Ni quito ni pongo rey

… pero no obedezco a ningún señor.

Una cosa es el idealismo y otra es cómo implementarlo para que se haga realidad. Por supuesto, siempre hay que apuntar a las estrellas para alcanzar al menos la Luna.

Pero a veces se llega a un punto en el que comparamos el idealismo y la realidad actual, y decimos: pues me quedo con lo que hay.

Nací durante una dictadura, y dos años y medio después se colocó a un rey como cabeza de estado. Y ahora, está su hijo en su puesto. ¿El resultado? Pues idealmente podríamos ser una república para no ser súbditos, pero la realidad ha resultado ser nada mala. Comparando económicamente la vida de hace cuarenta y seis años y la de ahora, pues podríamos afirmar que se vive mucho mejor. Por supuesto, todo es temporal y no se sabe qué pasará pasado mañana.

La cosa es que, aunque me he pasado años escribiendo cómo se podrían mejorar las cosas, mi ideal sigue siendo la Confederación Helvética, no se puede negar que esta España ha alcanzado un muy buen nivel de vida. Tan buen nivel que los colectivistas tienen como objetivo saquearla, al estilo venezolano. Porque sólo se puede robar donde hay algo que poder robar.

El único problema es que hay una cantidad ingente de tontos útiles que se creen la propaganda de los colectivistas, que por su estupidez podría conducirles a perder todo lo bueno ganado. Ciertamente, hay que seguir intentando que abran sus mentes a la realidad para que dejen de apoyar a los manipuladores. Aunque parezca, a veces, una empresa inútil. Los colectivistas son muy buenos flautistas de Hammelin. Y lo han demostrado una y otra vez.

En esto, ya que es muy complicado avanzar en este ambiente, al menos habrá que conservar lo logrado y evitar los cambios perniciosos. El rey se puede quedar en su sitio, siempre y cuando no moleste al desarrollo individual de sus súbditos. Porque resulta que, paradójicamente, son los izquierdosos que lo quieren destituir los que se dedican a inmiscuirse para controlar la vida privada de los individuos. Esto sí que es intolerable.

Que todo lo bueno se quede donde está. El problema es que si tenemos 100 manzanas y una de ellas está podrida, las 99 buenas no mejorarán a la podrida sino que la podrida estropeará a las 99 restantes. Hay que estar muy atentos a esta minoría colectivista podrida. La única defensa es la cirugía. Estirpar el tumor marxista cultural de cuajo.

Los individuos podemos vivir sin molestar a los demás, podemos vivir infiltrados sin que la masa se entere de nuestra existencia. Sin embargo, las acciones de esa masa suelen alterar nuestras vidas tranquilas. Es por eso, aunque parezca contradictorio, que hay que estar atentos a los movimientos de esas masas manipuladas y tomar las medidas adecuadas para protegernos.

Lo ideal es genial, pero tocar con los pies en la tierra es el camino.

La película que los peronistas no quieren que veas

Después del Silencio” es una película argentina de 1956, un año después del derrocamiento de Juan Domingo Perón, filmada para denunciar los crímenes peronistas.

Como recordatorio, en 1955 la armada argentina tuvo que bombardear Buenos Aires, causando más de 300 muertos, para sacar a Perón del poder. Lástima que ahora este tipo de acciones sean mal vistas, pero a Argentina ya no le quedan casi opciones con la población cegada por su ignorancia.

Puesto que parece que los herederos del peronismo van a volver a tomar las riendas del gobierno de Argentina, es el momento de ver esta película.

Al colectivismo ni agua.

Mis reflexiones de hoy, domingo 9 diciembre 2018

Las reflexiones que he publicado en https://gab.com/jmgoig

En vez de luchar por eliminar a los parásitos, la plebe lo que quiere es ser también un parásito.

Los esclavos no quieren dejar de ser esclavos. Sólo quieren que sus amos no les aprieten tanto sus cadenas.

A río revuelto, ganancias de pescadores. A ver quiénes salen como líderes indiscutibles de las revueltas francesas. Algo así como apareció la Colau en Barcelona tras el 15M. Algo así como saltar de la sartén para caer en el fuego.

Mientras, en Sudáfrica ha sido aprobada la enmienda constitucional que permite al estado expropiar las granjas de los granjeros blancos sin compensación. Puro racismo institucionalizado.

Los Chalecos Amarillos dicen que no tienen líderes, así que no sé de dónde han salido estas 25 propuestas. Está claro que se niegan a abandonar el estado colectivista y quieren volver a la Francia de Charles De Gaulle.

Mis reflexiones de hoy, domingo 8 diciembre 2018

Las reflexiones que he publicado hoy en https://gab.com/jmgoig

En vez de luchar por eliminar a los parásitos, la plebe lo que quiere es ser también un parásito.

Los esclavos no quieren dejar de ser esclavos. Sólo quieren que sus amos no les aprieten tanto sus cadenas.

A río revuelto, ganancias de pescadores. A ver quiénes salen como líderes indiscutibles de las revueltas francesas. Algo así como apareció la Colau en Barcelona tras el 15M. Algo así como saltar de la sartén para caer en el fuego.

Anuncio…

PicsArt_12-22-06.16.19.jpg