimos días:

16/07/2018…

19/07/2018…

21/07/2018 (dos días sin nuevos subscriptores)…

Quiero felicitar a todos los que me han difamado y atacado, que en realidad han sido pocos pero efectivos, sobre todo dando puñaladas traperas por la espalda de manera cobarde, por conseguir su objetivo y quitarme de enmedio.

¿Qué voy a hacer al respecto?

Nada.

La tendencia es clara e invariable.

Así que…

Seguiré haciendo vídeos y seguiré subiéndolos a YouTube.

Seguiré hablando de los temas de los que siempre hablo.

Seguiré disfrutando haciendo lo que me gusta.

Voy a seguir siendo yo mismo y actuando de la misma forma y, como ya se sabe, así no lograré resultados distintos.

En este momento estoy rozando no llegar ni al mínimo pago mensual, cosa que no me ocurría desde que tenía más o menos 5.000 subscriptores o así.

Y ahora tengo 44.368.

Todos estos años y todo mi esfuerzo para nada.

Gracias mundo.

A disfrutadlo.

Yo sigo a la mía.

Eso no vais a poder cambiarlo.

YouTube: Una de cal y una de arena

Un contraste como mínimo curioso que me ha ocurrido en YouTube…

Por una parte, mi canal principal ya tiene más de 20.000 subscriptores, y eso es GENIAL:

20000_youtube_20160924_600

Pero por otro lado, el vídeo público que publiqué ayer ¿ha sido visto tan sólo 135 veces después de un día cuando lo normal es que mis vídeos superen las 1000 visitas en un día? ¿Me lo ha boicoteado YouTube porque no les gusta el tema? ¿Qué ha pasado?

topless_burkini_135

Ni idea, pero yo sigo a lo mío, guste o no guste, moleste a quien moleste.

NOTA AÑADIDA: Acabo de percatarme que la opción de notificar a los subscriptores no está marcada. La verdad, ahora no sé si la desmarqué por error o ha sido YouTube, pero el sistema de YouTube no me permite volver a marcarla:

notifica_20160924

Por lo que debería volver a subir el vídeo, y como no me gusta hacer el mismo trabajo dos veces, lo que voy a hacer es promocionar el vídeo manualmente, al estilo antiguo.