Afortunada España

El Reino de España está de enhorabuena ante la llegada de tantos científicos, filósofos, emprendedores e individuos de alto nivel intelectual.

El estado vecino se enriquecerá con tanta diversidad cultural, sin duda alguna.

Los arco iris nunca han brillado tanto y los unicornios nunca han sido más blancos.

En fin…

Así va el despropósito

Se triplica el número de emigrantes que llegan a España cada año

Hay que ser muy estúpido para permitir que vengan otros de fuera a invadir tu casa y destruir tus costumbres, y luego, encima, les des las gracias.

Es más, esos defensores de los invasores serían torturados y masacrados por sus ideas en los países de donde vienen los invasores.

Gays por Islam e Islam por Gays

El multiculturalismo es una trampa porque es imposible encajar cuadrados dentro de círculos. 

Hay culturas incompatibles y culturas mejores que otras.
Es una evidencia que solamente no ven los que se niegan a aceptar las cosas como son.

Porque hay que distinguir entre invasores y emigrantes. 

Los emigrantes se adaptan a las costumbres locales, los invasores las destruyen y las substituyen.
Las culturas de los países pobres empobrecen a las culturas de los países ricos. 

Un país rico no lo es por casualidad, es por su superioridad respecto al resto.
Un país rico lo es porque sus gentes han aprendido a hacer las cosas bien.

Porque sus costumbres son las correctas para poder vivir con comodidad y tranquilidad.

Y un país pobre lo es por justo lo contrario.

Ésa es otra evidencia.

Da igual, la gente puede creerse toda la propaganda mentirosa sobre la diversidad y la multiculturalidad

No les hace compatibles con la realidad.
El problema es que las mentira de la propaganda progre está muy arraigada en los cerebritos de gran parte de la plebe del Reino de España.
En el Reino de España los colectivistas se frotan las manos de lo fácil que les ha sido programar las mentes de la plebe con sus patrañas.
Los colectivistas han usado la falsa democracia para imponer sus ideas destructivas bajo el manto de la progresía.

Y un victimismo artificial y exagerado.

Y la plebe, aplaudiendo.
Así es como se manipula a la masa.

En fin, con Podemos han logrado aplicar la puntilla. 

La destrucción total de una sociedad humana formada a través de siglos de experiencia.
Los colectivistas han sabido aplicar la ignorancia en su beneficio, la estupidez como su lanza. 

Han sabido exprimir a la plebe como nadie.
Así el lavado de cerebro aplicado por los colectivistas es total. 

Y a la plebe hipnotizada es casi imposible desprogramarla. 

Ya no tienen solución
Y los que estamos despiertos sobre estos temas no nos queda más remedio que apartarnos a esperar a que este castillo de naipes caiga por su propio peso.

Enfrentarse directamente es un gran error.

De verdad, enfrentarse abiertamente es una pérdida de tiempo y recursos, es justo lo que los colectivistas quieren para retroalimentarse.

Es mejor actuar por debajo, en las sombras, a ras de suelo.

El conocimiento y la inteligencia están de nuestra parte.

Cosas que soy incapaz de entender

Hoy he visitado a mi madre y a mi hermano en L’H.

A la vuelta, en el camino al metro, me he fijado en varios carteles.

Primero, uno que animaba a celebrar el Día Nacional de Bolivia.

Curioso.

Luego, he visto otro que animaba a celebrar el Día Nacional de Colombia.

Curioso también.

Y, para finalizar, otro cartel que animaba a celebrar el Día Nacional de Ecuador.

Vaya… cuánta curiosidad en tan pocos metros.

Esto… ¿eso significa que cuando me vaya algún tiempo a vivir fuera de Cataluña debería celebrar la Diada Nacional de l’Onze de Setembre?

Porque, vamos a ver, si uno se ha ido de un lugar a otro será por algún motivo, ¿no?

¿Será porque busca un lugar mejor para vivir que en donde se crió?

