No te equivoques

Me temo que hay gente con la mente colectivizada que ha malinterpretado este meme que publiqué hace unos días – la imagen no es mía, pero sí el texto.

Parece ser que hay quien cree que significa que el gobierno actual no funciona y que hay que substituirlo por otro gobierno.

ERROR

Vamos a ver si nos entendemos: NO HAY DERECHOS Y TIENES QUE OCUPARTE DE TI MISMO.

Si no te ocupas de ti mismo, ningún gobierno te salvará. Ninguno.

Es decir, no tienes derecho a la vida, no tienes derecho a una vivienda – digna o no – , no tienes derecho a tu salud, no tienes derecho a una educación, no tienes derecho a un puesto de trabajo, en definitiva, no tienes derecho a tener derechos.

¿Es complicado de metértelo en la mollera? ¿La propaganda colectivista es demasiado fuerte?

Me da igual. No escribo para darte masajes cerebrales, sino para desafiar los conceptos que se han arraigado falsamente.

Los derechos fue un concepto inventado para entretener y dirigir a la masa. Y, si eres un individuo, no formas parte de la masa. Sólo las babosas forman parte de la masa.

Un individuo libre no tiene derechos porque no da nada por sentado. No se cree que por respirar otro individuo tenga que concederle algo. Si necesita algo en este mundo, ¡lucha por ello! No lloriquea ni se hace la víctima porque le están vulnerando sus derechos. ¡Venga ya!

Un individuo dice: ¡aquí estoy yo y voy a conseguir crear un hueco para mí!

Un individuo no espera una subvención, ni una pensión, ni una prebenda. Un individuo se esfuerza para obtener los ingresos suficientes para depender por sí mismo.

Un individuo no lloriquea, un individuo celebra sus éxitos.

Así de mal está este mundo que millones de seres humanos con cerebro no han aprendido a usarlo porque se han creído la mentira de que lo merecen todo sin aportar nada.

Esta gran recesión que está entrando va a hacer una gran limpieza, y, quizás, sea algo bueno.

Roward Atkinson: El derecho a ofender

Aquí mi traducción:

La ambición bienintencionada y razonable de contener a los elementos desgradables de la sociedad ha creado una sociedad de una naturaleza extraordinariamente atoritaria y controladora, es lo que se podría llamar la ‘nueva intolerancia.’

Un nuevo, pero intenso deseo de amordazar las voces incómodas atacantes.

No soy intolerante“, dice mucha gente. Dice tanta gente bien hablada, altamente educada, de mente progresistas. “Sólo soy intolerante con la intolerancia.” Y la gente tiende a asentir sabiamente y dice “oh, sí sabias palabras, sabias palabras.”

Y, sin embargo, cuando se empieza a pensar en esta supuestamente indiscutible afirmación durante más de cinco segundos, se comprende que todo por lo que se está abogando es la substitución de una intolerancia por otra. Que para mí no representa ningún tipo de progreso en absoluto.

Los prejuicios soterrados, injusticias o resentimientos no se abordan arrestando a la gente.

Se abordan aireando, discutiendo y tratando los asuntos, preferiblemente fuera del proceso judicial.

Para mí, la mejor manera de incrementar la resistencia de las sociedades al insulto o al discurso ofensivo es permitir mucho más de ello.

Como con las enfermedades infantiles, se pueden resistir mejor los gérmenes a los que se ha estado expuestos.

Necesitamos construir nuestra inmunidad a ofendernos para que podamos tratar con los asuntos pueden provenir de la crítica perfectamente justificada.

Nuestra prioridad debería ser tratar con el mensaje, no con el mensajero.

Como el presidente Obama dijo dirigiéndose a las Naciones Unidas, sólo hace un mes o así, “los esfuerzos loables para restringir el discurso pueden convertirse en una herramienta para silenciar a los críticos u oprimir a las minorías. El arma más fuerte contra el discurso del odio no es la represión, es más discurso.”

Y ésta es la esencia de mi tesis, ¡más discurso!

Si queremos una sociedad robusta, necesitamos un diálogo más robusto, y eso debe de incluir el derecho a insultar o a ofender.

En un país okupado

Había escrito un texto bastante largo, pero la app de WordPress de mi móvil ha petado y lo he perdido.

Y estoy tan cabreado por ello que no tengo puñeteras ganas de volverlo a escribir.

Dejo la imagen y el tìtulo, y pido disculpas.

Añado unos vídeos: