¿Me subvencionará la Junta de Andalucía para que aprenda castellano?

Mi familia materna es andaluza, por lo que se supone que entro en el grupo de descendientes andaluces nacidos en Cataluña que puede ser subvencionado por la Junta de Andalucía para aprender castellano, para luchar contra la inmersión lingüística del catalán. Porque, claro, qué rarito que en Cataluña la gente hable catalán.

Bueno, sí, ya sé que hablo castellano y que he escrito y publicado un montón de libros en castellano, pero si hay guita de por medio, me haré pasar por catalán monolingüe que tiene que ser rescatado del adoctrinamiento nazionalista catalán. Todo sea por la loable iniciativa promovida por VOX, que si no fuera por estos temas españolizantes, sería una formación política casi perfecta, es decir, la menos hipócritas de las que hay en el Congreso de España – ah, sí, he escrito España porque no tengo ningún pudor es decir las cosas por su nombre.

Resulta que en el casal del barrio, local dedicado al populismo colectivista del barrio, donde se realizan bailes, cursos y acontecimientos varios, siempre se oye flamenco, pasodobles y reguetón; nunca sardanas – baile típico catalán, por si alguien la desconoce – ni otro tipo de música con letras en catalán. Sin embargo, según la gente que vive fuera de Cataluña, el castellano está amenazado.

También, me resulta muy curioso que a mis dos abuelos maternos andaluces, que vivieron entre cuarenta y cincuenta años en Cataluña, nunca les oí una miserable palabra en catalán y desarrollaron sus vidas al 100% en castellano, con su dulce acento almeriense y palabras como alpargata y zagal. Pero, según la gente que vive fuera de Cataluña, el castellano está amenazado.

Además, de los siete supermercados más cercanos, sólo uno etiqueta sus productos propios monolingüísticamente en catalán, otro lo hace en castellano y catalán, otro usa las lenguas principales españolas – gallego, vasco, castellano y catalán – y el resto sólo en castellano o junto al portugués, inglés, francés, árabe pero nunca en catalán. El resultado del partido: el castellano aparece en seis, el catalán en tres.

Por otra parte, nunca en mi vida he visto a dos individuos discutir por el idioma con el que hablar – por eso siempre me he preguntado dónde está el supuesto conflicto del que claman tanto desde los diarios de Madrid – ciudad que me encanta con sus gentes amabilísimas, por cierto. Cada cual se acopla al idioma que mejor sabe, o intenta hacerse entender con el otro individuo. Por ejemplo, personalmente, si entro en un comercio suelo dirigirme en el idioma con el que oigo hablar al cliente anterior, o según el idioma en el que tenga el comercio sus etiquetas. Si los propietarios son pakistaníes o chinos, suelo hablarles en castellano el 99% de las veces. Y por la calle, más de una vez he tenido que responder en inglés a turistas desorientados.

¿Y en mi familia? Pues como mi mujer habla ruso, ucraniano y castellano y yo hablo catalán, inglés y castellano, pues nos comunicamos en castellano. Y, entonces, el idioma materno de mis hijos es el castellano y, por supuesto, en el colegio hacen las clases en catalán, hablan con sus amigos en castellano, y también están aprendiendo inglés. Cosa que, como anécdota, fastidia a mi suegra que es rusa monolingüe, y se niega a aprender otra lengua, y le da constantemente la tabarra a mi mujer con que mis hijos no saben suficiente ruso todavía – y sí, vive en ruso al 100% sin problemas desde hace casi veinte años en la zona de Barcelona; mi mujer le hace de intérprete en ocasiones que tiene que tratar con la administración.

En fin, que parece ser que a los que hablamos más de una lengua nos parece absurdo cualquier supuesto conflicto lingüístico porque sabemos adaptarnos, y a los monolingües parece ser que les da taquicardia que otros no hablen su precioso idioma y se niegan a adaptarse. Unido a la lucha de poder del nacionalismo que se enfrenta a otro nacionalismo, que es lo que hay tras esta decisión del parlamento andaluz.

Precisamente, una pregunta que sulfura a los nacionalistas españoles es cómo puede ser que tras más de cuarenta años de democracia, no se puedan hablar todas las lenguas oficiales españolas en los órganos centrales de gobierno españoles. ¿Qué sentido tiene imponer por la fuerza el castellano a estas alturas? ¿Por qué no hay ningún problema en que se hable castellano en el Parlamento catalán pero sí hay problema en que se hable catalán, gallego o vasco en el Congreso y Senado centrales? ¿Qué clase de España es ésta?

Una España, y una Cataluña, donde muchos niños no aprenden como lengua materna ni castellano, ni catalán, ni gallego, ni vasco sino la lengua que sea que hablan en Marruecos. Parece ser que, como no es catalán, eso no es ningún problema.

