¡Bien por los sionistas!

Puede sorprenderte… pero ¡bien por el sionismo!

De verdad, ya me harta que todo el mundo justifique cualquier cosa diciendo “es culpa de los sionistas” y se quede tan campante como si hubiera descubierto la sopa con ajos.

Pues ¡bien por los sionistas!, porque un grupo tan pequeño tiene cagados de miedo a millones de personas que se hacen creer despiertos e inteligentes.

Realmente tenemos que aprender mucho de ellos y sus éxitos.

Lo digo más que nada porque respecto a la independencia de Cataluña no hago más que recibir “pruebas” de que es culpa del sionismo.

Que si Artur Mas, el ex-presidente de la GenCat, es judío… que si patatín y que si patatán. ¿Y qué, si Artur Mas es judío? En realidad, no me importa ni lo más mínimo qué religión profese. Ni me importa un bledo, la verdad. Ni me importa tu religión ni la del vecino. Será muy importante para muchos, pero para mí los fanboys de las religiones son como los fanboys de cualquier estrella de pop mediática y satánica: no me dice nada.

Claro, por supuesto, es mucho mejor permitir que el Reino de España se quede como está porque “dividir España es un plan sionista“. Pues bien, ¿y qué? Sí, ¿Y QUÉ?

Claro, porque es preferible que continúe existiendo eternamente este feudo medieval criminal y mafioso-católico que se autodenomina “Reino de España“.

Pues bien, pues si los sionistas han decidido dividir y destruir este Reino de España, pues ¡genial por ellos! Prefiero malo por conocer que pésimo conocido.

No por nada en Barcelona tenemos Montjuïc (Monte Judío), y la cábala fue creada en Girona. Éste ha sido siempre un territorio con presencia sefardí, judíos no askenazis – de los “auténticos“, y no es ninguna sorpresa su poder económico y político en la zona durante siglos.

¿Qué les pasa a los ultranacionalistas españoles y católicos? ¿Se creen que aludiendo al “peligro sionista“, la clásica “conspiración judeo-masónica“, van a conseguir puntos y  nuevos adeptos a sus tesis doctorales? El victimismo es siempre la peor estrategia. Es la excusa de los malos perdedores.

Todo acaba siendo siempre una lucha por conseguir adeptos entre las tres religiones organizadas que pretenden repartirse el mundo: los cristianos, los musulmanes y los judíos.

Por cierto, ¿cómo asustarán a sus súbditos los judíos? ¿Diciendo que es una conspiración “cristiano-musulmana“?

Basta ya, que aunque sea cierto que hay una “conspiración sionista” respecto a la “independencia” de Catalunya (ahora con ‘ny’), y seguramente la habrá, es mucho peor mantener el status quo del estado del Reino de España actual.

Y que quien quiera malinterpretarme que disfrute haciéndolo – la comprensión es cuestión de inteligencia y voluntad, cualidades que poco abundan en este mundo humano. Pero siendo soez, porque ser soez es un mérito en las letras castellanas, la independencia de Cataluña me la suda, y la unidad del Reino de España me la suda también. Al fin y al cabo, son tan sólo unos pequeños territorios de este enorme globo que llamamos Tierra. Y si estoy aquí es porque me tropecé con este lugar al nacer.

Pero, venga ya, primero nos cargamos el feudo del Reino de España, y si vienen los sionistas para sustituir a los actuales señores feudales de El Vaticano, pues nos los cargamos también, que no se crean que van a ser discriminados.

Dejemos el victimismo en el bolsillo y seamos prácticos de una puñetera vez. El miedo que se lo metan donde les quepa, los unos y los otros.

No me da la gana casarme con nadie. Bueno, sólo me casé con mi mujer, y porque necesitaba los papeles o la echaban de este fantástico y espléndido Reino de España.

Jejejé, cuando afirmo que éste es un blog independiente y único lo digo en serio. Ya ves, haciendo amigos por todos los lados con mi lengua viperina 😉

Ahora vayamos a las cosas reales: ¿ya te has protegido ante esta nueva súper-hiper-mega-crisis económica?

