Más estupidez catalana NIVEL DIOS

En el tuit, con “Mas” se refieren al ex-presidente de la Generalitat de Catalunya, Artur Mas – para quien sea foráneo y no lo sepa.

Lo cierto es que esto es alucinante. Habiendo nacido catalán podrá parecer que me tiro piedras a mi propio tejado últimamente, pero es que hay cosas que superan cualquier sentido común – si es que hay sentido común.

Porque con Caixa de Solidaritat están hablando de una caja de solidaridad tipo crowdfunding que las asociaciones pro-independencia se montaron para salvar a los parásitos políticos supuestamente corruptos de las garras de la justicia española.

Supongo que la idea es: “Sí, son corruptos, pero son nuestros corruptos.” Y, además, pagar las multas y fianzas de la gente normal del lado correcto, detenidas por las fuerzas policiales españolas, para decir: “No solamente salvamos el culo a los políticos, a la gente normal, también.

Pero apartémonos de la propaganda, y miremos el asunto un poco de cerca. Frotémonos los ojos para darnos cuenta de lo que verdaderamente está ocurriendo: Hay gente que pone dinero de su bolsillo no sólo para salvar el culo de despreciables politicuchos aprovechados sino que ESTÁN REGALANDO SU DINERO A SU ENEMIGO.

Es que, vamos a ver dónde se ha visto esto. Están pagando multas y fianzas impuestas por los que quieren destruir el motivo que dicen defender. Están financiando las porras de las que luego se quejan que les pegan. ¡Vamos ya!

Es que es increíble. Pero tiene que ver con la victoria del marxismo cultural sobre unos cerebros lavados desde hace décadas. El supuesto seny catalán, que hace que muchos se crean más listos porque creen saber diseñar estrategias y estratagemas ultra-inteligentes, no es más que una fantasía creada para manipularles hasta el tuétano de sus huesos.

Vaya, pero esto ya viene de lejos. Recuerdo como las élites catalanas consiguierno miles y miles de trabajadores gratis -esclavos- para los Juegos Olímpicos de 1992. Los llamaban “voluntarios“. Por eso exactamente me negué a ser voluntario y participar en ese engaño, pese a que muchos de mis compañeros de clase del instituto de bachillerato sí se ofrecieron. Será que, de alguna manera, estoy vacunado desde niño para detectar este tipo de cosas.

Volviendo al asunto de la caja de solidaridad, neolengua buenista – porque los buenos nombres hacen que la propaganda sea efectiva -, el hecho de que la gente haya caído en esta trampa nos hace ver que en Cataluña la estupidez circula por niveles todavía no alcanzados en otras partes del planeta. Porque hay quienes se lo creen y lo defienden con argumentos pintorescos como: “¿Es que no eres solidario?“, que es como preguntar: “¿Cómo que no eres tan tonto como yo?“. ¿Alguien escucha, a lo lejos, las carcajadas de ciertos políticos catalanes como Artur Mas?

En Cataluña, las élites políticas – todas, las de las dos partes – saben muy bien que tienen un público tan voluble como para creerse cualquier cosa. Por una parte pueden hacer creer que el castellano se persigue, y por la otra parte hacer creer que independizarse es cuestión de llevar lacitos amarillos y sonreir. Y, así, los cerebritos del márketing manipulador pueden sacarse cosas como que los traicionados paguen las multas de los traidores. Seguramente, las dos partes tengan contratadas a las mismas empresas de márketing.

Una cosas sí. La situación es tan absurda que da para partirse de risa. Cataluña, ahora mismo, es el hazmerreir del mundo. Catalán es sinónimo de pusilánime en todos los idiomas.

Y así están las cosas por estos lares. Pero tranquilos, que podemos superarnos en la estupidez. Sabemos que podemos.

¿Crees que es importante la labor que realizo?

Sócrates se negó a tomar la cicuta.

Yo me niego a tomar la cicuta.

Hace unos años pensé que con las ganancias de terceras partes – Youtube, Karatbars, las ventas de mis libros y camisetas – podría salir adelante.

Pero me equivoqué.

Depender de grandes corporaciones hace que en cualquier momento puedan demolerte sin contemplaciones, como en Youtube, donde la desmonetización me ha dejado tieso.

Y depender de que haya gente inteligente que entienda un sistema complejo, como es el del oro y Karatbars, es mucho pedir.

Ésa es mi experiencia.

Así que no me queda otra que depender de mí mismo.

Porque, vayamos al grano: el producto soy yo.

Y, tal como anuncié en un post anterior, he creado una página de crowdfunding: https://jmgoig.org/financiame/

El objetivo es lograr una financiación directa y constante de pequeñas aportaciones de los individuos como tú, que apreciáis mi labor.

En finánciame, encontrarás tres opciones de aportación mensual, y una opción de cancelación, para cuando te canses de mí.

Como siempre, me tiro al vacío sin paracaídas.

Habrá mucha gente que pensará lo que le dé la gana de esta nueva iniciativa, pero si eres de los que aprecia el valor que aporto con mi labor, espero que consideres esta propuesta dentro de tus posibilidades.

Sí, hay a quienes les haría felices que desapareciera, pero sé que hay también muchos más que apreciáis que esté al pie del cañón.

Sigamos resistiendo juntos, cada uno en nuestra posición más adecuada.

Yo, aquí creando y compartiendo información que el establishment no quiere que se sepa, y tú, ahí aportando tu soporte y beneficiándote de mi labor.

Son tiempos duros, pongo mi futuro en tus manos, gracias por financiarme.