Ah, los falsos conflictos se suelen inventar para ganancias de pescadores en ríos revueltos. Y la gente normal, algunos caen en las trampas y otros no queremos más que nos dejen tranquilos, que suficientes problemas tenemos para evitar las barbaridades del estatismo colectivista, sean en el idioma que sean.

A ver, ¿dónde puede este pobre catalán adoctrinado descendiente de andaluces apuntarse para aprender castellano y que me llenen los bolsillos? LOL – uy, es un anglicismo, quería decir MPEC o Me Parto El Culo.

Tontismo españolista

Logo del Govern de la República de Catalunya en el exilio

Me divierto un montón cuando hago creer que me pueden tomar el pelo. Eso hace que cierta gente use ciertos argumentos atontados y atontadores para intentar convencerme de su posición.

Puro tontismo.

Por ejemplo, hace ya años alguien me dijo que en la zona de Girona hay petróleo. Que hubo unas prospecciones secretas que lo confirmaron y que, ¡tachán!, “el único objetivo del separatismo es quedarse con sus ganancias.

Oh, ¡malvados y avariciosos catalanes! que quieren quedarse para ellos solos lo que está en su territorio.

😹

Buenooo… No tengo ni idea si hay o no petróleo, pero si lo hay, pues genial si en Catalunya lo tratamos como ha hecho Noruega con el suyo; o un desastre si lo tratamos como ha hecho Venezuela con el suyo.

Se esperaba que este argumento me condujera al bando de los defensores de la unidad eterna del Reino de España. Pues parece que no.

En otro espacio de tiempo posterior, otro individuo me aseguró que el plan del separatismo catalán está dirigido desde el sionista Israel.

Parece ser que dentro de unos años habrá una elevación de los mares, y los abyectos sionistas quieren asegurarse el territorio de los Pirineos. Que incluso los israelíes ya están comprando tierras allí, pero es un secreto que no se quiere que se sepa.

Incluso en este argumento se incluye la milenaria batalla entre los hermanos anunnaki Enki y Enlil.

Por supuesto, este informante negaba que el catalán fuera un idioma, y decía que había sido inventado recientemente para dividirnos.

Más 😹.

Buenooo… esta gente pensaba que con tales razones podían llevarme a su bando del, repito, Reino de España eterno e indivisible. Como mínimo me consideraron lo suficientemente importante – y tontito – como para intentar convencerme con tales chorradas. Qué le vamos a hacer.

Porque el hecho es que el pasado 1 de octubre de 2017 se proclamó la República de Catalunya mediante un referéndum. Y ya pueden inventarse las historias para tontitos que quieran, que no podrán remediar la existencia de nuestra república.

Sea un acierto o sea un error, es nuestro acierto o nuestro error. Y en el Reino de España que se miren a sí mismos porque tienen unos problemas de aúpa.

Sin acritud.

Multiculturalidad

Lo llaman “muticulturalismo” o “multiculturalidad” pero en realidad es una estrategia para eliminar la cultura local y substituirla por una cultura invasora.

Dentro de esta estrategia se suele insultar como “intolerante” a todo aquél que no la acepta, pero la intolerancia viene de quien la impone.

Al igual que no se puede ser de dos religiones a la vez – ¿alguien ha visto a un cristiano por el día y musulmán por la noche? – no se puede ser de dos culturas a la vez.

Hay un ejemplo muy claro aquí en Catalunya.

Quienes dicen que son españoles y catalanes a la vez son los que quieren imponer la cultura española y eliminar la cultura catalana.

Los que dicen eso suelen ser los esbirros de Ciudadanos, PP, PSOE o Podemos, obsesionados en realidad con odiar y eliminar todo lo que sea catalán.

En otros lugares lo tienen más claro…

¡Oh no! Si viajas a Japón tienes que hablar japonés o no te entenderán! ¡Cómo se atreven los japoneses a hablar sólo japonés! ¡Racismo! ¡Supremacistas amarillos! ¡Privilegio amarillo! (Sarcasmo)

Es decir, si vienes a la República de Catalunya como turista, no te preocupes, seguramente hablaremos tu idioma, o inglés por defecto.

Pero si vienes a quedarte y a vivir, ten la mínima decencia de intentar aprender catalán, o al menos chapurrearlo, y conocer un poco los usos y costumbres locales; tu vida será más cómoda y la gente de aquí te apreciará mejor.

Como en Japón, y en cualquier otro lugar del mundo.

(Este post tiene truco. Muchos lectores habrán asentido en los primeros párrafos, pero se habrán enfuruñado al aplicarlo a la cultura catalana y no a su sacrosanta y artificial cultura españolista. Es lo que hay, y lo he escrito así justo para molestarles. Por cierto, seguramente habrán sido incapaces de entender el vídeo en inglés, pues tal es su nivel.)

Las pruebas definitivas de cómo adoctrinan a los niños en Cataluña

El Estadi Olímpic Lluis Companys

Teniendo niños, los he usado como excusa para infiltrarme en la “Festa del Super3”, el principal acontecimiento anual de adoctrinamiento de niños de Cataluña.

