Así roban las ONGs a los viejos

La palabra “solidario” siempre indica una trampa

“Haz tu testamento solidario y deja lo mejor de ti”, dice el cartel.

Como las monjitas que se quedan con las pensiones de los ancianitos que cuidan.

Como los bancos que se quedan con las propiedades de los pensionistas a cambio de un complemento a sus pensiones.

Así es como las ONGs engañan a la gente para quedarse con sus herencias.

¿Se puede ser más criminal y rastrero?

Y la gente sigue cayendo, porque si ponen carteles como éste es que les funciona.

Por no escuchar al pasado

Las Piedras de Tsunami de Japón son antiguas piedras erigidas por toda la costa de Japón para avisar a las nuevas generaciones de los tsunamis devastadores, y muestran donde se puede construir para escapar del desastre.

La mayoría de ciudades golpeadas por el tsunami de 2011 en Japón ( que causó el desastre de Fukushima )  fueron construidas debajo de las cientos de antiguas piedras marcadoras que avisan de no costruir bajo ese nivel.

Ya, sí, en esta época de cientificoides tan sabios que llaman mito a todo aviso antiguo y lo ignoran, ¿qué otra cosa podría ocurrir?

No escuchar a los avisos del pasado siempre se paga.

¿Aprenderemos alguna vez?

Por cierto, aquí en el Mediterráneo tenemos esta perla…

Hay una creciente preocupación por el Campi Flegrei – un supervolcán muy cercano de la ciudad italiana de Nápoles – que podría erupcionar de nuevo por primera vez desde 1538. Las erupciones previas provocaron inviernos volcánicos globales, causando destrozos generalizados en las cosechas que resultaron en hambrunas.

Nota: por cierto, el terremoto que produjo los tsunamis en Japón en 2011 fue provocado – ésa es otra historia, pero eso no quita que los japoneses ignoraron los avisos de sus antepasados y eso hizo que el desastre fuera peor.

¿Ya es casi septiembre?

“Él usa wifi.”

Buf, casi no me he dado cuenta y agosto se me ha pasado como un rayo.

A ver si para el lunes que viene, o así, me reconecto de esta semipausa que me he tomado.

Pese a ella, youtube y mi red de ahorradores de oro no han parado, aunque han seguido a ritmo lento.

Ese supuesto mito de trabajar mientras uno duerme no es ningún mito, es una realidad palpable.

No sé, me ha gustado tomarme las cosas a la ligera y quizás debería seguir haciéndolo.

No sé, quizás…

Es fantástica la tranquilidad de tener las espaldas cubiertas.

(El chiste de los pájaros no tiene nada que ver, pero me ha hecho gracia.)