Falta ambición

El oro mueve al mundo, así que consíguelo para ser parte de los que manejan las riendas

Esa manía de la humildad y esas tonterías de no alimentar el ego está dejando a la gente atrapada en la carrera de la rata, lista para ser pisoteada y chafada en cualquier momento.

Carne de cañón para los lobos.

Hace un par de días escribí en mi twitter: Busco gente ambiciosa, despiada, egocéntrica y sin escrúpulos que ame el dinero para forrarse: http://secretosdeldinero.com En serio.

Sí, en serio, porque estadísticamente muy poca gente está aprovechándose de la excelente herramienta para enriquecerse materialmente que es Karatbars.

Y he detectado que es porque la gente está muy cómoda en su miseria, les falta ambición, además de inteligencia financiera.

Tienen pánico a abandonar su burbuja de lo conocido.

A ver, ¿se supone que debería empatizar con el miedo de las ovejitas a perder su falsa comodidad, cuando abandoné el rebaño hace años? 

No, en absoluto.

Pero no está el horno para bollos y, en este momento, desde mi poltrona privilegiada construida gracias a mi propio esfuerzo, me sorprende que no hayan muchos más individuos decididos a abandonar su miseria económica, tal como yo lo hice.

Supongo que quejarse, hacerse la víctima y pedir que el gobierno se lo regale todo es mucho más fácil.

El esfuerzo de pensar cansa, claro.

En fin, que como también he detectado que mucha gente no lee, aquí dejo unas cuantas películas para ponerse las pilas:

El Capital

La Gran Apuesta

En Busca de la Felicidad

El Lobo de Wall Street

Wall Street

Wall Street 2

El Secreto de mi Éxito

Da igual si en alguna de estas películas los protas son delincuentes – eso es discutible porque depende del tipo de leyes – y acaban atrapados, lo que cuenta es que siguieron su ambición.

A-M-B-I-C-I-Ó-N

Conseguir lo que uno se propone, cueste lo que cueste, superando todos los obstáculos.

Lo importante es ganar, no participar.

Tic tac tic tac – el tiempo se agota.

LOS ECONOMISTAS NO TIENEN PUÑETERA IDEA DE ECONOMÍA

¿Recordamos que la primera escuela de economía fue financiada por los Rockefeller en Chicago?

Hoy he visto un tuit de un afamado economista catalán que decía que las rentas no eran suficientemente altas para generar ahorro.

Eso es una estupidez.

Supongo que por eso es un afamado economista, porque no tiene puñetera idea de economía.

Por eso le hacen entrevistas en la tele, supongo.

Los economistas nunca se atreven con la economía real, porque el ahorro no depende de la renta.

Por ejemplo, muchos que ganan 1.000.000 al año se gastan 1.100.000 y no ahorran absolutamente nada.

Pero otros que ingresan 12.000 al año pueden ahorrar 1.200 y usarlo para sacarle partido.

¿Cómo? 

Pues apartando un 10% mínimo de sus ingresos antes de gastar nada.

Es lo que explican los libros de economía aplicada escritos por gente que ha conseguido prosperar, incluso en tiempos difíciles.

Experiencia y no teoría.

Emprendedores y no economistas.

Y es gracias a esta mentalidad de ajuste y no gastar en cosas superfluas, de sacrificios puntuales, que he salido adelante en las épocas difíciles.

Mis ingresos nunca son estables y, a veces, pueden caer en picado como en el adpocalipse de YouTube de principios de este año.

Sin embargo, mis hijos siempre han tenido sus tres platos diarios de comida, como mínimo.

Y he pagado facturas, aunque, eso sí, en efectivo y con retraso porque siempre me espero al último aviso.

Porque siempre he reservado un 10% mínimo, muchas veces más, de cada ingreso, sea grande o pequeño.

Unas reservas que, como la hormiga del cuento, me han permitido seguir adelante, e incluso me han permitido invertir en mis propios negocios y traspasarlas a oro para este futuro incierto que se acerca.