Aunque hemos hablado en castellano, los jóvenes padres, que hablaban sólo en catalán a sus pequeños infantes, nos han ignorado y no he tenido obstáculos para registrar en vídeo estas pruebas que te muestro a continuación.

Y esto es lo que me he encontrado…

¿Por qué los catalanes son tan desafiantes con España? Con esta canción adoctrinan a los niños a no tener miedo, “no tinc por“, ante nada, incluso ante la autoridad. ¡Antisistemas!

¡Increíble! Todo el espectáculo es totalmente en catalán. Incluso enseñan a los niños a contar atrás en catalán. ¡Cómo se atreven a hablar tanto en catalán en Cataluña!

Y, además, las canciones son de tema ecologista con ¡el objetivo de amar a la naturaleza! Lo que lees.

En este vídeo unos hombres disfrazados de negro exclaman que tienen un plan y que nadie les parará.

Oh, ritmos africanos para adoctrinar a las incautas mentes infantiles que los refugiados son buenos. Qué maliciosos.

En la segunda canción que muestra este vídeo de arriba, siempre en catalán, se promueve el desayuno como una comida imoortante, cuando sabemos que eso fue propaganda inventada por las empresas de cereales de EEUU en el siglo pasado.

 https://youtu.be/W5JY4tsRapY

Malvadas risas catalanas. Sólo con oirlas me estremezco. Pobres niños. 

Y para finalizar, la canción definitiva para lavar por completo las dulces mentes de los niños, en la que les instan a ser “todos súpers“. Está claro que es un mantra mkultra para odiar a España, un mantra xenófobo para convertirlos en patriotas catalanes sin esperanza de recuperación.

Por suerte, nuestro gobierno ya se ha puesto las pilas y en estos próximos días tomará las riendas de la televisión catalana TV3 y, por fin, ésta habrá sido la última fiesta del llamado Club Súper3.

Nota final: Si te has tomado en serio este post, necesitas urgentemente un cambio de cerebro. 😈

La “Opción Troll”

Recuerdo leer que el pasaporte español es el tercero más aceptado en el mundo.

Parece ser que, en general, la gente de otros lugares del mundo ve con buenos ojos a la gente educada en la cultura del Reino de España.

Realmente es algo de lo que beneficiarse.

Por ello, y siguiendo mi sentido contrario de hacer las cosas, creo que, llegado el momento, elegiré la opción más difícil y complicada: elegiré el pasaporte catalán.

Porque, como soy de clase no baja sino subterránea, se me obligará por la fuerza a tener una “nacionalidad“; pues elegiré la peor opción de las dos.

Elegiré la Opción Troll.

Se borraron casi 60 subs de mi canal de Youtube cuando publiqué mis vídeos de la Diada

¿Significa eso que escribiré este blog en catalán?

¿Por qué no?

Podría hacerlo.

O no podría hacerlo.

Sé que hay mucha gente poco inteligente que le da más importancia al continente que el contenido.

Esa gente está en todas partes, no es monopolio de un país o cultura.

Hay quien cree que usar una lengua u otra es un asunto político.

Esa gente, ya digo, está atontada perdida.

Resulta que uso prioritariamente el castellano para escribir porque es mi lengua materna y la domino mejor que cualquier otra, es decir, uso la herramienta que mejor se me da.

Pero eso no quita que existan centenares de lenguas distintas que también sirven para expresarse.

O si no, nadie las usaría para comunicarse.

Vaya, si ya casi no recuerdo qué libro fue el último que he leído en castellano porque prácticamente siempre leo en inglés.

Así que, siempre habrá gente que creará categorías de anécdotas.

Eso es inevitable, como esa cantidad de subscriptores que se han borrado de mi canal de Youtube porque mostré una realidad del lugar en el que vivo.

Y, por eso, porque vivo en el lugar en el que vivo no puedo mostrarme ajeno a las circunstancias que ocurren en este lugar.

Ya lo respondí a un comentario de un post reciente, no soy catalán, ni soy español, ni soy de Cazurrandia de Abajo; yo soy yo y nada más que yo.

Y quien crea que es algo más que sí mismo tiene un grave problema de programación mental.

Así que, ya digo, en caso de elección me decantaré por la peor opción, por la opción que haga que este blog deje de tener lectores, si esa opción hace que tengan un ataque de nervios.

Bueno, siempre he dicho que este blog no es como el resto porque su autor – tercera persona majestática – no sabe lo que es lo normal en un blog.

Y seguiré escribiendo igual que siempre, eso que nadie lo dude, con estas ideas chaladas.

Por cierto, una anécdota para acabar, suelo hacer mis vídeos en castellano porque… la mayor parte de mi audiencia está en México.

Qué cosas.

Y la vida continúa.