España era el paraíso en la Tierra

No hay nada como que un extranjero nos haga ver lo que a veces los locales no damos excesiva importancia. Siempre es bueno tener perspectiva para darnos cuenta de las cosas como son. Y la realidad es que, en comparación con el resto del mundo, España era un muy buen lugar para vivir.

Sí, el Reino de España ERA el paraíso en la Tierra. Así, en pasado. Porque en los últimos tiempos parece que nos hemos dedicado felizmente a tirarnos piedras a nuestro propio tejado, así como si no tuviera consecuencias.

Y ahora, nos hemos metido nosotros mismos en la boca del lobo…

¿Hay un exceso de alarmismo?

Si no hay nada que lo cambie, el gobierno central va a componerse de individuos ultra-colectivistas, socialistas y comunistas. Esto no sucedía desde hace 83 años, en agosto de 1936, justo en los inicios de la Guerra Civil.

Los venezolanos decían que en Venezuela no podía ocurrir lo de Cuba.

Y los españoles dicen que en España no puede ocurrir lo de Venezuela.

Pero en el gobierno central español van a hacer ministros a gentes colaboradores del régimen criminal narcotraficante venezolano.

Porque si no ocurre nada inesperado, esta semana se va a perpetrar la mayor amenaza a nuestra economía y libertad, dentro de lo poco que nos queda, en 83 años. Cuando la gente se estaba matando entre sí.

No, no hay un exceso de alarmismo. Desde mi punto de vista es justo lo contrario. Hay un exceso de tranquilidad. Y eso está siendo aprovechado por los enemigos de la Humanidad. Como suele ser su plan.

YouTube me ha destruido

Ya es oficial, todo está fuera de mi control. Ya no importa lo que haga o deje de hacer, o cuánto me esfuerce.

El algoritmo de YouTube me ha machacado:

Las visualizaciones de mis vídeos en los últimos 28 días han bajado un 51% de golpe…

Los minutos vistos han bajado un 45%…

Los nuevos subscriptores son ya casi una rareza, además de que comienzan a haber días en negativo…

Los nuevos vídeos no alcanzan mucho más del 2% de audiencia de los más de 53.000 subscriptores de mi canal…

Alguien sin conocimiento podría decir que es que mis vídeos ya no interesan, pero no es así, porque de quienes ven mis vídeos, les gusta al 94% que dan su opinión…

Un dato preciso para entender por qué afirmo que es culpa del algoritmo es éste…

Cuando la cosa iba más o menos “normal“, el tiempo de visualización de los no subscritos rondaba el 80%. ¿Qué significa esto? Que mis vídeos eran descubiertos por nuevos visualizadores porque eran recomendados por el algoritmo o aparecían en las búsquedas. Ahora eso ya casi no sucede.

Y, por supuesto, pronto, a este paso, no llegaré ni al mínimo de cobro mensual, que son unos míseros 70€.

¿Y qué voy a hacer? Seguiré creando nuevos vìdeos porque tengo todavía una larga lista de ideas pendientes. Sin embargo, mi flujo de efectivo está por los mínimos y no sé cuánto tiempo me queda ¿meses? ¿semanas? ¿días? ¿horas? ¿minutos? ¿segundos?

Doce años, doce años esforzándome para nada. Pesadumbre nivel 1.000% 😔

Es hora de dejar de engañarme. YouTube gana, es game over para mí, aunque aguante como un espíritu en pena.

Mis enemigos ya pueden tirar cohetes, se los merecen a pulso.

Mi canal de Youtube en caída libre

19/05/2018…

21/07/2018…

Y acelerándose en los últimos días:

16/07/2018…

19/07/2018…

21/07/2018 (dos días sin nuevos subscriptores)…

Quiero felicitar a todos los que me han difamado y atacado, que en realidad han sido pocos pero efectivos, sobre todo dando puñaladas traperas por la espalda de manera cobarde, por conseguir su objetivo y quitarme de enmedio.

¿Qué voy a hacer al respecto?

Nada.

La tendencia es clara e invariable.

Así que…

Seguiré haciendo vídeos y seguiré subiéndolos a YouTube.

Seguiré hablando de los temas de los que siempre hablo.

Seguiré disfrutando haciendo lo que me gusta.

Voy a seguir siendo yo mismo y actuando de la misma forma y, como ya se sabe, así no lograré resultados distintos.

En este momento estoy rozando no llegar ni al mínimo pago mensual, cosa que no me ocurría desde que tenía más o menos 5.000 subscriptores o así.

Y ahora tengo 44.368.

Todos estos años y todo mi esfuerzo para nada.

Gracias mundo.

A disfrutadlo.

Yo sigo a la mía.

Eso no vais a poder cambiarlo.

Es a causa de la calor

No es cosa de ahora.

Me ocurre cada vez que la temperatura supera los treinta.

Mi mente se pone en pausa automáticamente.

Dejo de tener ganas de nada.

Pero parece que con la edad se me amplía el dejar de tener ganas de nada.

Tampoco mi cuerpo funciona como era joven.

Ya soy un cuarentón.

Me queda menos tiempo del que ya viví, estadísticamente.

Aunque es un aspecto de mi cuerpo hipotérmico.

Mi cuerpo no está diseñado para el verano.

Así de sencillo.

Quizás, cuando reúna el dinero suficiente iré saltando de lugar en lugar que no supere los veinticinco grados.

La primavera y el otoño son mis temporadas ideales.

Es una cuestión física.

No soy yo, es a causa de la calor.

Pero es una excusa como otra cualquiera, claro.

Es mi excusa de temporada.

Si sigo atrapado en este lugar, a partir de septiembre deberé arreglar los estropicios que estoy haciendo ahora a causa de la calor.

Paciencia.