Por supuesto, ese objetivo es totalmente loable.

Lo que no acabo de entender es por qué hay que seguir celebrando las fiestas y costumbres del lugar de procedencia.

¿Qué sentido tiene?

Quiero decir, si uno ama tanto tantísimo a su país, y es tan hermoso y genial, ¿por qué marcharse a otros lares?

Si me fuera a vivir a Madrid, por ejemplo, al país vecino – lo digo para trolear, jejejé –  ¿debería bailar sardanas junto al Manzanares, si ni siquiera lo hago aquí?

¿No tendría más sentido adaptarme a las costumbres de mi nuevo lugar de residencia?

¿Quizás admirar las fiestas de San Isidro?

No lo sé, de verdad, soy incapaz de comprender el concepto de patriotismo de aquí, de allá y de todas partes.

Bueno, es una reflexión como cualquier otra.

En un mercado de Santa Coloma de Gramenet

Pues hoy ha tocado ir a comprar al mercado sabatino del barrio de Fondo  de Santa Coloma de Gramenet.

¡Idea de Olga!

Porque hemos quedado con mi suegra, su madre, la abuela materna de mis hijos, para mirar y comprar ropa de verano.

Ropa barata, quizás en exceso.

El caso es que, y describiendo de manera objetiva, el barrio parece China Town

Sí, es increíble, pero hay anuncios en la calle sólo en chino – ¿mandarín o cantonés?.

Me pregunto si los españolistas que se quejan de los rótulos en catalán – que es la lengua originaria de este lugar – se quejan de los anuncios sólo en chino.

El hecho es que este barrio está poblado por chinos, africanos del norte y del sur, pakistanís y americanos de origen no europeo.

Mujeres caminando con hijab y burka mezclándose con mujeres caribeñas que no dejan nada a la imaginación, y mujeres chinas entre medio.

Por lo que, si se es un nativo como yo, que mide un metro ochentaycinco, uno parece un gigante extraño entre la población local.

Es curioso, ¿no?

Ha habido un momento que estaba al borde de unas escaleras y me ha empujado un hombre de apariencia subsahariana – eufemismo para no decir negro – que sin ningún respeto me ha dicho “¿dejas paso o qué?“.

En fin…

Pensaba que yo era un ejemplo de población local, pero parece que como que no.

Supongo que eso me hace ser de clase alta al comparame con la gente de un metro sesentaycinco de mi alrededor 😛

Lo más curioso es que Olga, de origen ruso, es quien se siente más incómoda en este ambiente.

Es como que ya no necesitamos viajar para conocer otras culturas.

En unos pocos años, como sin darnos cuenta, se han implatado otras gentes que profesan otras culturas de una manera en que no han respetado la cultura local y la han substituido casi por completo.

Esto no es una opinión ni una apreciación, ya digo, es una descripción de un hecho que ha ocurrido en este lugar.

Lo que me parece curioso es que estas gentes se fueron de un lugar en el que no podían vivir bien, por el motivo que fuera, y buscaron un sitio en el que sí poder vivir bien.

Y lo encontraron; pero al seguir su forma de hacer las cosas y no hacer suyas la formas de hacer las cosas de esta tierra de acogida, lograrán implantar los mismos problemas que les hicieron marcharse de sus lugares natales.

Y luego, claro, se quejarán de lo mal que viven y lo achacarán al racismo de la gente nativa como yo.

Y nosotros pensaremos: “¿pero de qué va esta gente? Les hemos permitido estar aquí y ¿luego nos insultan?

Al tiempo, Francia es el ejemplo perfecto.

Es una pena.

Aunque sabemos que hay un plan premeditado tras toda esta situación.

Sólo hay que esperar para que suceda lo que tiene que suceder, y espero para entonces poder tener a mi familia en un barrio amurallado para elitistas ricos.
Sí, de verdad.

No veo otra salida.

La cosa se pondrá muy pero que muy chunga.