 

Las principales 51 excusas que te dices a ti mismo para no conseguir nada

algomejor

  1. Si no tuviera a mi mujer y a mi familia.
  2. Si tuviera suficiente dinero.
  3. Si tuviera una mejor educación.
  4. Si tuviera buena salud.
  5. Si tuviera tiempo.
  6. Si el momento fuera mejor.
  7. Si los demás me entendieran.
  8. Si las condiciones a mi alrededor fueran diferentes.
  9. Si pudiera vivir mi vida de nuevo.
  10. Si me dieran una oportunidad.
  11. Si ahora tuviera una oportunidad.
  12. Si no temiera lo que dicen.
  13. Si los demás me lo permitieran.
  14. Si nada me detuviera.
  15. Si fuera más joven.
  16. Si pudiera hacer lo que quisiera.
  17. Si hubiera nacido rico.
  18. Si pudiera conocer a la gente adecuada.
  19. Si tuviera el talento que tienen otros.
  20. Si pudiera asegurarme.
  21. Si hubiera provechado aquella oportunidad.
  22. Si la gente no me pusiera de los nervios.
  23. Si no tuviera que encargarme de mis hijos.
  24. Si pudiera ahorrar algo de dinero.
  25. Si mi jefe me apreciara.
  26. Si alguien me ayudara.
  27. Si mi familia me entendiera.
  28. Si viviera en una gran ciudad.
  29. Si pudiera comenzar.
  30. Si sólo fuéramos tres.
  31. Si tuviera la personalidad adecuada.
  32. Si no estuviera tan gordo.
  33. Si tuviera un momento tranquilo.
  34. Si pudiera salir de mis deudas.
  35. Si no hubiera fracasado.
  36. Si supiera cómo.
  37. Si los demás no se opusieran.
  38. Si no tuviera tantas preocupaciones.
  39. Si me casara con la persona adecuada.
  40. Si la gente no fuera tan tonta.
  41. Si mi familia no fuera tan extravagante.
  42. Si estuviera seguro de mí mismo.
  43. Si todos no estuvieran en mi contra.
  44. Si no hubiera nacido bajo las estrellas equivocadas.
  45. Si no fuera verdad que lo que será, será.
  46. Si no hubiera perdido mi dinero.
  47. Si vivera en un vecindario diferente.
  48. Si no tuviera mi pasado.
  49. Si tuviera un negocio propio.
  50. Si los demás me escucharan.
  51. Si tuviera el coraje de verme a mí mismo como soy realmente, podría averiguar que está mal conmigo y corregirlo, entonces tendría la oportunidad de aprovecharme y aprender algo de la experiencia de los demás porque sé que hay algo mal en mí o ahora mismo estaría donde tendría que estar si dedicara más tiempo a analizar cómo mejorar y menos a construirme excusas para encubrirme.

Déjate de excusas, el momento es ahora.

Excusas que da la gente para permanecer en su miseria

image

Estoy considerando dejar de ofrecer Karatbars a la gente sin dinero. No importa que yo estuviera igual hace un año. Si se niegan ellos mismos a salir de su propio agujero económico, nadie puede ayudarles.

Porque sigo encontrándome con individuos que se creen más listos obedeciendo a otros.

Ya digo, tenía la esperanza de poder ponerme como ejemplo y que vieran que sí se puede salir de la miseria económica. Pero nada, las esperanzas son un engaño y esa gente es especialista en ver problemas donde otros vemos soluciones.

Tomemos como ejemplos estas excusas que me encuentro repetidamente cuando ofrezco el negocio de Karatbars. ¿Te reconoces en alguna?

– No tengo tiempo. Vaya, ¿así que no tienes 24 horas al día como todos. ¿O es que prefieres perder tu precioso tiempo yendo a un trabajo donde te tratan como un esclavo? O peor aún, viendo la televisión. Precisamente gracias a lo que te ofrezco, tiempo es lo que más disfruto, para pasarlo con mi familia, para hacer mis cosas. De verdad, mereces lo que tienes.

