Alerta comunista: Se ha creado la ‘Internacional Progresista’

¿Sabía usted que hoy nació oficialmente la Internacional Progresista, en una clara jugada de la izquierda internacional, aprovechándose de la pandemia del #Covid_19, para arreciar contra la libertad?

¿De dónde viene? ¿Quiénes la crearon? ¿Qué es?

Veamos…

Lo primero es que al entrar en su sitio web, nos encontramos con esta imagen. Como si ya el 2020 no fuera lo suficientemente traumático, se anuncian en medio de la pandemia como la salvación.

Muy mal augurio…No es un secreto que la izquierda mundial intenta reinventarse después de la mala reputación que les ha dejado el régimen venezolano y otras tantas cosas. Bajo la bandera del progresismo, pretenden relanzarse con nueva imagen.

Tal parece que la Internacional Socialista no parece ser el espacio que reúna a fuerzas políticas que promueven la izquierda, pero que no quieren nada con lo tradicional por sus resultados. Ahora, pretenden atraer jóvenes bajo la moda progresista.


Esto no es nuevo. Ya denunciábamos el año pasado el nacimiento del Grupo de Puebla, relanzamiento del Foro de Sao Paulo “más chic”. América Latina a la medida del progresismo. Veremos que hay figuras del grupo en esta internacional.


¿De dónde nace la Internacional Progresista?


Principal promotor es el Instituto Sanders, creado por esposa e hijo de Bernie Sanders, y DiEM25 (Democracy in Europe Movement 2025), movimiento político proeuropeo que busca “democratización” de instituciones europeas desde izquierda.

El Instituto Sanders tiene agenda progresista. Entre sus miembros destaca Danny Glover, el mismo que le sacó plata al chavismo. DiEM25 fue creado por Yanis Varoufakis, exministro de finanzas de Tsipras, el exprimer ministro socialista griego. Ah, y es apoyado por Žižek.

Ambos grupos, uno desde el ámbito de los think tanks y el otro desde el ámbito político/social,buscan posicionar temas “progresistas”, que no son otra cosa que renovación de políticas de izquierda, criticando modelo liberal y posicionando matrices de opinión + aspiración de poder.

En noviembre de 2018, ambas instituciones lanzaron un comunicado conjunto llamado “Es hora de que los progresistas del mundo se unan“, nada distinto al “¡Proletarios del mundo, uníos!”, del Manifiesto Comunista.


¿Qué es entonces la Internacional Progresista? 


Durante su lanzamiento afirman que “el fin de la historia prometía paz y prosperidad global. En cambio, destruyó comunidades, empobreció trabajadores y llevó nuestro medio ambiente al borde del colapso.”

https://youtu.be/2jcRtN6RUCU
Sostienen que “al alimentarse del descontento, red de facciones de derecha se está extendiendo a través de fronteras, trabajando para erosionar derechos humanos, silenciar la disidencia y promover la intolerancia.” El mismo guión del Grupo de Puebla y lo que hace la izquierda.

Similar a lo que promueve el Grupo de Puebla, este internacional busca enfrentar a lo que llaman “la derecha conservadora” y profundizar la igualdad y la justicia social. Se olvidan de los resultados que la izquierda ha generado en la historia de la humanidad: pobreza y muerte.

¿Quiénes conforman la Internacional Progresista?


Tienen un gabinete, un secretariado y un consejo. El más importante es el último. En él destacan figuras como Rafael Correa (Ecuador), Fernando Haddad (Brasil) y kirchnerismo y actuales ministros de Alberto Fernández (Argentina).

También figura el excanciller de Lula, Celso Amorim, y el exvicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera. Todas son figuras vinculadas a la izquierda regional, y al PT concretamente en Brasil, entre otros. Hay una alineación con el Grupo de Puebla.

Además, hay múltiples intelectuales, académicos y políticos de buena parte del mundo, con una agenda de izquierda y que han buscado agitar desde la opinión pública un renacimiento de esas ideas. Destacan Noam Chomsky, por ejemplo, Naomi Klein y la primera ministra de Islandia.

Un paréntesis: Curiosamente no hay nadie de Venezuela.

Ya veremos cuál o cuáles partidos, bajo bandera progresista, se unen…

Continuemos.

Pero lo más interesante -y preocupante- lo que aspiran. Por un lado, se plantean ser un movimiento que apoye a activistas de todo el mundo, a través de herramientas, capacitaciones y reuniones. Buscan movilizar a la izquierda progresista.


