El oro a $1.400

Son estas cosas de la sincronización con el Universo.

Acabo de despertarme a las cuatro de la madrugada, recibo un impulso para consultar la economía desde mi móvil, y justo el oro acaba de superar los 1.400 dólares la onza, cosa que no hace desde 2013 o así.

Y parece que no va a parar aquí, pese a las típicas bajadas y subidas circunstanciales.

Por supuesto, el oro se mide en gramos, onzas, kilos y toneladas, pero la mayoría de la gente lo suele compararlo con las divisas fiduciarias que conoce.

Esta subida, además, es un indicador de que hay fortunas que están refugiándose en el oro debido a la llegada de una gran recesión y/o una nueva guerra. El precio del oro siempre es el canario en la mina.

Como siempre, el oro es el único dinero, protector del poder adquisitivo, y es una obligación tenerlo para sortear cualquier crisis. El ahorro se hace con oro o no es ahorro.

Como emigrar del país y conservar tu dinero

¿Quieres irte a vivir a otro país pero temes perder tus ahorros en el proceso?

Pues puedes seguir esta solución:

  1. Ábrete una cuenta en Karatbars, empresa alemana que distribuye oro físico en pequeños lingotes.

  2. Envía la documentación de tu domicilio actual y pasaporte, en el apartado de KYC.

  3. Pasa tu dinero a oro, pero no pidas el envío de los lingotes, marca la opción de que se mantengan gratuitamente en el almacén.

  4. Trasládate a tu nuevo país.

  5. Cambia la dirección en tu perfil, entra de nuevo en el apartado de KYC y envía la documentación de tu nuevo domicilio.

  6. Ahora tienes varias combinaciones:
       a) Pide que te envíen el oro.
       b) Traspasa el oro de nuevo a efectivo.
       c) Pide una parte del oro y mantén el resto en el almacén.
       d) Traspasa una parte a efectivo y mantén el resto en oro en el almacén.
       e) Mantén todo tu oro guardado en el almacén para tu futuro.

Tienes que hacer tus propios cálculos, y actuar según tu propia estrategia, pero esta es una muy buena manera de proteger tu dinero de las zarpas de los gobiernos y de los bancos.

Encantado de haberte podido ayudar.