– No tengo dinero. Claro, igual que yo hace un año. Y mira ahora, ¿qué te crees, peor que yo? Precisamente el sistema de network marketing está diseñado para que la gente como tú y como yo, que partimos de cero, podamos ganar dinero. Deja tus quejas y mueve el culo.

– No me importa el dinero. Enhorabuena. Ésta suele ser la excusa de los que consideran al dinero como la “raíz de todo mal“. Pese a ello se levantan cada mañana para trabajar en un trabajo que no les gusta, o peor aún, para ir a buscar un trabajo que no les va a gustar. Vaya, el dinero no te importa pero toda tu vida gira en torno a su búsqueda, y es justo por ello que nunca obtendrás suficiente. De verdad, eres un masoquista.

– No me gusta recomendar. Bueno, ¿así que nunca has visto una película, te ha gustado y se la has recomendado a otra persona? Y después, ¿te pagó Hollywood por hacerles ganar más dinero? Qué listo. Por eso ahorrar con oro y que te paguen por recomendarlo a otros es tan imposible, ¿verdad? Pues tú te lo pierdes.

– Yo no quiero vender. ¿Y quién te dice que lo hagas? Precisamente no vendemos oro sino que recomendamoa a otras personas que hagan lo mismo que nosotros, cambiar divisas por dinero, que ahorren con oro. Y encima cobramos por ello. ¿Cómo de mejor lo quieres?

– No es oro. Otra gran excusa del individuo que está a vuelta de todo y que cree que todo es mentira. Está claro que los propagandistas realizaron un buen trabajo con él. Ves en cada oportunidad un engaño y prefieres lo malo conocido a lo bueno por conocer. Eres el primero en decir “ya lo sabía” cuando algo sale mal. Pues bien, si no fueran los lingotes de Karatbars de oro puro ni me molestaría en ofrecértelos. Insultas mi inteligencia al pensar que no lo he comprobado, demostrando en realidad que eres tú el que no la tiene.

– El oro está a la baja. Aquí está el “experto” en inversiones que tampoco tiene ni puñetera idea. Porque el oro no es una inversión, el oro es el dinero real, y su equivalencia con las divisas es irrelevante. El valor de todas las divisas fiduciarias tiende siempre a 0, y cuando se hundan, que lo harán, te acordarás que no aprovechaste este momento para conseguir oro, y golpearás tu cabeza contra un muro.

– Los lingotes de Karatbars son muy caros. ¿De verdad? Pues a mí me salen gratis. ¿Cómo? Porque he desarrollado su sistema de comisiones en red y me pagan lo que cuestan los lingotes. ¿Conoces algo que sea más barato que gratis? Pues ponte a la labor y en un tiempo tú también podrás conseguir pagar tus lingotes con las comisiones que obtengas.

– Es un esquema piramidal. Eres otro que sabe de oídas. Y te crees cualquier propaganda que te cuentan. No, un esquema piramidal es justo lo que haces cada día, un esquema piramidal es tu trabajo tradicional en el que obedeces a tu jefe que obedece a su jefe que obedece a su jefe. Éso es un esquema piramidal. El network marketing, o mercadeo en red es justo lo contrario, majo. Es el sistema de trabajo que va a liberarte y romper tus cadenas de esclavo y sirviente. Es un sistema en el que todos en la red nos apoyamos porque el beneficio de uno es el beneficio de todos. Son los amos feudales los que propagan la desinformación contra el network marketing porque no quieren que te escapes de su yugo.

– ¿Y si me roban? ¿Qué quieres que te diga? Pues mala suerte. Pero lo que sí es seguro es que si tienes tu dinero en el banco te lo están robando sin duda alguna. Al menos, al pasarlo a oro y guardarlo tú mismo, te das la oportunidad de no perderlo que no te da ningún banco. Tener el dinero en el banco es como no tenerlo.

