¡Que nadie me haga caso!

Excepto cuando digo que me envíes 1 millón de euros, entonces ¡sí que lo digo en serio!

El dinero da la felicidad, y quien diga lo contrario es tonto del culo.

Gran frase para enmarcarla y para obligar a los niños a aprendérsela de memoria, o de lo contrario recibirán latigazos de castigo.

Que ya lo dijo Orwell…

Puesto que los bancos crean las divisas fiduciarias mediante un simple apunte contable, lo más justo en este mundo es que el resto de humanos podamos obtener dichas divisas fiduciarias con el menor esfuerzo posible.

Por supuesto, lo tradicional es intercambiar un producto o servicio por dinero, y, en esta época de internet, por fin, eso se ha convertido en una labor en la que se puede emplear el menor esfuerzo posible. Genial.

Y pese a que la plebe esclavizada recibimos ese dinero falso de los bancos centrales, los más inteligentes sabemos cómo pasarlos a oro, el único dinero por los siglos de los siglos.

Así que, vayamos al grano, ¿ya tienes listo el millón de euros libre de impuestos para regalármelo? Aunque, en realidad, no es un regalo, esta información bien se lo vale. Que lo sepas que lo sé.

En este sistema neofeudal

¿Cómo descubrir que una persona no tiene conocimiento de cómo funciona este mundo? Cuando mencionas a los Rothschild y no sabe quiénes son.

¿Cómo descubrir que alguien no sabe de economía? Cuando mencionas “divisa fiduciaria” y no sabe de qué hablas y cree que el euro es dinero.

Podríamos establecer la fecha del inicio del sistema neofeudal en el que estamos en 1913, creación de la FED y comienzo del impuesto de la renta en EEUU.

SÍ, sorpresa, no había IRPF antes de la Reserva Federal de EEUU, que no es reserva, no es federal y no es de los EEUU, es privada.

En el libro “Tragedy and Hope” del historiador Carroll Quigley está documentado que el objetivo de los grandes banqueros de principios drl siglo XX era el neofeudalismo.

Y en su plan de establecimiento de dicho neofeudalismo, tener un banco central privado y dominado por ellos, como la FED, era esencial.

En 1971, con la separación del oro del dólar, el plan feudal se completó al 100%.

Ahora se paga el trabajo con vales sin valor (€,$) creados de la nada – divisas fiduciarias, no dinero.

El fraude actual de los bancos centrales es tan grande que podemos llamarlo sin duda “El Mayor Fraude de la Historia de la Humanidad“.

La creación de la UE, diseñada en los ’50 del siglo pasado, en reuniones Bilderberg, es la centralización neofeudal completa y total, la consolidación del plan: Robó la soberanía a los estados.

Por ejemplo, el Reino de España no es un estado ni soberano ni independiente; perdió todas las características necesarias.

Por tanto, es imprescindible romper la UE rompiendo sus estados títere para romper el neofeudalismo imperante actual. 

No hay otra salida.

Sin embargo, la masa siempre es usada y manipulada y, por ello, el colectivismo es un grave error. 

La única lucha efectiva antifeudal es la lucha por la libertad individual.

El libro “Propaganda” de Edward Bernays, sobrino de Freud, demuestra con hechos cómo de fácil es manipular a la masa. 

Seamos individuos.

Así, es la prerrogativa del individuo libre no obedecer las leyes, regulaciones y normas que le perjudican.

No hay otra, excepto la sumisión feudal.

Calma y tranquilidad

Mi madre me ha dicho que debería volver a escribir y publicar más libros.

Es una opción más que tengo.

Entre muchas otras.

Aunque, al escribir cada día en este blog es como si estuviera ya escribiendo un libro por capítulos.

Hace muchos años, sabiendo exactamente que se llegaría a la situación actual, comencé mi plan.

Y por ello, mientras muchos tienen pánico a perder sus trabajos, sus pensiones, sus subvenciones, sus ahorros depositados en los bancos, yo estoy en un mar de calma y tranquilidad.

Vamos, que me la suda que todo colapse, hablando en plata.

Mis ingresos proceden de fuentes externas a Cataluña y a España, y dependen de mi propio esfuerzo.

Y dispongo de dinero real físico.

Y me conozco los trucos para saltarme los obstáculos del sistema.

Además, al enfocarme en internet, puedo trabajar desde cualquier lugar del mundo en el que haya una conexión.

Y si cae internet, pues ya me inventaré otra cosa.

El haber aprendido a saber valerme por mí mismo me ha colocado en un lugar privilegiado.

Porque dependo única y exclusivamente de mí mismo.

Mí mismo, repito de nuevo para que resuene.

También, como he mencionado antes, al recibir mis ingresos del exterior me permite aumentar la riqueza local en donde vivo.

Es un asunto del que no hablo mucho, pero la mayoría de la gente a mi alrededor cobra pensiones o trabaja localmente.

Eso hace que el dinero haga un circuito cerrado y no genere nueva riqueza.

Pero yo, al generar mis ingresos desde fuera e introducirlo en el circuito local, estoy aumentando las posibilidades económicas locales.

No es mucho todavía, pero llegará un día que se notará, y bastante.

Por supuesto, los colectivistas que odian el emprendimiento hacen todo lo posible por parar el enrequecimiento.

Pero no lo lograrán.

El día que colapse el euro, y la gente como yo tengamos que poner la economía a flote con oro, veremos qué caras se les pone a los defensores de las divisas fiduciarias y de las rentas básicas.

Mientras, a comer palomitas mientras dure el espectáculo.

Aunque la situación me aburre un poco de lo sencillo que ha sido preverla.

Sin aprehensión y sin acritud.

Todo llega.

El destino final de todas las divisas

En 1923, la hiperinflación de Alemania era tan mala que el ratio de intercambio pasó de 9 marcos a 4.2 mil millones de marcos por $1. El coste de una barra de pan subió a 2 mil millones de marcos, y la gente quemaba dinero para calentarse porque era más barato que quemar madera.

En la Historia, todas las divisas acaban valiendo cero patatero.

Y todos los estados siguen el mismo destino que sus monedas.

Que nadie piense que el dólar y el euro serán diferentes, por mucho tiempo que duren.