Además, están diseñando un plan para transformar las instituciones que impactan sobre nuestras vidas, comunidades y planeta. Buscan articular activistas, pensadores y personas para desarrollar un orden internacional progresista.


Incluso se plantean ser una agencia a través de una coalición de medios de comunicación progresistas para difundir historias y perspectivas. A diario comparten notas de estos medios. Por cierto, entre ellos @openDemocracy, de George Soros…


En esa lista de medios figuran varios de América Latina, pero también de todo el mundo. Todos critican a gobiernos “de derecha”, buscan posicionar a la izquierda en la opinión pública y tienen una clara agenda que promociona liderazgos izquierdistas.

No es casual que sean estos medios y blogs los que estén en permanente ataque a Bolsonaro en Brasil, Piñera en Chile, Trump en Estados Unidos y a otros, o estén alabando a Cuba, México y Argentina. Como el Grupo de Puebla, vienen a reacomodar a la izquierda global.

Un elemento de gravedad es una de las campañas que desde ya promueven y por la cual decimos que se aprovechan de la pandemia: buscan agitar a inquilinos para se defiendan de los propietarios frente a cobros.

Jamás hablan de respeto a la propiedad privada.

La campaña se llama “construyendo el poder de los inquilinos durante el #Covid_19”, valiéndose de la “crisis de las rentas” para proteger a los inquilinos y atacar a los propietarios. Una clara afrenta a la propiedad privada y un causal de revueltas, algo que les encanta.


No olvidemos que detrás de las protestas y revueltas en América Latina estaban estos mismos grupos, valiéndose de demandas legítimas para infiltrar, agitar y destruir ciudades mientras buscaban desestabilizar gobiernos. Nada nuevo.

Se podría entender la emergencia y que se tomen medidas que flexibilicen pagos, pero de eso a pretender que vecinos se organicen para no pagar o tomar propiedades, es vandálico. Siempre buscan conflicto. Hasta tienen guía para organizarse y están reclutando líderes de inquilinos.

¿Qué aspira la Internacional Progresista?


Un mundo democrático, descolonizado, justo, igualitario, liberado, solidario, sostenible, ecológico, pacífico, post-capitalista, próspero y plural. Ni una sola mención a la palabra libertad; buscan “liberar” desde la igualdad.


Está claro que este movimiento nace en medio de la pandemia para aprovecharse de la situación, para achacar todas las culpas al modelo capitalista y pro-libertad y hacerse del poder desde las revueltas, el descontento social agitados por ellos y el populismo.

Se han armado de figuras, organizaciones y medios para avanzar en ese propósito. Habrá que estar atentos a quiénes más se le unen,pero su propósito está claro. Buscan alterar el orden actual, justificar populismos y volver bajo el internacionalismo que esa izquierda siempre clama.

Su propósito inmediato parece claro: lograr que Donald Trump pierda la reelección en Estados Unidos y obtener la joya de la corona. En el caso de América Latina, con Correa, Fernández y Haddad, buscan propiciar las derrotas de Jair Bolsonaro, Lenín Moreno, entre otros.

Se valen del manejo de la crisis del #Covid_19 para justificar tales acciones que lleven al final a gobiernos que llaman “de derecha”. Hipócritamente, omiten hablar de Nicaragua, Cuba, Venezuela y cómo condenan a sus ciudadanos en medio del virus.

En septiembre buscan celebrar su congreso en Reikiavik, la capital islandesa, que estará organizado por el partido de la primera ministra, el Movimiento de Izquierda-Verde. Allí se articulará el trabajo del año 2021.

La plataforma estará financiada exclusivamente con donaciones y aportes de miembros. La organización no permite financiación ni participación de lobbies y algunas empresas. Pero no así de gobiernos, algo de lo que lo estos movimientos, como el Foro de Sao Paulo, se ha beneficiado.

Esa izquierda hipócrita y ambiciosa cierra filas para reorganizarse. Viene dando pasos agigantados, en nuestra región con el Grupo de Puebla, pero también a nivel mundial. Hoy, más que nunca, quienes defendemos la libertad debemos organizarnos.

Los enemigos de la libertad no descansan. Hoy se suma uno más: La Internacional Progresista.

Visiten su página web y sabrán más:
progressive.international

Y en Twitter: @ProgIntl

#ProgressiveInternational.

Pedro A. Urruchurtu