Las banderas son meros trapos de colores

Éste era mi avatar en Twitter, Facebook y Minds…

Le he sacado el fondo…

Y lo he substituido con la Senyera

Además, con el teclado le he añadido un lacito amarillo, y voilà

Mi nuevo avatar de patriota catalán 😸.

Toda esta transformación gráfica la he realizado desde mi móvil con la aplicación PicsArt.

¡Los catalanes somos supremacistas!

Por ahí pulula una nueva mentira contra la gente catalana, vomitada por los nazionalistas españoles: que los catalanes somos supremacistas.

Y quién sabe, quizás confundan supremacismo con nuestro orgullo innato por sentirnos de esta maravillosa tierra.

Porque seguramente hayan otros lugares geniales para vivir, pero Cataluña, sin duda, es uno de ellos.

Por eso millones de individuos nos visitan cada año, y darían cualquier cosa por quedarse.

Porque éste es un territorio de tierra fertilísima, donde no falta el agua dulce, entre la playa y la montaña.

Un territorio con frío y calor pero sin extremos, con la lluvia necesaria pero sin grandes catástrofes naturales.

Es un lugar que, si hubieran paraísos, se parecerían a Cataluña.

Y los catalanes somos tranquilos, amables, y con una paciencia casi infinita – porque hay que tener una paciencia casi infinita para aguantar tanto odio lanzado contra nosotros sin motivo.

La verdad, no sé qué hice bien en mis vidas anteriores, pero nacer aquí ha sido un excelente privilegio.

Y es este orgullo natural el que quizás no se entienda en el exterior, y nos vean a los catalanes altivos y supremacistas desde sus ojos llenos de envidia.

Sin embargo, no podemos, ni debemos, disculparnos por ser como somos, productos de este maravilloso lugar, de este clima, de esta tierra, de este mar Mediterráneo que nos baña y nos da su luz y su calor.

Así que, quien quiera enfadarse y patalear porque se siente inferior, tiene todo el derecho. Nosotros, desde nuestro supremacismo catalán, los ignoramos y seguimos a lo nuestro, y punto.

Detienen a Carles Puigdemont en Alemania

Por lo que he leído, han detenido al President Transitori de la República de Catalunya, Carles Puigdemont, en la frontera entre Dinamarca y Alemania, en territorio alemán.

Y, por supuesto, los nazionalistas españoles están exultantes dentro de su habitual demencia…

Y la respuesta catalana es más de lo mismo…

El Reino de España toma por la fuerza las instituciones de la República de Catalunya y la respuesta de los catalanes es ponerse más lacitos amarillos 🎗. Aquí hay algo que no me cuadra 🤔 .

Y hay gente que que continúa diciendo que hay que investir a Carles Puigdemont como President de la Generalitat de Catalunya. Está tonta o qué. No hay que investirlo de nada porque nunca dejó de ser el President de la República de Catalunya. En fin.

Los antiguos eran más realistas y sabios que la gente actual. Decían y aplicaban cosas como “ojo por ojo, diente por diente” o “pacem vis para bellum“. No quiero decir nada con esto, solamente que los antiguos eran más realistas y sabios que la gente de ahora.

Sigue el culebrón.

Los prisioneros políticos catalanes en este momento

Con R de República

Actualmente, el Reino de España tiene secuestrados en su territorio los siguientes prisioneros políticos catalanes…

1 Jordi Cuixart @jcuixart
2 Jordi Sanchez @jordialapreso

3 Oriol Junqueras @junqueras

4 Josep Rull @jorditurull
5 Jordi Turull @joseprull
6 Carme Forcadell @ForcadellCarme
7 Raül Romeva @raulromeva
8 Dolors Bassa @dolorsbassac
9 Joaquim Forn @quimforn

Vaya, vaya, parece que esos perros nazionalistas españoles secuestraron a más políticos catalanes.

O también, políticos catalanes se dejaron secuestrar sin luchar por perros nazionalistas españoles.

Sin embargo…

Derrotar a los nazionalistas españoles no será complicado porque se tiran piedras sobre su tejado. Lo complicado será proteger a la República de los ultra-colectivistas, porque sus falsas promesas de “justicia social” hacen mella en la masa no liberada aún del estatismo.

Sigo viendo que muchos que dicen apoyar a la República de Catalunya no tienen ni puñetera idea de lo que es una República. Quieren un estado para imponer su ideología ultra-colectivista sobre el resto.

Eso NO es una República, idiotas. En realidad, la obstaculizan.

Por eso, todo va según el plan previsto.

Ninguna sorpresa.