11 Pequeñas victorias

Tras mi debida reclamación, YouTube me ha confirmado la remonetización de 11 vídeos…

Y


Ciertamente, hay vídeos que, por su contenido, pensaba que no los iban a remonetizar, pero lo han hecho. Así que, genial.

No está mal tener buenas noticias para variar.

Unos cuantos vídeos que a Youtube no le gustan

Youtube decidió que no tengo derecho a ganar un céntimo por el contenido ideológico de estos vídeos:

Por ejemplo, Youtube acaba de desmonetizarme este vídeo antiguo sobre la igualdad sólo por volver a compartirlo. Censura en tiempo real…

  • ¿Por qué la igualdad es un completo engaño?

  • 3 Acciones sencillas para defendernos del sistema actual.

  • Youtube mató a la estrella de la televisión.

  • Se buscan fanáticos del antifanatismo.

  • ¿Estamos ya ante el gran evento?

  • La larga mano de la maquinaria de guerra.

Bueno, podría hacer esta lista interminable porque desde octubre de 2015 YouTube me ha desmonetizado más de 100 vídeos, algunos con miles de visitas.

Y ahora parece que vuelve a las andadas con el único objetivo de destruir mi canal. No es una paranoia, no es victimismo, es una realidad basada en hechos.

Ahora mismo, los ingresos de YouTube son una parte importante de mi economía. Estoy esforzándome para hacer vídeos interesantes que atraigan audiencia y, así, aumentar los ingresos. Pero parece que es casi imposible, es como el juego del gato y del ratón. Y no hay ninguna duda de que, si esto continúa, YouTube acabará por destruir mi canal.

Estoy seguro de que ahí fuera hay algunos malnacidos envidiosos que están frotándose las manos y exclamando “¡Te lo mereces!“. Es la típica gentuza que suele salirse con la suya.

Es lo de siempre, ¿sabes por qué siempre ganan los malos? Porque los malos tienen acceso a financiación ilimitada mientras que los buenos tenemos que pedir perdón por existir, como por ejemplo…

Sí, claro, para los que se creen muy listos y piensan que expongo esto para arrancar más céntimos, y lo hago sólo por el dinero: “Sí, estáis en lo cierto.

A esto hemos llegado, lamentablemente. La verdad, se me están acabando los ánimos últimamente, y supongo que se nota.

Es lo de siempre, cuando llueve no encuentras paraguas, pero cuando hace sol, los hay por doquier.

Escribo este post a las 5 de la madrugada, desde mi móvil. En esto estoy perdiendo mi sueño.

Hasta los mismísimos de YouTube

Y ahora YouTube me desmonetiza mi último vídeo porque les sale de los mismísimos, supongo…

Tras un día entero que mi último vídeo estaba perfectamente monetizado, esta desmonetización no creo que se deba a un error de la AI de YouTube, sino parece premeditada y con alevosía. En todo caso la he recurrido, como siempre.

Por mucho que se excusen con la AI y sus algoritmos, la evidencia demuestra que a YouTube no le gustan ciertos canales por motivos ideológicos, y desmonetizar las primeras horas es destruir los canales medianos y pequeños, porque esos centavos son preciosos a fin de mes.

Por ejemplo, en abril he ganado lo mismo que en marzo, incluso habiendo subido el número de subscriptores en más de 900, cosa que, comparado con los otros meses, ha estado muy bien, porque es un dato de que mi canal es apreciado, aunque no se corresponda en visualizaciones.

Como he dicho, ya he pedido la revisión, pero el mal ya está hecho. No sólo mis vídeos nuevos los ve menos del 1% de los subscriptores de mi canal sino que YouTube hace todo lo posible para que no gane casi nada. Este próximo 11 de mayo mi canal cumplirá 11 años, ¿es hora de replanteármelo? No sé, sólo es una reflexión en voz alta.

Cada día pienso que para qué continuar. No hago más que exponerme, y pasa el tiempo y no me compensa; siempre cada avance que consigo en mi lucha acaba siendo destruído y vuelvo a las casillas de salida. Llega un punto en que el hartazgo es máximo.

Sí, YouTube sabe que tienen todas las de ganar, porque es un ataque psicológico constante; ellos son una megacorporación y yo sólo soy un individuo sin ningún tipo de protección más que mi cabezonería en continuar. Saben que estoy en el lado perdedor de la lucha. Y saben que yo también lo sé.

Y así siguen las cosas.

Fortalezas y debilidades

Respecto al Asunto YouTube, la solución es sencilla…

Es un hecho que mis vídeos interesan a su audiencia, por lo que tengo que seguir haciendo los vídeos a mi estilo y contando lo que cuento.

Por otro lado, también es un hecho que entre mis 1.200 o así vídeos ya publicados y monetizados, hay muchos del principio que tuvieron pocas visualizaciones porque mi canal era pequeñísimo por entonces.

Puesto que el problema radica en la escasez de visualizaciones respecto a la base de subscriptores, la solución es aumentar los lugares de distribución de los vídeos, mientras sigue aumentando el número de subscriptores.

Así pues, la sencilla solución es ir compartiendo mis vídeos antiguos en todo lugar donde estos años he ido cultivando un seguimiento interesado en mi labor, dígase “redes sociales“, “listas de correo” o “blogs“.

La idea es compartir al menos un vídeo diario en esos lugares, atrayendo más visualizaciones. Y ser constante en el plan.

Así que, menos planear y más hacer… ¡manos a la obra!