– ¿Y qué ganas tú? Pues dinero, ¿qué te creías? Tengo una familia que mantener, ¿o te crees que mis hijos comen del aire? Ésta tambien es buena porque demuestra estupidez. Das a entender que vivimos en un mundo de fantasía en el que todo es maravilloso. ¿Sabes? No te preocupes por lo que yo gane, enfócate en lo que tú vas a ganar, y encima te estoy diciendo que estoy aquí para ayudarte. ¿Pero qué más quieres? ¿Qué trabaje yo por ti? Serás jeta.

– ¿Y qué hace la empresa con el dinero que gana? ¿Y a ti qué te importa? Pues lucrarse, eso es lo que hacen, y muy bien que lo hagan. Vamos, en vez de vivir dominado por la envidia deberías agradecer a esos señores por tener la idea y los medios para unir el oro al network marketing y ponerlo en bandeja de plata a gente como tú. Pero en cambio, ¿te vas a perder esta oportunidad por tu desagradecimiento? Qué gran pena.

– Mis conocidos me han dicho que no. ¿Y qué? ¿Son las únicas personas que viven en este planeta? Precisamente yo no conocía hace un año al 95% de los que ahora están ahorrando con oro en mi red. ¿Y qué les has explicado si ni tan siquiera sabes tú mismo cómo funciona? De verdad, sencillamente te ahogas en un vaso de agua, así que vete a comprarte un flotador.

– En este otro negocio gano más dinero y más rápidamente. ¿Y qué es lo que vendes? Porque sea lo que sea lo que vendes, se compra con dinero. Y el oro es dinero. Yo puedo comprar tu producto con mi producto pero tú no puedes comprar el mío con el tuyo. ¿Lo pillas? Y además, si ganas más dinero, perfecto porque el oro te lo protegerá de las zarpas de los banqueros.

– Es difícil y no funciona. Claro, vago, porque requiere de un esfuerzo de aprendizaje por tu parte. Tienes que pasar por tus propias experiencias y ser persistente. Si te rindes a los dos días, por el motivo que sea, mejor que te dediques a obedecer a tu amado amo y sigas sin vida propia.

¿Qué? ¿Molesto con lo que has leído aquí? No es mi intención molestarte sino que reacciones si te sientes aludido. Nada más que eso, porque es una pena que hayan personas que tengan que sufrir en la miseria cuando no tendría que ser así en absoluto. Sí hay salida pero sólo si quieres verla.

Por cierto, y para finalizar, ¿qué excusa más crees que me he dejado?

¿No tienes tiempo?

image

Decir que no tienes tiempo es una excusa rastrera para justificar que te sientes cómodo en tu miseria.

Todos tenemos 24 horas al día.

Pero si disfrutas desperdiciándolas en tu esclavitud, es tu problema.

Sincérate contigo mismo y descubre por qué te estás saboteando con una excusa inexcusable como “no tengo tiempo”.

Descubre por qué no haces lo que tienes que hacer para salir de tu agujero.

Tienes todo el tiempo del mundo para hacerlo.

10 Excusas que te mantienen en la pobreza

image

Ya escribí sobre cómo la comodidad es nuestra mayor enemiga, y aquí voy a compartir cómo esa comodidad nos hace inventarnos excusas para justificar nuestra negación a hacer lo posible para salir de la pobreza. Exactamente, eso es lo que he escrito.

Como siempre, lanzamos nuestras excusas hacia el exterior, somos capaces de culpar lo que sea con tal de no aceptar que es nuestra propia actitud la que nos impide movernos.

Así pues, aquí están las 10 principales excusas para justificar tu pobreza, es posible que te veas reflejado en alguna de ellas:

1. Tus padres.- Eres pobre porque tus padres son unos inútiles y nunca han sabido manejar el dinero, y, tú, claro, como buen heredero, también eres incapaz de hacerlo. Y no sirve de nada que seas una persona diferente con un futuro diferente, tienes que seguir la tradición familiar. Estás atrapado por tu cosanguinidad.

2. Tu familia.- Bueno, claro, y si tus padres son unos inútiles es porque toda tu familia, por ambas partes, se ennorgullece de ser pobre. Vamos, que lo de “pobre pero honrao” es tu lema familiar, y “conseguirás to’o con el sudor de tu frente” lo tienes marcado en la frente. Vamos, que tus antepasados incluso se negaban a participar en las revueltas de esclavos.

