Se acabaron las gilipolleces

Doy la bienvenida al nuevo dictador de la red… ¡José Manuel Goig!

Hacía tiempo que sabía que llegaría un momento en el que esto pasaría. Siempre he sido consciente de que al alcanzar un nivel de visitas, sea en mi canal de youtube o en mis blogs, tendría que tomar esta decisión. Y por ello no he dudado ni un segundo en tomarla.

Estamos en un momento en que la cosa está muy seria, y los relativismos y la desinformación, sean interesadas o por ignorancia, ya no pueden tolerarse. Las cosas son, y no son de otra manera.

Hay quien me llamará soberbio, y cosas peores, pero en el tema del dinero es de vital importancia entender que no hay grises. Se sabe o no se sabe. Y puedo afirmar con rotundidad que lo que estoy explicando es lo que es, y no hay más vueltas.

Es cierto que siempre hay que enfocarse en el lado positivo de las cosas, e ignorar el lado negativo. Está claro que estoy muy contento con la gran aceptación que tienen mis vídeos y mis posts. Pero esa pequeña parte que critica por criticar para crear discordia y duda no tiene cabida. Me conozco muy bien sus tácticas, y por ello sé que hay que cortarlas de raiz.

Hay quienes van diciendo que hablo del oro porque sólo quiero cobrar de Karatbars. Hay quien va diciendo que estoy mintiendo al hablar sobre cómo se fabrica el dinero. Y lo escriben con malicia. Al hacerlo están insultándome, mintiendo y creando dudas sobre mis motivos y mi persona. Son ataques ad-hominem para que la gente que llega por primera vez a un post o un vídeo mío desconfíen de mí, y, por tanto, de mi mensaje. Esos no tienen cabida, y los bloquearé de los lugares en la red que administro sin contemplaciones.

También sé, que tras hacerlo se harán las víctimas y los llorones para engañar a ilusos y ponerles contra mí. Es el daño colateral, y también soy consciente de ello. Pero no lo harán ni en mis blogs ni en mi canal de youtube. Que se esfuercen en montar sus canales y sus blogs para difamarme.

Quizás no debería expresarme tan claramente y hacerlo sin decir nada, pero siempre he creído en la auténtica transparencia.

Repito, estamos en unos tiempos muy difíciles en los que de nuestras decisiones ahora depende nuestra vida en el futuro inmediato. Quien sepa sobre la realidad de la estafa actual del dinero fiduciario y sepa protegerse con oro físico, tendrá más probabilidades de vivir. El resto sufrirá como los borregos que son.

Así están las cosas. No hay más vueltas. No hay dudas. Sin concesiones. Claras. Sé que a muchos les duele oirlas tan claramente. No hay atajos, ni caminos rectos, conocer la verdad siempre duele en el momento de conocerla.

Nunca he creído en justificar lo que hago, ni en las excusas. Y este post no es ni una justificación ni una excusa, es una mera constatación de un hecho.

A quien le vaya bien, bien. A quien no le vaya bien, bien.

La red es muy grande para todos y yo sólo soy un granito de arena perdido en esta gran playa de ceros y unos.

¿Y si desaparecieran los blogs independientes?

Hace ya casi año que escribí este post y lo republico aquí de nuevo…
http://blog.jmgoig.org/2014/08/y-si-desaparecieran-los-blogs.html

image

Veo que en la red hay que romper muchos tabúes y hay que agarrar el toro por los cuernos.

La gente paga a proveedores, los llamados ISP’s, para conectarse a internet. Pero, ¿por qué se conecta la gente a internet? Porque sabe que encontrará un contenido que les gustará.

Pero, ¿quién se lleva la mayor parte del dinero que se mueve en la red? Las ISP’s y los servicios que se aprovechan de los contenidos, como las mal llamadas redes sociales, los buscadores, los agregadores… lo listillos de siempre.

¿Y qué nos queda a los que nos rompemos los cuernos por crear contenido original? Las miserables migajas, si algo.

Hay una cosa que está clara: a nadie le sale internet gratis. Pero el dinero que la gente paga está totalmente muy mal distribuido.

Entonces, cuando alguien decide dedicarse a crear contenido como profesión, no le queda mucho margen, prácticamente nada.

