Así roban las ONGs a los viejos

La palabra “solidario” siempre indica una trampa

“Haz tu testamento solidario y deja lo mejor de ti”, dice el cartel.

Como las monjitas que se quedan con las pensiones de los ancianitos que cuidan.

Como los bancos que se quedan con las propiedades de los pensionistas a cambio de un complemento a sus pensiones.

Así es como las ONGs engañan a la gente para quedarse con sus herencias.

¿Se puede ser más criminal y rastrero?

Y la gente sigue cayendo, porque si ponen carteles como éste es que les funciona.

Vota, vota, tonto el que sí vote

Sabemos que este sistema político no es una democracia. Sabemos que vivimos en un neofeudalismo. Pero la plebe disfruta que la engañen.

El nuevo régimen de Felipe VI necesita un cambio de chaqueta para asentarse. Sus súbditos están muy felices de otorgárselo.

Sea quien sea quien forme “gobierno”, obedecerá a sus amos sin rechistar. Una pista: no son los que les “votaron”.

Los ignorantes votan para que sus hijos hereden su ignorancia, pero eso sí, creyéndose que son listos. #beebeebeeeeee

Y así sigue girando la rueda de molino.


Hubo un tiempo que lo comprobé desde dentro.

Hubo un tiempo que mi nombre figuró en un par de papeletas de voto.

Hubo un tiempo en el que afirmé mis deducciones.

Ese tiempo acabó.

Hay quienes continúan dándose con la cabeza contra el muro de la ignorancia.

Hace tiempo que decidí apartarme.


Luego, he pasado otro tiempo advirtiendo cómo funciona realmente esta sociedad.

He pasado otro tiempo explicando el mecanismo que nos esclaviza.

He pasado otro tiempo intentando que otros se apartaran del camino de la obediencia ciega.

Ese tiempo se está terminando.

De todo lo que hice, quedarán los rastros que sigan siendo bits en la red.


Porque lo único valioso que tenemos, al menos en este mundo, es el tiempo.

Y hay un límite de tiempo que podemos pasarlo dando palos de ciego.

Hay un momento en el que ya no habrá más tiempo.

Quiero que ese momento me encuentre disfrutando de mi tiempo.

Y a los que son tan sabelotodo como para desperdiciar su tiempo, que les zurzan.

Ellos viven, nosotros dormimos: Liberarse es doloroso

Hace unos días murió el actor estadounidense Roddy Piper, conocido por ser el protagonista del película “They Live” (“Ellos Viven”), del director John Carpenter.

Dicha película es ciertamente un documental de la realidad de la sociedad actual, y aprovechando este triste suceso de la muerte de este actor no hay mejor momento para recordarla con el siguiente fragmento…

Desde luego es duro romper nuestra comodidad que nos hace permanecer impasibles ante el enorme engaño a nuestro alrededor, pero no nos queda más remedio que hacerlo, duela lo que duela.

La película completa en versión original (hasta que la borren)…