¿Y por qué explico esto?

Porque empecé de cero, mejor dicho, de negativo con un montón de deudas, y si hubiera tenido esa mentalidad de los economistas nunca podría haber salido adelante.

Con una mentalidad bien adaptada a este estúpido sistema nunca se puede seguir adelante.

Ésa es la idea, y para eso sirven los economistas oficiales: para atrapar a la gente en la carrera de la rata.

Otro tipo de vida es posible, y no lo digo por decir, porque yo la estoy viviendo.

La verdadera revolución no se hace con armas sino con inteligencia financiera

Este febrero que ya se acerca marcará el segundo aniversario desde que comencé a ahorrar con oro con los pequeños lingotes que distribuye Karatbars.

Este hecho marcó un hito en mi vida pues me abrió las puertas a dejar atrás el agujero económico en el que estaba.

Pero me encuentro todavía con gente que es incapaz de darse cuenta de la importancia del oro y de esta empresa alemana.

Vamos a  ver si logro aclarar algunos puntos que parece no entender bastante gente desorientada.

Comencemos entendiendo que al pasar nuestros ahorros a oro estamos dejando de usar el dinero fiduciario de los bancos.

Puesto que los bancos usan sus reservas para crear más dinero ficticio basado en la deuda en el sistema fraccionario, al no depositar nuestro dinero en el banco para ahorrar estamos cortando su capacidad fraudulenta de crear dinero de la nada.

Además, el objetivo de la élite bancaria es que siguamos en la pobreza. Porque al usar un dinero que en realidad es deuda, estamos perdiendo poder adquisitivo a pasos forzados. Ahorrar es perder dinero si lo hacemos con el sistema bancario. Y los pobres siempre son más fáciles de controlar y manipular.

Entonces, ¿se entiende ahora la inmensa importancia del ahorro con oro?

Pero Karatbars va mucho más allá.  Porque al desarrollar su sistema de negocio estamos luchando realmente contra la pobreza. Porque cualquier persona puede comenzar sin dinero desde cero y lograr prosperar con su propio esfuerzo.

Un ejemplo: ¿Qué tiene que hacer una persona sin dinero para conseguir comenzar a recibir comisiones? Pues encontrar personas con dinero. ¿Por qué? Pues porque las personas con dinero necesitan un medio alternativo a los bancos para proteger sus ahorros, es decir, el oro. Encontrando personas deseosas de ahorrar con oro, una persona sin recursos económicos puede crear una red de clientes que le permitirá ganar el dinero necesario que le ayudará a prosperar y a ahorrar también con oro.

Es una situación ganadora 100% para todas las partes implicadas.

Yo soy precisamente un ejemplo fehaciente de que lo que digo es cierto.

Por eso me dan lástima los que rechazan Karatbars con excusas banales como que “su oro es muy caro“. Eso no es cierto en absoluto. Cuando uno consigue su oro pagado por las comisiones conseguidas, el oro le sale realmente gratis. Esas excusas las dicen en realidad las personas que desconocen estas ventajas esenciales que aquí muestro, o las personas demasiado programadas por este estúpido sistema.

De verdad, es una pena muy grande que hayan personas que sigan en la carrera de la rata cuando aquí están los medios para salir de dicho círculo vicioso y esclavizante.

En definitiva, la nuestra sí que es una verdadera revolución, y no los cuentos infantiles de los colectivistas que dicen que el capitalismo tiene toda la culpa y se dedican a usar palabras como “compañero” y “solidario“. Es precisamente esta gente la primera interesada en mantener la pobreza para no perder a su incauta clientela.

En cambio, con el oro y Karatbars nuestro objetivo es que el dinero no sea nunca más un problema para nuestro desarrollo personal.  Lo genial es que cada vez más personas inteligentes, porque saben pensar por sí mismas, lo entienden perfectamente, y se nos están uniendo.

Sin duda, ésta es una revolución ya imparable.