Cuando en Eurovisión no se necesitaban efectos especiales ni importaba la sexualidad de los cantantes

En 1979, Israel ganó Eurovisión cantando en hebreo, con una orquesta en directo y sin efectos especiales.

En aquel momento, yo tenía seis años y, tras todos estos años, todavía me acordaba de la canción.

Y España quedó segunda, con niños y todo, con otra canción que también recuerdo pasados estos años.

Hoy vuelve la cita anual de Eurovisión desde Tel Aviv, Israel, y, como en los últimos años, importará todo menos las canciones. Así ha quedado desvirtuado un festival que ya no es entretenimiento sino adoctrinamiento gay.

Una verdadera pena.

Sí, cualquier pasado fue mucho mejor que este presente distópico.

Un domingo cualquiera

Temgo la sensación de que ya no quedan muchos domingos cualquiera por aquí.

Así que estoy desperdiciándolo viendo películas.

Dos, tres, cuatro películas, no sé.

No hay más lujo que perder el tiempo.

Aunque, qué más da.

Tenía pensado publicar hoy otra cosa.

Sin embargo, me he echado para atrás y me he dicho para mí: «hoy paso de seguir con lo mismo, me da igual

Es mi cerebro, hoy lo pongo en pausa – si es que se puede -, y me entretengo por entretenerme.

Y quizás, quién sabe, decida decidir acostumbrarme a estar así por un tiempo indefinido.

Quizás no hoy, quizás no mañana, quizás.

Ahora mismo estoy escuchando al gato roncar en su larga siesta de la tarde.

Él sí que sabe, tengo que imitarle.

¡Por fin ha comenzado la Liga!

image

Por fin la gente que odia los lunes tendrá tema que hablar entre ella los lunes.

Así que las cosas ya vuelven a la normalidad.

España vuelve a estar unida porque no hay argumento más demoledor contra los independentistas catalanes que preguntar: «¿Y en qué liga jugará el Barça?»

Y entre la población, los pobres y miserables serán felices viendo a sus estrellas millonarias pasándose el balón en pantalón corto.

Y los ricos y poderosos serán felices viendo a los pobres y miserables entretenidos viendo a sus estrellas millonarias pasándose el balón en pantalón corto.

El circo está en marcha, ¡viva el circo!

La sociedad es fuerte y el sistema es inquebrantable porque ¡por fin ha comenzado de nuevo la Liga de fútbol!