Huxley ya predijo el totalitarismo actual de las mal llamadas “democracias”

“A través de cada vez métodos más efectivos de manipulación mental, las democracias cambiarán su naturaleza; las viejas formas originales – elecciones, parlamentos, Cortes Supremas y todo el resto – permanecerán.

La substancia subyacente será una nueva clase de totalitarismo. Todos los nombres tradicionales, todos los eslóganes vacíos permanecerán exactamente igual a como eran en los buenos viejos tiempos. La democracia y la libertad serán el tema de cada emisora y de cada editorial. Mientras tanto, la oligarquía dirigente y su élite de soldados altamente entrenados, policías, creadores de pensamientos y manipuladores mentales dirigirán silenciosamente el espectáculo como les parezca oportuno.”

Este señor, Aldous Huxley, el autor de “Un mundo feliz” parece que todavía viviera, y estuviera describiendo la realidad actual. Asombroso.

O mejor dicho, es la demostración de que el presente era totalmente previsible en el pasado – o estaba bien planeado, y lo que está ocurriendo hoy en día no es ninguna sorpresa para los individuos con el conocimiento adecuado.

Una habitación con vistas

La habitación en la que han ingresado a Olga en el hospital se halla en un extremo del último piso del edificio, y las vistas están bastante bien.

De derecha a izquierda se puede ver la iglesia de Sant Baldiri, de SB, donde cada 11 de septiembre viene el President de la Gencat a rendir homenaje a Rafel de Casanova; luego, ya en L’H, se ve el edificio del hospital de Bellvitge, el hotel que tiene en su cima una forma de platillo volante; se ve la iglesia del centro de Cornellà, y, de vuelta en L’H, un par de los rascacielos de Gran Vía 2

Para finalizar, a la izquierda, se ve la qntena blanca diseñada para los JJOO del ’92 en el anillo olímpico de Montjuïc.

También podemos entretenernos viendo pasar a los trenes de los FGC junto al río Llobregat; y, más de tanto en tanto, podemos ver pasar el AVE de Renfe.

Y en los campos, he observado tractores realizando sus labores agrícolas.

No está mal, es un paisaje para entretenerse mirándolo un rato.

En un mercado de Santa Coloma de Gramenet

Pues hoy ha tocado ir a comprar al mercado sabatino del barrio de Fondo  de Santa Coloma de Gramenet.

¡Idea de Olga!

Porque hemos quedado con mi suegra, su madre, la abuela materna de mis hijos, para mirar y comprar ropa de verano.

Ropa barata, quizás en exceso.

El caso es que, y describiendo de manera objetiva, el barrio parece China Town

Sí, es increíble, pero hay anuncios en la calle sólo en chino – ¿mandarín o cantonés?.

Me pregunto si los españolistas que se quejan de los rótulos en catalán – que es la lengua originaria de este lugar – se quejan de los anuncios sólo en chino.

El hecho es que este barrio está poblado por chinos, africanos del norte y del sur, pakistanís y americanos de origen no europeo.

Mujeres caminando con hijab y burka mezclándose con mujeres caribeñas que no dejan nada a la imaginación, y mujeres chinas entre medio.

Por lo que, si se es un nativo como yo, que mide un metro ochentaycinco, uno parece un gigante extraño entre la población local.

Es curioso, ¿no?

Ha habido un momento que estaba al borde de unas escaleras y me ha empujado un hombre de apariencia subsahariana – eufemismo para no decir negro – que sin ningún respeto me ha dicho “¿dejas paso o qué?“.

En fin…

Pensaba que yo era un ejemplo de población local, pero parece que como que no.

Supongo que eso me hace ser de clase alta al comparame con la gente de un metro sesentaycinco de mi alrededor 😛

Lo más curioso es que Olga, de origen ruso, es quien se siente más incómoda en este ambiente.

Es como que ya no necesitamos viajar para conocer otras culturas.

En unos pocos años, como sin darnos cuenta, se han implatado otras gentes que profesan otras culturas de una manera en que no han respetado la cultura local y la han substituido casi por completo.

Esto no es una opinión ni una apreciación, ya digo, es una descripción de un hecho que ha ocurrido en este lugar.

Lo que me parece curioso es que estas gentes se fueron de un lugar en el que no podían vivir bien, por el motivo que fuera, y buscaron un sitio en el que sí poder vivir bien.

Y lo encontraron; pero al seguir su forma de hacer las cosas y no hacer suyas la formas de hacer las cosas de esta tierra de acogida, lograrán implantar los mismos problemas que les hicieron marcharse de sus lugares natales.

Y luego, claro, se quejarán de lo mal que viven y lo achacarán al racismo de la gente nativa como yo.

Y nosotros pensaremos: “¿pero de qué va esta gente? Les hemos permitido estar aquí y ¿luego nos insultan?

Al tiempo, Francia es el ejemplo perfecto.

Es una pena.

Aunque sabemos que hay un plan premeditado tras toda esta situación.

Sólo hay que esperar para que suceda lo que tiene que suceder, y espero para entonces poder tener a mi familia en un barrio amurallado para elitistas ricos.
Sí, de verdad.

No veo otra salida.

La cosa se pondrá muy pero que muy chunga.

Cuando lo “normal” es lo más extraño

image

“Una licencia (un permiso) es lo que obtienes cuando el gobierno te roba tus derechos y te los revende.” Mark Edge.

Como el permiso de conducir, permiso para abrir un negocio, permiso para ejercer una profesión (títulos universitarios), permiso para construir tu vivienda, permiso para caminar por el campo, etc, etc..  El estatismo es el peor enemigo del ser humano.

image

“Rebelión no es lo que la gente piensa que es. Rebelión es cuando apagas el televisor y comienzas a educarte y a pensar por ti mismo.” Gavin Nascimento.

Es fácil darse cuenta cómo funciona la disidencia controlada: siempre dicen que hablan representando “el pueblo”, y siempre dirigen a la gente a “luchar por sus derechos y salir a la calle.” Es puro teatro, y la manera de tener a la población entretenida dando palos de ciego.

image

Facebook, el entretenedor de masas cuyo objetivo es substituir a la televisión y hacer creer a la población que son “importantes” compartiendo banalidades, mientras recopila información para controlarnos al estilo de “1984” de George Orwell.

image

Los esbirros del sistema, seres deshumanizados, cuyo “trabajo” consiste en obedecer al “pequeño dictador” de turno que se llena la boca con la palabra “democracia” y dice cuidarnos “por nuestra seguridad”.

Ésta es la “normalidad” actual en la que existimos, pero no somos.