Se confirma la traición a la República de Catalunya

Lo he escrito ya en este blog: los políticos oficialistas catalanes han hecho todo lo posible para deshacer el resultado del referéndum del pasado 1 de octubre de 2017, en el que más de dos millones de individuos amantes de la libertad proclamaron y establecieron la República de Catalunya.

Estos políticos oficialistas catalanes, hijos del Régimen del ’78, han traicionado a la República de Catalunya aceptando y sometiéndose a los dictados del Reino de España, al seguir el juego de unas elecciones ilegales y luego inagurando un nuevo Parlament autonomista.

No es un error, repito, es una traición bien planificada.

Pues basta ya.

Lo bueno es que los españolistas, que son unos ignorantes en historia, no saben nada sobre la venganza catalana. Pero en lugares como Grecia y Albania sí la recuerdan – en Albania la palabra Katallani es sinónimo de monstruo y asustan así a sus hijos.

Pues bien, quien avisa no es traidor. La República de Catalunya está aquí para quedarse, y puede que no sea hoy, ni mañana, ni pasado mañana, pero los individuos que la proclamamos no vamos a permitir que los despreciables españolistas se salgan con la suya.

Es pura defensa propia, puesto que son los españolistas los agresores violentos.

Por supuesto, sí que es una amenaza – con todas sus letras, que se hará efectiva en el momento menos esperado. Roma no paga a traidores, y la República de Catalunya menos.

Recomiendo seguir en WordPress a “El Timbaler del Bit“.

En defensa del materialismo y del consumismo

Alimenta a tu ego todo lo que puedas consumiendo.

Si tu ego te pide un yate, dale un yate.

Si tu ego te pide una mansión, dale una mansión.

Si tu ego te pide oro y brillantes, dale oro y brillantes.

Porque al igual que hay que alimentar a nuestro espíritu, también hay que alimentar a nuestra parte material.

Tener bien satisfecho a nuestro ego material es fundamental para mantener nuestro equilibrio.

Esas ideas de considerar a lo material y a nuestro ego como “malos” es pura patraña propagandista de la Nueva Era.

Es una estrategia para mantenernos desarmados ante los verdaderos males del mundo.

Centrarnos tan sólo en el aspecto inmaterial es mantener un estado desequilibrado perjudicial para nuestras vidas.

Quienes desprecian los bienes materiales están en realidad despreciándose a sí mismos.

Fijémonos en que es nuestra mente la creadora de todo lo material que hay en este mundo humano, por lo que negar a lo material es negarnos a nosotros mismos.

Soy consciente de que esta premisa puede chocar con las ideas que predominan en una cantidad de personas que se consideran “despiertas”, pero, en realidad, éstas están en vigilia y no despertarán hasta que se acepten a sí mismas tal como son: materiales e inmateriales.

Muchas de esas personas son adictas a acudir a cursos por los que pagan dinero a otros por guiarlos en lo inmaterial, ¿no es un contrasentido?

Somos lo que somos en este mundo, y los antiguos ya nos enseñaban que había que conocerse a uno mismo.

No consumir materialismo para alimentar a nuestro ego material es desconocernos a nosotros mismos.

Paradójicamente, acabo de transmitirse esta noció fundamental de la sabiduría eterna gratis, pero siempre puedes regalarme un millón de euros 😀