El proceso de la lógica mental es éste: “si yo ya pago por conectarme a internet, ¿porqué tengo que pagar también por el contenido de una web?” Claro, fantástica lógica, porque ya sabemos que los blogs aparecen de la nada y son creados por varitas mágicas.  Y sabemos que los dominios y el alojamiento son gratis, claro. Y el tiempo usado en pensar y crear el contenido es cero. Y los blogueros no comemos ni tenemos que alimentar a nuestros hijos.

Entonces, muchos creadores de contenido ponen publicidad, pero… “ah no, que la publicidad me molesta, es spam y me pongo el adblock para no verla. Ya no me interesa este blog que sólo busca dinero.

Entonces, muchos creadores de contenido crean una pasarela de pago, pero… “¿qué se ha creído éste? ¿cómo se atreve a pedirme dinero, aunque sean unos céntimos, por entrar en su web? Que se pudra, y además haré una campaña en su contra por maldito materialista.

Entonces, muchos creadores de contenido colocan un botón de donación, pero… “¿donarle? ¿por qué voy a regalarle dinero por nada? ¿pero que se ha creído éste? ¡que se busque un trabajo de verdad como los demás! ¡aprovechado! tendrá cara…

Y así, el bloguero se muere de hambre y desaparece su blog silenciosamente de la red.

Oh, sí… “¿qué le habrá pasado a fulanito que hace tiempo que no publica nada y ni encuentro ya su blog en línea?

Qué cosas, ¿verdad?

Quizás los blogueros deberíamos hacer una huelga de blogs caídos… pero, aquéllos que se pasan el día enganchados en facebook seguro que ni lo notarían.

La libertad de expresión en la web está amenazada más que nunca, y si sus usuarios no comienzan a darse cuenta ya, un día se van a encontrar con que lo único que quedará en pie serán los servicios de las grandes corporaciones, que tratarán a internet como una gran cadena de televisión por cable, controlándolo todo.

Si eso es lo que la gente quiere, ¡que nos pudramos los blogueros!

Si eso no es lo que la gente quiere, que comiencen a apoyar monetariamente a su blogueros favoritos.

Sí, con dinero, ese dinero que pide el panadero como compensación por su trabajo. Ese dinero que pide el currito por levantarse cada día a las seis de a mañana. Ese dinero que pide cada cual por la compensación de su trabajo. ¿Por qué el trabajo de un bloguero tendría que ser diferente? ¿Acaso alguien llama aprovechado al albañil por pedir dinero por saber colocar ladrillos en una pared? ¿Por qué entonces se llama de todo a los blogueros por saber construir sus blogs con palabras?

Ya digo, imagina un internet sin blogs, ¿te gustaría?

Éste es un punto de inflexión, y el futuro de la red está en las decisiones que tomemos ahora.

Atrapados por las “redes sociales”

image
Atrapados por las redes

¡Lo sabía, lo sabía!

Una de las razones por la que decidí empezar la anterior etapa de este lugar, en la que lo desconecté de los buscadores y de las “redes sociales” es porque éstas están matando a los blogs.

¿Cómo?

Pues robándoles las conversaciones, como ha ocurrido en el post que publiqué ayer sobre la base militar estadounidense en España: la gente ha preferido comentarlo en Google+ que en su lugar natural, que son los comentarios aquí…

https://plus.google.com/+hosemanuel/posts/MeBWA547QL6

Y ésa es precisamente la idea de esas grandes empresas de la red: destruir internet y hacer creer que internet son ellos.

¿Y qué ocurrió en la anterior etapa?

Pues que el resultado fue el que esperaba: la irrelevancia.

Porque fijémonos cómo actúan las empresas tecnológicas más importantes en occidente, y del mundo, que son Apple, Google, Facebooc y Microsoft: atrapando a la gente en entornos cerrados en los que su palabra es ley.

Entornos cerrados en los que espían, manipulan y nos controlan.

¿Y cuál es la actitud de la población de la red? Pues no hay más que mirar las colas en las tienda de Apple cuando aparece un nuevo aparatito de su marca.

A la gente le gusta ser esclavizada y disfruta de ello.

image

Ésa es la táctica, y funciona, vaya que sí que funciona.

Y a los blogueros nos toca transigir, adaptarnos o desaparecer.

Tristemente, me rindo… acabo de instalar facebook en mi tablet.

No puedo seguir haciendo como que no existe, porque de ahí es donde me llegan más lectores.

Me temo que los días del internet independiente se acabaron, y los blogs vamos a ir en ese camino.

A no ser que la gente se dé cuenta, y vuelva a dar vida a los blogs.

¿Será posible?