3. El lugar en el que creciste.- Es el ambiente en el que creciste, el paisaje del barrio obrero lo que no te permite desarrollarte en la vida. Eres incapaz de trasladarte a un barrio sin pensionistas dando de comer a las palomas en el parque porque eso sería traicionar a tus colegas. Ser pobre es definitivamente lo más guay. Y no hay nada más emocionante que colarte en el metro.

4. Tu falta de estudios.- Y claro, como tus padres eran pobres, pues no te enviaron ni a Oxford ni a Harvard, y así, sin un título de renombre, pues como que ya no vale la pena esforzarte porque nunca llegarás a nada. Así que te dedicas a buscar trabajo de limpiaplatos para abajo, y así no se puede ser más que pobre. Además, tienes pánico al fracaso y al qué dirán si te ocurre. Mejor no intentar nada raro, como un negocio propio o así.

5. Nadie te da una oportunidad.- Ni nadie te enchufa en un trabajo que valga la pena, eso cuando lo tienes, que no te dura demasiado. Pero eso sí, cuando alguien se acerca a ti usando la frase “oportunidad de negocio“, huyes como de la peste “porque todo eso es una estafa y nadie regala nada” y “no quieres meterte en problemas”. Por supuesto, con esa “sabiduría popular” que dominas no puedes más que disfrutar de tus quejas contínuas de que “nadie te da una oportunidad”, no puede ser menos.

6. Perderías tus beneficios sociales.- Con lo que te costó embobar a la asistenta social para que te dieran una ayuda no contributiva, está claro que ahora no vas a dedicarte a conseguir dinero. Porque si lo descubrieran, perderías tu paupérrima ayuda pecunaria. Que sí, que es mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer, aunque sea vivir como un maharajá.

7. La patronal y el gobierno.- Y los sindicatos también están conchabados. Y no crean trabajo de ningún tipo, y el único que hay no es digno y vulnera “tus derechos”. No importa que participes en todas las manifestaciones “por la justicia social” que nada cambia. Y es que “si todo el mundo saliera a la calle todo esto cambiaría y echaríamos a esos corruptos en dos días”. Pero tú sigues al pie del cañón luchando por la repartición de la riqueza. Aunque, ni te has preguntado nunca de dónde sale esa riqueza que hay que repartir, ni qué pasará cuando se reparta y nadie se encargue de crearla porque todos serán como tú.

8. Los banqueros.- Es que los banqueros crean el dinero de la nada y se lo reparten entre ellos. Y, además, nos tienen esclavizados con la deuda. Y no hay nada que hacer, no se puede parar esta estafa. Las cosas son así, y simpre han sido y serán así. Por lo que prefieres pasar tus horas tomando el fresco o viendo la televisión. Tu misión en esta vida es aceptar tu destino de ser pobre perpetuo.

9. El circo.- No te has perdido ni un partido de la liga de fútbol, y te conoces el nombre de hasta los masajistas de los equipos. No entiendes ninguna forma mejor de pasar tu tiempo, y utilizarlo para emprender o mejorar tu categoría profesional sería dejar de lado la pasión de tu vida. Pero eso sí, seguro que te harás millonario con ese boleto que cada semana apuestas en las quinielas. No entiendes por qué, con todo lo que sabes de fútbol, no te ha tocado ya.

10. Tu mala suerte.- Y ya para finalizar, no nos olvidemos de tu maldita mala suerte y “de la madre que la parió”. No hay manera, todas tus grandes ideas nunca funcionan, y estás seguro de que tu siguiente gran idea nunca funcionará. Qué sorpresa, ¿no?, si ya la matas antes de que nazca…

Y así, vas a continuar en tu melancolía eterna de por qué nunca avanzas en tu existencia, y sólo sobrevives en vez de vivir.

Venga, un consejo de amigo: mírate al espejo y deja ya de echar balones fuera.

Sin acritud.