Una de muebles

“Martes de 20 a 22 h, deposita los trastos viejos al lado de la puerta de tu casa. AQUÍ NO GRACIAS. No hacerlo bien comporta una sanción mínima de 150€.”

“¿No hacerlo bien?”

Claro porque se han convertido en los dioses sabelotodos que determinan qué es el bien y qué es el mal.

Las mafias que se hacen llamar poderes públicos porque dicen haber sido elegidos democráticamente, y teatralmente, se creen con el derecho a amenazar y chantajear a la población. 

Se creen tan intelectualoides que se otorgan a sí mismos una superioridad artificial para educar a los pobres tonticos que están por debajo en su nivel de sabiduría y gracia. 

Quizás habría que llevar los muebles y depositarlos delante de sus mansiones, que han comprado con sus múltiples sueldos procedentes del robo criminal a la población mediante lo que denominan impuestos

No sé, es una mera ocurrencia, que nadie me haga caso 🤔

Actualización: Pero la gente no se traga las monsergas y éste es el resultado…


Jejejé ¡resistencia!

Post de relleno con foto

A los ecocriminales no les importa dejar las evidencias de sus crímenes a la vista de todos

La foto no tiene nada que ver con el escrito de hoy.

Porque es un escrito de relleno.

Y esto ocurre porque prometí un post diario en esta temporada.

Así que escribo por escribir y cumplir.

Nada más.

Mañana no sé de qué escribiré porque no sé que pasará por mi vida ni por mi cabeza.

Pero habrá un mañana.

Algo es algo, dijo un calvo.

Ah sí, esta pasada noche borré mi cuenta de Tumblr por completo.

Pero pocos sabían que la tenía.

El lugar del que siempre quise huir

Durante años quise huir del barrio en el que crecí.

Y lo conseguí.

Pero cada vez que vuelvo porque mi madre todavía vive ahí, la verdad, me desanimo totalmente.

Dejo de tener ganas de nada.

Dejo de hacer vídeos por dos o tres días, por ejemplo.

Es un lugar que todavía ha empeorado todavía más en estos 14 años que han pasado desde que me fui.

Pero tengo que aguantarlo, porque por muy tóxico que sea volver de vez en cuando, se supone que tengo que ver a mi madre de vez en cuando ¿no?

Bueno, la toxicidad no está solamente en el barrio.

Pero es mi madre, ¿no?

Y por ahí dicen que madre no hay más que una.

Así que hoy estoy de nuevo aquí.

Aunque tengo también otra excusa, que explicaré en otro post, para llevar unos días seguidos volviendo aquí.

Por eso llevo un mes con mi nivel de desánimo más alto de lo normal.

Es justo lo que no necesitaba en este momento.

Los cientificoides son unos creídos

En 50 minutos nadie se ha atrevido a dar “me gusta” a mi foto. Parece ser que mi comentario es demasiado “fuerte” para las mentes programadas. Eso es lo que pasa cuando se describe la realidad sin usar la neolengua.

Pero la realidad sigue estando ahí, delante de nuestras narices, aunque nos neguemos a verla.